Anuncios

0-1. El Athletic revienta el Metropolitano y mira a la final

Madrid, 7 feb (EFE).- El Athletic reventó el Metropolitano, que vivió un vibrante partido de Copa. Un duelo eléctrico y vivo, que decidió el mayor temple de los de Ernesto Valverde. Un tanto de penalti de Berenguer, en el minuto 25, tras un error clamoroso de Reinildo, inclinó la balanza para los visitantes, que rompieron una racha de 28 partidos consecutivos del Atlético sin perder en el Metropolitano. El Athletic cobra ventaja hacia la final de Copa a falta de la vuelta en San Mamés.

Los dos equipos encaran una eliminatoria a todo o nada. Conscientes de que en la Copa se les abre una posibilidad muy real de obtener un título que engrandezca el curso. Así saltaron Atlético y Athletic al Metropolitano. Con la sensación de ahora o nunca. Una ocasión pintiparada para hacer felices a sus aficiones.

El Atlético, con cinco cambios con respecto al equipo que empató en el Bernabéu el pasado domingo. Molina por Marcos Llorente, Reinildo por Mario Hermoso, Samuel Lino por Rodrigo Riquelme, Pablo Barrios por Saúl Ñíguez y Memphis Depay por Álvaro Morata. El Athletic, finalmente, sin Nico Williams, convaleciente por la dolencia muscular sufrida el pasado viernes contra el Mallorca, ni siquiera estaba en la convocatoria.

Arrancó el Atlético de forma prometedora. Con la percepción de querer intimidar al rival. Era un Atlético intenso que quería la pelota para enlazar con Memphis sin precipitaciones. Avisó Witsel pronto, de cabeza, de esas intenciones. Más tarde, Memphis, tras una preciosa salida combinativa del Atlético desde su área, pero el Athletic, vestido de blanco en el Metropolitano, enseguida exhibió sus dotes de escuadra muy bien engrasada.

Con Sancet como gran estilete. El conjunto de Valverde llevó poco a poco el partido a donde quería. Anunció pronto que no viajó a la capital de España a dejar pasar los minutos sin más y encogió a Atlético en su propio campo.

Eran Sancet, un gran futbolista con una llegada espectacular, y Yuri Berchiche, con sus peligrosas incursiones por la banda izquierda, los que comandaron las acciones bilbaínas en el primer acto. También Berenguer, el sustituto de Nico Williams, intuitivo y hábil.

En la banda derecha se desenvolvió al principio el mayor de los Williams, Iñaki, emparejado siempre con Reinildo. El mozambiqueño comenzó centrado, pero fue perdiendo el norte con el paso de los minutos. Enmudeció a la grada al estar muy cerca de perder un balón en el área pequeña de Oblak y poco después cometió un penalti absurdo con una dura entrada a Prados. La pena máxima la transformó Berenguer en el 0-1 en el minuto 25. Un tanto que traducía en el marcador el mejor poso del Athletic en el partido.

A punto estuvo de empatar Memphis cerca del final de la primera mitad. Perdió un balón Agirrezabala cuando ya lo tenía atrapado en la misma línea de gol y el punterazo del neerlandés rozó la diana. No lo fue.

Tomó nota Simeone y en el descanso dejó en la caseta a Reinildo. En su lugar, Hermoso, que lleva una temporada a muy buen nivel y permite una mejor salida de balón. También actuó Valverde dando más piernas y físico a su centro del campo con la entrada de Unai por Sancet y la de Villalibre por Guruzeta en la punta para intentar aprovechar la afinada puntería del primero, máximo goleador del torneo.

La tuvo Villalibre en pleno acoso del Atlético. Un disparo de Unai Gómez lejano fue despejado por Oblak de puños y el rechace lo enganchó el delantero con el cancerbero atlético en el suelo. Fuera. Al lateral de la red. Antes, el asedio del Atlético había estado cerca de dar sus frutos. Con Barrios al mando y el cuchillo de Lino rozó el empate. El partido se convirtió por momentos en un ida y vuelta. Un auténtico combate de Copa. Con Morata en el césped y Memphis en la banca con cara de pocos amigos.

Correa por Barrios y Riquelme por Lino fueron los últimos ases en la manga de Simeone. Sufría por entonces el Athletic, que ya resguardaba su gran tesoro, un magnífico resultado para la vuelta en San Mamés. Y el Atlético lo fiaba al empuje y la garra. A la heroicidad de los últimos minutos.

Lekue salvó un gol bajo los palos y Morata fue objeto de penalti en el minuto minuto 92, pero el VAR hizo rectificar al árbitro, que apreció fuera de juego en la acción. No fue posible. El paso de los minutos precipitó a los locales y el Athletic se llevó un triunfo que rompe una racha de 28 duelos consecutivos sin perder del Atlético en el Metropolitano, con 26 victorias, dos empates y 73 goles a favor. Los bilbaínos vislumbran la final.

- Ficha técnica:

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Nahuel Molina (Llorente m. 57), Savic, Witsel, Reinildo (Hermoso m. 46), Lino (Riquelme m.83); Barrios (Correa m. 72), Koke, De Paul; Griezmann y Memphis (Morata m. 57) .

1 - Athletic Club: Agirrezabala; Lekue, Dani Vivian, Paredes, Yuri Berchiche; Beñat Prados (Ander Herrera m. 60) , Ruiz de Galarreta; Iñaki Williams (Yeray m.84), Sancet (Unai Gómez m. 53), Berenguer (Vesga m. 84); Guruzeta (Villalibre m.53).

Goles: 0-1: m.25, Berenguer, de penalti.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Las Palmas). Enseñó tarjeta amarilla a Reinildo, De Paul, Prados, Vivian, Unai Gómez, Ruiz de Galarreta y a los entrenadores Simeone y Valverde.

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey, disputado en el estadio Cívitas Metropolitano ante 65.029 espectadores.

Jenaro Lorente

(c) Agencia EFE