Anuncios

Cuando México goleó 4-0 a EU en 2004

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 11 (EL UNIVERSAL).- La rivalidad futbolística entre México y Estados Unidos tuvo un episodio peculiar en 2004, cuando ambas escuadras se enfrentaron en el llamado Torneo Preolímpico de Futbol de la Concacaf, por un pase para los Juegos Olímpicos de Atenas.

La clasificación olímpica se definió en los estadios Jalisco y Tres de Marzo, de la entidad jalisciense, del 2 al 12 de febrero de 2004, con la presencia de las selecciones sub-23 de Jamaica, Trinidad y Tobago, Costa Rica, Honduras, Panamá, Canadá, Estados Unidos y México.

La selección nacional quedó en el Grupo B y se enfrentó a Trinidad y Tobago, Jamaica y Costa Rica, en la primera fase.

Un pase olímpico para Atenas 2004 se debatió entre México y Estados Unidos, con el partido del 10 de febrero de 2004 en el Estadio Jalisco. La escuadra nacional se enfrentó al rival más desafiante del Torneo Preolímpico y los aficionados dudaron si funcionaría la dirección de La Volpe.

De acuerdo con el sitio MedioTiempo, el partido tuvo dominio azteca desde el primer minuto de juego. El equipo nacional se impuso sobre los estadounidenses gracias a su localidad y rapidez, aunque los visitantes también tuvieron un peligroso desempeño en el terreno mexicano.

El marcador final: 4-0 a favor de la escuadra mexicana.

Al día siguiente, los medios nacionales celebraron el desempeño de los mexicanos en el Torneo Preolímpico y dieron una buena nota a la dirección técnica de Ricardo La Volpe. "Con futbol, goles y técnico, el Tricolor humilla a Estados Unidos y se queda con el boleto a los Juegos Olímpicos", se publicó en EL UNIVERSAL en su edición del 11 de febrero de ese año.

Pero, lejos de la victoria mexicana en el balompié, el encuentro en el Estadio Jalisco fue el más polémico de la justa preolímpica por culpa de la afición.

De acuerdo con The New York Times, gran parte de los asistentes abuchearon el himno estadounidense, entonaron un innecesario cántico de "¡Osama, Osama!" y gritaron "Gringos, ¡ch***uen a su m***e!", como una forma para descomponer a los adversarios. "Es nuestra manera de mostrarles que podemos ganar", comentó un asistente al diario neoyorkino.

Con el boleto a Atenas en la bolsa, México podía relajarse durante su nuevo encuentro frente a Costa Rica en la final del Torneo Preolímpico.