Anuncios

Declaran a Lori Vallow culpable de asesinar a sus hijos y la esposa de Chad Daybell

Declaran a Lori Vallow culpable de asesinar a sus hijos y la esposa de Chad Daybell

La “madre de culto” Lori Vallow fue declarada culpable de asesinar a sus dos hijos menores y conspirar para asesinar a la primera esposa de su nuevo marido Chad Daybell en un impactante complot que horrorizó a los EEUU durante los últimos tres años.

La madre de tres hijos de 49 años fue declarada culpable de asesinato en primer grado, conspiración para cometer asesinato en primer grado y hurto mayor por la muerte de su hija Tylee Ryan, de 16 años, y su hijo Joshua “JJ” Vallow, de 7 años, en el tribunal del condado de Ada en Boise, Idaho, el viernes.

También fue declarada culpable de conspiración para cometer asesinato en primer grado por la muerte de la primera esposa de Daybell, Tammy, de 49 años.

Vestida con un traje negro, con el cabello rubio suelto en ondas alrededor de los hombros, Vallow estuvo de pie entre sus dos abogados en el momento en que se leía el veredicto.

Se mostró impasiva, sin un atisbo de emoción cuando se enteró de que el jurado había emitido un veredicto de culpabilidad en los seis cargos y se avecinaba una vida tras las rejas.

Será sentenciada en aproximadamente 90 días.

Después de que se leyera el veredicto, los abuelos de JJ, Larry y Kay Woodcock, se mostraron conmocionados al hablar con los periodistas fuera del juzgado y enviaron un poderoso mensaje a la asesina de su nieto.

“Mi mensaje final para Lori”, dijo Woodcock, antes de reproducir la canción ‘The party’s over’, una canción que él y JJ solían cantar juntos.

“Apaga las luces, se acabó la fiesta. Dicen que todo lo bueno debe acabar”, dicen las letras que cantó en inglés.

Luego hizo una pausa y se dirigió a Vallow: “Lori, se acabó”.

El tío de JJ, Gerry Vallow, también intervino: “Atraparon a la p*rra”.

Lori Vallow Daybell sonríe al hablar con sus abogados antes de la lectura del veredicto del jurado (AP)
Lori Vallow Daybell sonríe al hablar con sus abogados antes de la lectura del veredicto del jurado (AP)

Woodcock prometió que la condena de la madre de tres “no es el final”, ya que la familia volverá a enfrentarla en su sentencia en alrededor de 90 días. Agregó que seguirán luchando por la justicia, ya que Daybell debe ser juzgado el próximo año y Vallow está a la espera de juicio por el asesinato de Charles Vallow en Arizona.

Los Woodcock, que dieron la voz de alarma sobre los niños desaparecidos en 2019, asistieron todos los días al juicio de la mujer ahora condenada por el asesinato de su nieto de siete años. Escucharon el desgarrador testimonio de las últimas horas con vida del niño pequeño y vieron fotos explícitas de sus restos enterrados en la propiedad de Daybell.

Hablándole directamente a su nieto asesinado, Woodcock sollozó: “JJ, te quiero. Tu abue desearía que estuvieras aquí en otras circunstancias. Tylee, tu abue te quiere”.

“Tammy, nunca te conocí. Tammy eres parte de nuestras vidas. Lamento lo que te pasó, me parte el alma pensar en lo que les pasó a esos tres niños. Todo esto ha tratado de ellos desde el principio”.

“Comenzó con la desaparición de dos niños. Alcé la voz y dije ‘¿dónde están los niños, dónde están los niños, dónde están los niños? Devuélvenos a nuestros niños’”.

A Vallow, le preguntó: “¿Por qué Lori? ¿Por qué Lori? ¿Por qué? ¿Por el poder, el sexo y la codicia? ¿Para qué? ¿Para qué?”.

Woodcock agradeció a todos los miembros del jurado, los “meticulosos” fiscales y todos los agentes encargados de hacer cumplir la ley que trabajaron en el caso, ya que reconoció que algunas de las imágenes que la gente “vio en este caso... tal vez algunas personas nunca lo olvidarán”.

