Anuncios

"A mí no me tiembla la mano", alcalde panista de Cadereyta

MONTERREY, NL., marzo 10 (EL UNIVERSAL).- Ante la promesa de la candidata presidencial de la coalición del PRI, PAN y PRD, Xóchitl Gálvez, de cerrar las refinerías de Cadereyta Jiménez, Nuevo León (junto con la de Madero, Tamaulipas), en los primeros seis meses de su eventual gobierno, Cosme Leal Cantú, alcalde panista del municipio donde se localiza la planta de Pemex, advirtió que defenderá la permanencia y operación de esa fuente de trabajo, incluso con la fuerza pública.

"Como alcalde de Cadereyta a mí no me tiembla la mano: voy a defender nuestra refinería contra todos los políticos, independientemente del partido que sean, cuando estos quieran afectar la fuente de ingresos de miles de familias jimenenses", señaló Leal Cantú a través de su página de Facebook.

Agregó el alcalde "aunque a algunos les da miedo confrontar al gobernador (Samuel García), por ser de su mismo partido, a mí no me tiembla la mano y lo he demostrado.

No nos vamos a dejar ni del gobernador, ni de ningún candidat@ que quiera usar el sustento de las familias jimenenses para sacar provecho electoral".

Declaró Cosme Leal "estamos a favor de la modernización y de la instalación de filtros, pero nunca de la reubicación ni de la clausura", de la refinería, que en los días previos al posicionamiento que hizo la candidata de la alianza Fuerza y Corazón por México, Xóchitl Gálvez, fue objeto de una clausura "parcial y temporal", y posteriormente una "clausura total", por la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno de Nuevo León, alegando que observaron ostensibles emanaciones de material contaminante y no se les permitió ingresar a realizar una inspección.

Ante la afirmación de Xóchitl Gálvez de que "durante los primeros seis meses de mi gobierno", cerraría la refinería de Cadereyta (junto con la de Madero, Tamaulipas), Cosme Leal, declaró, "estamos listos para defender nuestra Refinería, tanto jurídicamente como con el uso de la fuerza pública si fuera necesario. Cadereyta, estoy de tu lado".

Una postura de rechazo a las pretensiones de cerrar o reubicar la refinería de Cadereyta, la manifestó en días pasados Gustavo Morton, consejero de la E-4 (Empresarios por Cuarta Transformación), que cuenta con 85 mil afiliados a escala nacional, varios miles de ellos en Cadereyta y otros municipios de Nuevo León.

El empresario consideró que quienes buscan cerrar la refinería de Cadereyta siguen una agenda política, pues en el caso del gobierno estatal, si de verdad les interesara combatir la contaminación, ya hubieran procedido contra 74 empresas que afectan seriamente a la zona metropolitana. Además, dijo, el cierre o reubicación de la planta significa la pérdida de miles de empleos y de multimillonarias pérdidas económicas para los proveedores.