Anuncios

México antes iba a la Copa América a dar pelea; ahora, a no hacer el ridículo

México llegó a la final de la Copa América en 1993 y 2001. (Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)
México llegó a la final de la Copa América en 1993 y 2001. (Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)

México volverá a la Copa América luego de siete años de ausencia. El Tri compartirá sector con Ecuador, Venezuela y Jamaica, en el grupo B. En la edición de 2024 se mezclarán las dos confederaciones del continente: Conmebol y Concacaf. El formato será el mismo que se utilizó en la Copa América Centenario 2016. Cuatro grupos con cuatro equipos; pasan los dos primeros a la ronda de Cuartos de Final. Igual que en aquel certamen, Estados Unidos será la sede. México es cabeza de serie por haber sido el ganador de la Copa Oro 2023.

Y justamente la edición de 2016 trae amargos recuerdos para el Tri. El torneo empezó bien, con victorias sobre Uruguay y Jamaica, además de un empate contra Venezuela. Pero todo cambió en Cuartos, cuando Chile le propinó un humillante 7-0 al equipo dirigido entonces por Juan Carlos Osorio. La Selección se quedó sin pretextos: fue con su mejor equipo y no sólo no pudo competir, sino que se fue goleado, exhibido ante los ojos de toda América.

En las ediciones anteriores, Chile 2015 y Argentina 2011, el Tri firmó otro par de participaciones decepcionantes. Pero en aquellos casos hubo un factor a tomar en cuenta. En 2011, por orden de Concacaf (querían que el Plantel A fuera utilizado en la Copa Oro), México acudió a la Copa América con un equipo sub-23 reforzado por cinco jugadores mayores de esa edad. La reglamentación ya era una dura condicionante, pero fue peor cuando ocho jugadores tuvieron que ser separados de la delegación tras cometer una indisciplina en Quito, Ecuador, previo al arranque del torneo.

México quedó fuera tras perder sus tres partidos con Chile, Uruguay y Perú. En 2015, ya no existió la limitante directa de Concacaf, pero de nuevo la Copa América se disputó en el mismo periodo que la Copa Oro (no al mismo tiempo, pero casi ningún equipo permite que sus jugadores disputen dos torneos de selección en un solo periodo vacacional). México llevó a su mejor equipo a la Copa Oro, que terminó ganando —no sin polémicas, especialmente recordado ese partido de Semifinales contra Panamá—.

Y a la Copa América llevó un plantel alternativo con algunos jugadores de 'Clase A', como Jesús Corona, Raúl Jiménez y Jesús Corona. Pero era claramente insuficiente para destacar. México empató con Bolivia y, sorpresivamente, con el anfitrión y futuro monarca, Chile. Perdió su último partido, ante Ecuador, y con dos puntos le fue imposible pasar de ronda en un formato que premiaba incluso a los dos mejores terceros de cada grupos (eran doce participantes).

Antes de 2011, México había participado siete veces en la Copa América. Nunca se había quedado fuera en fase de grupos. Sólo en dos ocasiones cayó en Cuartos de Final (1995 y 2004). Fue semifinalista en tres ocasiones (1997, 1999 y 2007, en cada una de ellas ganó el partido por el tercer lugar), y llegó a dos finales, ambas perdidas: contra Argentina en 1993 (edición de debut) y contra Colombia en 2001. México demostró, durante catorce años (1993-2007) que podía competir a la par con los mejores equipos de Sudamérica.

No es que fuera favorito para ser campeón, pero sí era un invitado incómodo y en algún punto el Tri llegó a ser claramente la tercera mejor selección del continente. Ahora nada queda de eso. Ni por el momento actual del Tri, que sufre para vencer a Honduras, que firmó su peor Mundial en cuarenta años y que no tiene referentes que hagan diferencia. Ni por los rivales. Hoy, por encima de México, están los de siempre: Argentina, Brasil y Uruguay. Y otro par que, en cuanto a talento, supera a la materia prima mexicana: Ecuador y Colombia. Nunca se sabe con la Selección Mexicana. Cuando menos se espera de ellos, suelen sorprender. Pero hoy la misión es clara: ir a la Copa América a no hacer el ridículo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

De un puñetazo un ciudadano tumba a ladrón que huía de la policía de la CDMX