Anuncios

Luciano Gondou: el héroe de la clasificación olímpica argentina que desechó River, dejó pasar Boca y disfruta Argentinos Juniors

Luciano Gondou celebra su gol a Brasil, que valió una clasificación olímpica para la Argentina
Luciano Gondou celebra su gol a Brasil, que valió una clasificación olímpica para la Argentina - Créditos: @Matias Delacroix

Luciano Gondou sabe que su nombre será recordado como el héroe de la clasificación argentina a los Juegos Olímpicos que se disputarán en julio en París. También entiende que fue protagonista inesperado de un debate que se dio alrededor de su suplencia inicial en el seleccionado Sub 23 conducido por Javier Mascherano. Porque en apenas 20 minutos de acción en sus primeros dos partidos marcó dos goles: uno para empatarle sobre la hora a Paraguay 2 a 2 y otro para sentenciar el 2 a 0 a Perú. A esos dos tantos se le agregó otro para decorar el 5 a 0 a Chile y el de ayer, en donde apenas por segunda vez en el torneo fue titular.

Consciente de que el delantero pagó con goles cada vez que tuvo la chance de ingresar, Mascherano reconoció: “Tiene una jerarquía enorme y estamos muy contentos con él. Sabemos que no jugó todo lo que él quisiera, pero lo importante no es la cantidad de minutos que cada uno juega sino la calidad de esos minutos de acción”.

La venganza del último goleador de la Copa de la Liga 2023 fue al truco. Junto a Federico Redondo y Marco Di Césare (todos de Argentinos) le ganaron al terceto integrado por Javier Mascherano y dos ayudantes.

Federico Redondo
Federico Redondo - Créditos: @Instagram @fede.redondo

Para Gondou no es nuevo esto de aprender a superar obstáculos. De hecho, nada fue sencillo en su vida deportiva, ya que el año pasado encontró en la primera división de Argentinos la oportunidad que se le negó en River. Antes, en 2017, había hecho una prueba en Sarmiento de Junín y quedó incorporado a las divisiones inferiores.

Nacido en Rufino (Santa Fe), tierra natal de dos íconos del club de Núñez como fueron Bernabé Ferreyra y Amadeo Carrizo, se inició en el mismo club que ellos: Jorge Newbery, que percibió un 20 por ciento de la transferencia cuando el Bicho le compró a Sarmiento de Junín el 80 por ciento del pase a cambio de US$ 3.500.000.

En sus inicios fue enganche, pero dos virtudes lo teletransportaron al corazón del área: su olfato goleador y su porte (mide 1m89). Aunque está lejos de ser un tradicional faro del ataque. De hecho se define como “un N° 9 que sale a jugar y no va tanto al choque. Me gusta entrar tocando, tirar paredes y formar pequeñas sociedades”.

Luciano Gondou, en su etapa en Sarmiento de Junín
Luciano Gondou, en su etapa en Sarmiento de Junín - Créditos: @@CASarmientoOf

En el segundo semestre de 2019, el destino le preparó algo especial. Durante un amistoso en Ezeiza entre la quinta división de River y Sarmiento, Luciano tuvo una actuación destacada, que incluyó un gol y una asistencia en el resonante 3 a 1 del conjunto de Junín. Sorprendido, Hernán Díaz, coordinador de las inferiores del Millo, tomó nota y en poco tiempo concretaron un préstamo con opción de compra. “Mis viejos son enfermos de River. Cuando les dije que me iba para allá, no entendían nada, y yo tampoco. Porque venía de una lesión y había estado dos meses y medio sin jugar. Justo volví en ese amistoso y me cambió la historia”, declaró por entonces en la página oficial de River.

Se sumó a la quinta división del Millonario con la enorme expectativa de llegar a Primera y el sueño de debutar en el Monumental. Además, consciente de que Marcelo Gallardo era un habitué en los partidos de las inferiores, aprovechó cada momento. “Eso te motiva, porque sabés que se fija en los chicos. Al día siguiente de ser campeón de la Copa Libertadores estaba viendo la Reserva. Ya hizo debutar a muchos en primera”, destacó.

