Anuncios

Lula asume el rol de fotógrafo para 'captar' la integración latinoamericana en la Celac

Kingstown, 1 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se convirtió este viernes por un momento en el enigmático fotógrafo que inmortalizó el momento de la foto de familia durante la VIII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), ante las risas de algunos líderes allí congregados, como el primer ministro anfitrión, Ralph Gonsalves, o el secretario general de la ONU, António Guterres.

"El fotógrafo te quiere a un lado", aseguró Gonsalves entre risas mientras Lula pedía que alguien se separara del lugar donde se encontraban los representantes y que estaba entorpeciendo su instantánea.

La cámara pertenece a uno de los fotógrafos que acompañan a Lula, que publicó luego las imágenes capturadas por el presidente en las cuentas oficiales del Palácio do Planalto, sede del Gobierno de Brasil.

Enmarcada un poco a su izquierda, dejando fuera de cuadro a mandatarios como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que se encontraba en la esquina opuesta, Lula recogió las risas y aplausos de Gonsalves, Guterres o el presidente de Bolivia, Luis Arce, y a otros algo más comedidos como el colombiano Gustavo Petro.

Lula tiene previsto reunirse en esta jornada con Maduro, en un encuentro bilateral en el que se espera que traten asuntos como las próximas elecciones en Venezuela, y quizá trate de apaciguar la ola represiva en el país.

Precisamente otra anécdota de la cumbre la protagonizó el presidente de Venezuela, justo antes de la foto oficial en la que Lula da Silva ejerció de fotógrafo.

El carrito de golf que debía trasladar a Maduro al edificio principal del hotel Sandals, sede de la cumbre, se estropeó y, pese a los esfuerzos de la conductora y de otro miembro de la organización, no fue posible arrancar.

El presidente venezolano, que estaba hablando con los periodistas, tuvo que bajarse del vehículo y coger otro carrito de golf para reunirse con el resto de líderes.

(c) Agencia EFE