Anuncios

Mateo Retegui volvió al gol en Genoa, fue agredido con un proyectil y discutió con un compañero por un penal

Retegui mira hacia la tribuna de Salernitana antes de ser alcanzado por un proyectil
Retegui mira hacia la tribuna de Salernitana antes de ser alcanzado por un proyectil - Créditos: @Francesco Pecoraro

Una lesión en una rodilla y un cansancio muscular le restaron continuidad a Mateo Retegui en Genoa esta temporada. Los diferentes lapsos de inactividad lo dejaron al margen de 11 partidos. También resignó presencia en el seleccionado de Italia, donde no lo favoreció el cambio de entrenador (Luciano Spalletti reemplazó a Roberto Mancini, seducido por los petrodólares del seleccionado de Arabia Saudita). No convertía desde el 28 de septiembre pasado, en un 4-1 a Roma.

Este domingo, después de ocho fechas, recuperó la efectividad al marcar en el triunfo por 2-1 de visitante sobre Salernitana, por la 21a jornada de la Serie A, pero su festejo se vio bruscamente interrumpido al ser alcanzado por un proyectil lanzado desde la tribuna cabecera del estadio Arechi, ocupada por los hinchas radicales de Salernitana.

Retegui es asistido por sus compañeros tras ser alcanzado por un proyectil desde la tribuna
Retegui es asistido por sus compañeros tras ser alcanzado por un proyectil desde la tribuna - Créditos: @Francesco Pecoraro

Retegui cayó al piso y se tomó el rostro, mientras era protegido por sus compañeros. El árbitro Daniele Orsato se acercó para verificar el estado del exdelantero de Tigre y preguntarle si estaba en condiciones de seguir. Se repuso y continuó el partido. En su inspección del lugar, Orsato recogió del piso un pedazo de hormigón lanzado desde la tribuna. Se lo entregó a la seguridad, mientras lo mostraba a las cámaras de televisión.

Se estima que el impacto que recibió Retegui no fue una pedrada, sino un elemento menos contundente, como pudo ser un encendedor o incluso una golosina dentro de su envoltorio. Kevin Strootman, compañero de Retegui, tomó una barra de chocolate, le quitó el papel y le dio un mordisco, al tiempo que le dirigía una mirada desafiante a los hinchas de Salernitana, que ocupa el último puesto de las posiciones.

Lo más destacado de Salernitana 1 - Genoa 2

Consultado en el entretiempo por el incidente, Strootman le restó importancia: “Son cosas del fútbol”. Salernitana se expone a una multa o una clausura de un sector del estadio. El fútbol italiano sigue con preocupación la reiteración de este tipo de agresiones. Semanas atrás, Edoardo Bove, volante de Roma, recibió en la cabeza un botellazo lanzado por ultras de Lazio.

Retegui, que suma cuatro goles en el torneo, definió con un potente remate de zurda, tras combinar con el islandés Albert Gudmundsson. En el segundo tiempo, Retegui tuvo otra ocasión con un cabezazo que controló el arquero mexicano Guillermo “Memo” Ochoa. Salernitana se había puesto en ventaja a los dos minutos, con una definición de zurda dentro del área del ex San Lorenzo Agustín Martegani, que anotó su primer gol en el calcio.

El árbitro Orsato saca una piedra arrojada durante el festejo de Retegui
El árbitro Orsato saca una piedra arrojada durante el festejo de Retegui

No fue el único altercado que protagonizó Retegui. Mantuvo un entredicho con Gudmundsson por la ejecución del penal del 2-1. Tras la sanción de la mano del defensor Matteo Lovato, el argentino tomó la pelota para el remate. Se le acercó Gudmundsson para reclamarle la ejecución. Ante la negativa de Retegui, el islandés hizo intervenir al capitán Milan Badelj, que obligó a Retegui a ceder el disparo. Molesto con la situación, el delantero argentino fue el menos efusivo en los festejos y el que más tardó en saludar el gol de Gudmundsson.

Tras el partido, el entrenador Alberto Gilardino se refirió al episodio: “Hay reglas en el vestuario, al final le dije a Retegui que sigue siendo un jugador importante para nosotros”. Gudmundsson no tenía dudas de que él era el encargado: “Para mí, la jerarquía en los penales es clara. Yo había convertido el último y soy el lanzador”.