Los fiscales también celebraron el veredicto y prometieron que están “comprometidos a buscar justicia para Tylee Ryan, JJ Vallow y Tammy Daybell”.

Lori Vallow Daybell escuchando de pie la lectura del veredicto del jurado (AP)
Lori Vallow Daybell escuchando de pie la lectura del veredicto del jurado (AP)

“Estamos muy complacidos con el veredicto del jurado y queremos agradecerles, así como a los suplentes, por su servicio durante las últimas seis semanas durante este juicio”, decía la declaración.

“Dado el caso pendiente contra el coacusado, no podemos otorgar más entrevistas ni discutir más detalles sobre este asunto. Queremos asegurarles a cada uno de ustedes que seguimos comprometidos a buscar justicia para Tylee Ryan, JJ Vallow y Tammy Daybell”.

“También queremos expresar nuestro sincero agradecimiento a los muchos miembros de las fuerzas del orden público y la comunidad que trabajaron juntos sin parar para que Lori Vallow Daybell rindiera cuentas”.

JJ y Tylee desaparecieron sin dejar rastro en septiembre de 2019, y su madre se negó a revelar su paradero tanto a las autoridades como a los familiares desesperados de los niños.

Un mes después, Tammy, una mujer sana de 49 años, también murió de forma repentina. En un principio, se dictaminó que su muerte fue por causas naturales.

Esta extraña ola de desapariciones y muertes se produjo solo unos meses después de que el hermano de Vallow, Alex Cox, asesinara a tiros al cuarto marido de Vallow, Charles Vallow, en Arizona en julio de 2019.

Con los hijos de Vallow y sus dos cónyuges fuera del panorama, ella y Daybell se embarcaron en una nueva vida juntos: viajar a Hawái para casarse en una boda de cuento de hadas en la playa.

Pero, con el paso de los meses desde las últimas señales de vida de los hijos de Vallow, las preocupaciones crecieron, lo que llevó a las autoridades a exhumar el cuerpo de Tammy. La autopsia posterior reveló que había muerto por asfixia.

En junio de 2020, nueve meses después de que los vieron con vida por última vez, los restos de Tylee y JJ fueron encontrados enterrados en los terrenos de la propiedad de Daybell en Rexburg, Idaho.

A JJ, que tenía autismo, lo asfixiaroncon una bolsa de plástico pegada al rostro, su pequeño cuerpo aún vestía una pijama roja. Por otro lado, fue imposible determinar la causa de la muerte de Tylee, ya que se encontraron los huesos y partes del cuerpo carbonizados y desmembrados de la adolescente esparcidos en el suelo del cementerio de mascotas de Daybell.

Larry Woodcock abraza a una asistente tras la lectura del veredicto (AP)
Larry Woodcock abraza a una asistente tras la lectura del veredicto (AP)

Los miembros del jurado del tribunal del condado de Ada en Boise, Idaho, tardaron casi siete horas en declarar culpable a Vallow de todos los cargos relacionados con los tres asesinatos después de un agotador juicio de seis semanas en el que el panel escuchó detalles desgarradores sobre la trayectoria de destrucción mortal de la madre del culto del fin del mundo y vio imágenes gráficas de los restos de los niños asesinados.

El estado convocó a más de 60 testigos para presentar su caso de que Vallow estaba motivada tanto por sus creencias del culto del fin del mundo como por la lujuria por Daybell y la codicia financiera cuando conspiró con él y su hermano Cox para matar a las tres víctimas.

La defensa adoptó una estrategia controvertida, que puede haber perjudicado su caso, y sorprendió a la corte el martes cuando los abogados de Vallow anunciaron que no presentarían ningún caso de defensa ni llamarían a ningún testigo, permitiendo así que los argumentos finales comenzaran antes de lo previsto.

Durante los argumentos finales del jueves, los fiscales argumentaron que Vallow se había dejado llevar por “dinero, poder y sexo” para matar a las tres víctimas.

Vallow y Daybell se conocieron en una conferencia religiosa en octubre de 2018 cuando ambos estaban casados y comenzaron una aventura amorosa.