El cabezazo de Gondou ya tiene destino de red para la pelota
El cabezazo de Gondou ya tiene destino de red para la pelota - Créditos: @Matias Delacroix

A Gondou también le gusta observar y aprender. Por esa época se fijaba en los movimientos de Lucas Pratto (“Hace un trabajo físico descomunal en favor del equipo y desgastante para el rival. Además, sale a pivotear y marca goles”) y en otra entrevista reconoció que sus otros referentes son Sergio el Kun Agüero, el colombiano Rafael Santos Borré, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Roberto Firmino.

En la quinta división millonaria hizo tres goles, jugó con Enzo Fernández la Copa Libertadores Sub 20 (marcó un tanto en un triunfo sobre Cerro Porteño) y disputó apenas un partido de Reserva, ante Atlético Tucumán. Ese día compartió equipo con Santiago Montiel (hoy su compañero en Argentinos) y Santiago Simón.

Un hecho inesperado truncó sus ilusiones en marzo de 2020. Llegó la pausa por la pandemia de Coronavirus y River decidió no hacer uso de la opción de compra del 50 por ciento del pase. Volvió a Sarmiento sin cumplir su sueño.

Lejos de bajonearse, se enfocó en sacarle jugo a todo lo aprendido. Lo explicó así: “La diferencia se siente en el ritmo de juego. En Sarmiento podía resolver la jugada en dos o tres toques, en River tenés que jugar casi siempre de primera. Veía entrenarse a la primera división y volaban todos, siempre son tres contra uno, en cualquier sector de la cancha. Presionan como locos y juegan bárbaro. Son de otro nivel, parece que juegan a otra cosa”.

La vida empezó a devolverle todo lo sembrado. En 2021 fue goleador de la Reserva de Sarmiento que sorprendió al coronarse campeona. Entre los tantos marcados le hizo uno a Argentinos, y en el club de la Paternal anotaron su apellido para seguirlo de cerca. Mario Sciacqua lo hizo debutar en primera en abril de 2021 y tres meses más tarde marcó su primer gol. Fue en un 1 a 0 a Platense. Ya con Israel Damonte en la dirección técnica debió adaptarse a un planteo más conservador y a luchar por la permanencia. En total, en dos años con la camiseta verde jugó 86 partidos oficiales (49 de titular por ligas y Copa Argentina) convirtió 17 goles.

En julio pasado, durante el mercado de pases de invierno, Boca exhibió cierto interés por sus servicios. Pero no fue tan rápido en las gestiones, mientras que Argentinos negoció más rápido y lo anunció como refuerzo. Le tocó un debut complicado: fue en la serie de octavos de final de la Copa Libertadores contra Fluminense, en la que el Bicho sintió que fue perjudicado.

Días después tuvo otra actuación que le cambió la vida: fue la figura de la noche y decisivo en la gran victoria de Argentinos por 3 a 2 contra River. Lejos de tomar los dos goles convertidos como una revancha contra el club que dejó de tenerlo en cuenta, valoró: “Soy un agradecido a River, conocí gente que me ayudó. Aprendí mucho durante el tiempo que estuve ahí”.

Si bien en Sarmiento ya les había marcado a otros dos grandes (San Lorenzo e Independiente), desde ese domingo de agosto cobró más notoriedad. De hecho, la actuación ante el Millo le permitió entrar en la consideración de Javier Mascherano como un posible integrante del Sub 23, que logró anoche la clasificación a los Juegos Olímpicos Paris 2024, precisamente con un gol de su autoría en el decisivo 1 a 0 a Brasil.

Feliz por su rol protagónico declaró ante las cámaras de TyC Sports: “El escenario era perfecto para poder ganarlo. Es una felicidad enorme y un objetivo cumplido la clasificación. Uno tiene q sumar de donde esté, es un sueño estar acá y trato de aprovecharlo al máximo”. Y alimentó un nuevo sueño para su lista, que suma adeptos en la Argentina: “Sería un honor jugar con Messi en París”.