Anuncios

Miguel Ángel Russo dispuso cinco defensores y le devolvió la sonrisa a un Rosario Central que jugó mal frente a Argentinos

Miguel Ángel Russo armó una fortaleza en la retaguardia de Rosario Central, que le resultó en lo defensivo pero resignó posesión; el director técnico inició con un triunfo sobre Argentinos la Liga Profesional de Fútbol y su quinta etapa en el club canalla.
Miguel Ángel Russo armó una fortaleza en la retaguardia de Rosario Central, que le resultó en lo defensivo pero resignó posesión; el director técnico inició con un triunfo sobre Argentinos la Liga Profesional de Fútbol y su quinta etapa en el club canalla. - Créditos: @Fotobaires

ROSARIO. Después de levantar los brazos ante las tribunas en retribución por la cálida bienvenida, Miguel Ángel Russo miró al cielo en ademán de agradecimiento. Por haber regresado a su segunda casa, por haberlo hecho con un triunfo, y también por la fortuna con que contó para que el reencuentro con la gente de Rosario Central fuera casi ideal.

Russo inició su quinto mandato al frente de Rosario Central con un 1-0 sobre Argentinos Juniors, en el partido que marcó el regreso del fútbol en la Argentina después de una pausa de tres meses forzada por el Mundial de Qatar. Un triunfo que acarrea un fuerte componente emocional, pero que en materia futbolística dejó un grado considerable de preocupación en el local: fue el visitante el que impuso condiciones y marcó el ritmo del partido; le faltó puntería en el tiro final.

Celebran el uruguayo Jhonatan Candia, compañeros y los 40.000 simpatizantes que cubrieron el gigante de Arroyito.
Celebran el uruguayo Jhonatan Candia, compañeros y los 40.000 simpatizantes que cubrieron el gigante de Arroyito. - Créditos: @Fotobaires

Los 40.000 hinchas que colmaron el Gigante de Arroyito contribuyeron a darle color a una victoria que, sobre el césped, fue deslucida. Russo dispuso un esquema de cinco defensores (5-3-2) con la intención de que los laterales se proyectaran, pero no sólo no gravitaron en el ataque sino que también dejaron huecos en la defensa. Central no tuvo el control de la pelota ni capacidad de recuperación.

Rosario consiguió el gol a los 19 minutos, cuando Fabricio Oviedo incomodó a Miguel Torrén en una salida, Alan “Coyote” Rodríguez –una de las incorporaciones que llevó Russo– recuperó la pelota y envío un centro envenenado que Jhonatan Candia capitalizó con un gran cabezazo.

Carlos Quintana, ex jugador de Argentinos y actual de Rosario, fue uno de los cinco defensores que eligió ubicar Russo.
Carlos Quintana, ex jugador de Argentinos y actual de Rosario, fue uno de los cinco defensores que eligió ubicar Russo. - Créditos: @Fotobaires

Fue una pincelada rupturista en medio del monólogo de Argentinos, que mostró un concepto mucho más consolidado del manejo de la pelota. Central se replegó contra su área. El arquero Gaspar Servio se convirtió en una pared, con todo lo que ello implica: Tapó de todo, pero también cedió rebotes frontales. En uno de ellos, Gabriel Ávalos convirtió pero el VAR le hizo olvidar el festejo, por fuera de juego ajeno. Lo mismo ocurrió cuando Ignacio Malcorra puso el 2-0, que terminó siendo ficticio. El director técnico del Bicho, Gabriel Milito, también pudo pagar el adelantamiento de la última línea, ya que antes Luca Martínez Dupuy había fallado dos manos a mano en contragolpe.

Compacto de Rosario Central 1 vs. Argentinos Juniors 0

Festejó Central, festejó Russo. El entrenador deberá apelar a su experiencia para que el también rendimiento sea motivo de alegría.