Anuncios

Mendoza: proyectan un nuevo camino en medio de las montañas que desembocará en un poco transitado cruce a Chile

El camino que unirá la ruta provincial 222 con la 226
El camino que unirá la ruta provincial 222 con la 226 - Créditos: @Gentileza

MENDOZA.- Aunque sea de tierra, en medio de la montaña, la provincia busca avanzar en la red de conexiones viales, en zonas inhóspitas. Por eso, para potenciar el sector turístico de aventura en el sur local y permitir el paso a Chile más rápido en la zona, el distrito tendrá una nueva ruta que unirá dos valles, con salida directa al vecino país, principalmente desde Las Leñas.

El proyecto, planificado por la Dirección de Vialidad de Mendoza, se realizará en plena Cordillera de los Andes, en el sur local, en el departamento de Malargüe. Se trata de la unión de Valle Hermoso con Valle Noble mediante una nueva traza de suelo natural que permitirá así una salida directa a la nación trasandina para el Valle de Las Leñas, a través del histórico pero poco transitado Paso Internacional Vergara o paso El Planchón, ubicado a 35 kilómetros. Actualmente, hay que recorrer más de 280 kilómetros para alcanzar el cruce internacional El Pehuenche.

En concreto, lo que se busca es unir la Ruta Provincial 222, sobre la que se encuentran Valle de Las Leñas y Valle Hermoso, con la Ruta Provincial 226, sobre la que están Valle Noble y el Paso Internacional Vergara, operativo solamente desde noviembre hasta abril, por la escasa inversión en infraestructura y desarrollo vial, mediante el cual se accede a Curicó, en el sector norte de la región del Maule, en Chile.

“Queremos abrir este camino para unir estos maravillosos valles de altura de Malargüe, darle una salida directa y rápida a Chile al Valle Las Leñas, que, aunque no será asfaltada, será una opción de paseo, disfrute y aventura para turistas que frecuentan mucho estas zonas en vehículos doble tracción y camionetas”, señaló Osvaldo Romagnoli, titular del organismo, quien pone en valor la importancia de dar el primer paso en sitios que necesitan mayor atención y que representan una oportunidad para el sector turístico. De hecho en la zona a conectar no solo está el reconocido complejo invernal Las Leñas, sino que también es una oportunidad de integración para el centro de esquí El Azufre, enclavado en una de las zonas más fascinantes de la montaña mendocina.

“Nos enteramos tres días antes”: malestar y contratiempos para padres y , docentes por la suspensión de la jornada extendida

Tránsito

“Debemos ir trazando nuevas vías que traigan desarrollo, porque a futuro ese desarrollo trae las obras de infraestructura que permiten avanzar con el asfalto y una ruta de prestaciones óptimas, lo que redunda en más desarrollo”, agregó el funcionario durante la presentación de la iniciativa, acompañado por la vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado, junto con referentes y empresarios de la zona. “Es una gran noticia para el sur provincial, que tiene mucho para ofrecer al turismo, una actividad que en Mendoza sigue creciendo y extendiéndose con sus beneficios por toda la provincia”, expresó Casado.

“Es fundamental para nosotros el desarrollo de las rutas de alta montaña, es parte de la agenda del Ente Mendoza Turismo (Emetur) y este proyecto le da el marco técnico para unir dos grandes valles con un atractivo natural enorme y con una gran presencia de privados invirtiendo y desarrollando productos turísticos que desde el Estado debemos acompañar”, indicó Carlos Weiner, director de Zona Sur del Emetur.

Para dimensionar la importancia que tiene la nueva traza de travesía, basta con ubicarse en el mapa de la zona. La Ruta Provincial 222 comienza a unos 40 kilómetros al norte de la ciudad de Malargüe, mientras que la 226 empieza a unos 70 km al sur de esa ciudad; con una distancia de 178 kilómetros al observar los dos extremos de ambas sobre la Ruta Nacional 40. Sin embargo, en la alta montaña, en el extremo oeste, ambas vías están a menos de 20 kilómetros de distancia. Por eso, el nuevo camino vendrá a completar ese tramo, lleno de complejidades geográficas; solo está marcado por algunas huellas, indicaron desde el gobierno mendocino.

“Es un lugar majestuoso, de ensueño. Por eso, decidimos ir por más. En principio, será un camino de tierra bien firme, lo que permitirá ir dándole paso a la transitabilidad, y luego avanzar con más desarrollo vial y turístico de la zona”, completaron desde el Ejecutivo mendocino.