A medida que crecía su romance, también sus creencias de culto y su conspiración para matar.

Los miembros del jurado escucharon que la pareja del fin del mundo creía que estaba en una misión religiosa para reunir a los 144.000 y que había un “sistema de clasificación de luz y oscuridad” para los espíritus de las personas que los rodeaban.

En las semanas y meses anteriores a los asesinatos, Vallow supuestamente les dijo a sus amigos que JJ y Tylee se habían convertido en “demonios”.

Los fiscales dijeron que Vallow usó estas creencias para “justificar” los asesinatos de sus hijos y su rival amorosa.

El estado argumentó que los asesinatos fueron “premeditados” y “planeados”, señalando pruebas que incluyen el alijo de teléfonos desechables que tenían los tres presuntos cómplices, la práctica de Cox en un campo de tiro antes de un intento fallido contra la vida de Tammy y un plan deliberado para que Vallow estuviera en Hawái en el momento del asesinato de Tammy.

Días antes de que mataran a cada niño, Vallow supuestamente modificó sus pagos del Seguro Social para que el dinero se depositara directamente en su cuenta.

Tylee Ryan y Joshua “JJ” Vallow (Foto suministrada por la familia)
Tylee Ryan y Joshua “JJ” Vallow (Foto suministrada por la familia)

El fiscal Rob Wood dijo al jurado que Vallow era la cabecilla del complot asesino y que ella “manipuló psicológicamente” tanto a Daybell como a Cox para cometer los asesinatos.

“Utilizaron la religión como una herramienta para manipular a otros. Lori manipuló a Alex Cox a través de la religión”, dijo.

“Ella manipuló a Chad a través del control emocional y sexual”.

Vallow era el “único hilo común” que vinculaba a todos los sospechosos y asesinatos, dijo.

Mientras tanto, en la declaración final de la defensa, los abogados de Vallow argumentaron que, en lugar de ser la líder, Vallow era la “seguidora” de su nuevo amante, Daybell.

Vallow denunció a su amante por primera vez en los casi tres años que tardó el caso en llegar a juicio cuando su abogado Jim Archibald trató de pintarla como una “buena madre” trabajadora cuya vida se deshizo repentinamente cuando conoció a Daybell.

“Un año después de conocer a Chad, mueren cuatro personas”, dijo Archibald.

El abogado defensor argumentó que Vallow estaba “bajo el control” del autor de libros sobre teorías sobre el fin del mundo, bajo el hechizo de la “locura” de sus creencias de culto.

El abogado defensor pasó a culpar por los asesinatos de Tylee y JJ directamente a Daybell y Cox argumentando que no había evidencia que ubicara a Vallow en la escena de los tres asesinatos ni en la propiedad de Daybell cuando los niños fueron enterrados allí.

Finalmente, el panel de 12 jurados no estuvo de acuerdo y determinó que la evidencia mostraba, más allá de toda duda razonable, que Vallow asesinó a sus hijos y conspiró para asesinar a su rival amorosa.

Los presuntos coconspiradores de Vallow aún no se han enfrentado a la justicia por los asesinatos.

Chad y Tammy Daybell antes de su muerte en octubre de 2019 (Facebook)
Chad y Tammy Daybell antes de su muerte en octubre de 2019 (Facebook)

Daybell debía ser juzgado con Vallow, pero dividieron los casos semanas antes de la comparecencia de Lori en la corte.

Ahora debe ser juzgado en 2024 por los tres asesinatos.

La tercera persona acusada por los fiscales estatales como coconspirador en el caso nunca tendrá su día en la corte.

El 11 de diciembre de 2019, horas después de que se exhumara el cuerpo de Tammy, Cox murió de manera repentina a la edad de 51 años. Su muerte también se determinó por causas naturales, con indicios de un coágulo de sangre incrustado en las arterias de sus pulmones. Sin embargo, se encontró en su sistema la droga de sobredosis Narcan.

Los problemas legales de Vallow también están lejos de terminar, ya que todavía enfrenta un juicio en Arizona por cargos de conspiración con Cox para asesinar a Charles Vallow.

Traducción de Michelle Padilla