Anuncios

Localidades agotadas: qué hay detrás del boom de hinchas en los estadios del fútbol argentino

Los hinchas de los clubes de primera división agotan entradas y llenan las canchas todos los partidos
Los hinchas de los clubes de primera división agotan entradas y llenan las canchas todos los partidos - Créditos: @Marcelo Endelli

Desde hace al menos un año, las canchas de la Liga Profesional lucen repletas. En algunos partidos, incluso, se anunció por los altoparlantes que la capacidad de los estadios había sido colmada antes del pitazo inicial. No pudo ingresar más gente. Los clubes, mientras tanto, acumulan récords de socios y de abonados a plateas. ¿Las razones? Desde el furor por el fútbol de los campeones del mundo tras el éxito conseguido en Qatar a las promociones que realizan algunas entidades -financiación en cuotas, packs de abonos- para aumentar sus ingresos. Aquí, los fundamentos del boom de hinchas en las tribunas argentinas.

“Un hecho fundamental es incentivar a que los clubes asocien gente para que el fútbol sea aún más accesible. Una cuota promedio de un club ($10 mil) te da acceso a dos partidos de local en el mes y permite gozar de todos los beneficios por ser socio de un club”, alegan desde la Liga Profesional (la banda para el precio unitario de una popular va de los $ 8000 a los 9900). E informan que dentro de las actividades que promueven están las “experiencias únicas”, como los niños escolta (los chicos que acompañan a los futbolistas que salen a las canchas). “Para participar, la gente sí o sí tiene que ir a la cancha”. Aclaran, además, que el fútbol “es el evento más barato para asistir” y que los hinchas “lo están entendiendo”. Los números avalan esta afirmación: muchos clubes se jactan de haber batido récords de abonados a sus plateas y de socios que pagan mes a mes.

A sabiendas de que la tercera Copa de Mundo conseguida en Qatar podía servir de espaldarazo para fomentar la asistencia a las canchas, la Liga Profesional decidió empezar a compilar la cantidad de espectadores por partido y por fecha. Así, las cifras disponibles desde enero del año pasado muestran dos picos claros de asistencia: la tercera jornada del torneo local (justo cuando River estrenó su remodelado Monumental, con capacidad para más de 80 mil personas) y la fecha 7 de la Copa de la Liga, que fue la de los clásicos. En ambos casos se superaron los 24 mil espectadores de promedio por partido . Un detalle: la Liga no desagrega la información club por club, sino que la compila sumando los catorce partidos de cada fecha. Y aunque los 20.268 asistentes de promedio en la liga pasada y los 21.022 en la última Copa de la Liga pueden parecer pocos, hay que tener en cuenta que algunas canchas de la primera división no llegan ni siquiera a esa capacidad: el Claudio “Chiqui” Tapia, de Barracas Central, tiene 4.400 lugares habilitados. Y esta temporada se agregó el Guillermo Laza, de Riestra, con un aforo máximo de 3.000 personas.

Para hacer una comparación completa de los índices de asistencia habrá que esperar un tiempo: sólo puede evaluarse contra los datos disponibles del año pasado. De todas maneras, las cifras de las cuatro primeras fechas de la Copa de la Liga 2024 -las únicas disponibles hasta ahora de esta temporada- muestran que la tendencia se mantiene . O, mejor aún, que la asistencia aumenta. Un dato: la tercera fecha de la actual Copa de la Liga (disputada entre el sábado 3 y el martes 6 de febrero) arroja números similares a las mejores jornadas de 2023: 339.453 espectadores en total y una media de 24.246 simpatizantes por encuentro. Así, todo hace pensar que este fin de semana, con la fecha de los clásicos de la Copa de la Liga Profesional, se superará el récord de la tercera jornada de la liga pasada (347.439 personas).

La Bombonera, también repleta en todos sus partidos
La Bombonera, también repleta en todos sus partidos - Créditos: @Daniel Jayo

Entre los clubes que coleccionan sold-outs en sus partidos está River, que lleva 51 encuentros con el cartelito de “entradas agotadas”. Ya no se cuelga en las boleterías, sino que se comunica a través de las redes sociales. “Simplificamos los pasos para que la gente pudiera ir a la cancha y mejoramos la accesibilidad”, resume Stefano Di Carlo, secretario general de la entidad millonaria. Y continúa: “Pasamos de 80 mil socios a 350 mil, sólo detrás de Bayern Munich a nivel mundial. A eso le sumamos una base de datos de 1,2 millones de personas que alguna vez usaron la plataforma de RiverID para hacer alguna transacción. El sold-out se sostiene con reglas de liberación cuando el abonado no va: podemos rotar y que pueda ir más gente por primera vez a la cancha ”.

En este sentido, River manda automáticamente un mail al socio que realizó más intentos fallidos de compra (porque ya no había tickets disponibles). “Prohibimos la venta interna y todo se hace a través del entorno online. Y no ponemos ni filtros ni scoring, porque si lo hiciéramos no hay incentivos para que nadie se sume. Estaríamos cerrados y nunca nadie podría ir a la cancha por primera vez”, alega Di Carlo. La sobreabundancia de socios (River podría llenar más de cuatro Monumentales sólo con quienes pagan mes a mes) contrasta con la necesidad de otros equipos, que tienen capacidad disponible en sus canchas y buscan fidelizar a ese público ocasional. Lo hace Argentinos Juniors, por ejemplo: “Habilitamos un sector en la cancha para socios que hacen otros deportes. Informamos la lista de esta gente a las autoridades y la ponemos en una tribuna ”, cuenta Alejandro Roncoroni, secretario general del Bicho de La Paternal. “A la larga el fútbol enamora, sobre todo en clubes chicos. Te enamorás porque es un club familiar, no hay robos ni nada raro. Y es un plan a largo plazo: traemos a la gente de las actividades deportivas porque sabemos que a la larga los vamos a ir fidelizando”.

La platea principal del estadio Guillermo Laza, la cancha de Deportivo Riestra, equipo que se debuta en primera división esta temporada
La platea principal del estadio Guillermo Laza, la cancha de Deportivo Riestra, equipo que se debuta en primera división esta temporada - Créditos: @Gonzalo Colini

El plan incluso funciona con hinchas de otros equipos, que compran sus entradas en el día para ver fútbol en primera persona, aunque no sean hinchas de Argentinos. “Nos está dando resultado. Estamos jugando a cancha llena hace casi dos años y metemos 12 mil personas en casi todos los partidos”, agrega Roncoroni. En el estadio Diego Armando Maradona se entusiasman, incluso, con una futura ampliación del estadio, que muy pronto puede quedarles chico: el club tiene 20 mil socios, muy cerca de los 25 mil que tenía en 1985, con el Bicho campeón de la Copa Libertadores .

River, en cambio, “hace 14 meses que no vende una entrada a un no socio”, informa su secretario general. Claro, no lo necesita. ¿El secreto para que el hincha agote los tickets fecha a fecha? “Tecnología, sistema de reglas y decisión política. Lo que se dice se cumple” , resume Di Carlo. Y resalta que este proceso de modernización en los sistemas “no tiene correlato con ningún proceso deportivo: River quedó eliminado en octavos de final de la Copa Libertadores el año pasado”. En San Lorenzo, por caso, el correlato entre la cantidad de hinchas en el Nuevo Gasómetro -el Ciclón juega con más de 30 mil almas en su cancha- está dado por un proceso electoral: después de padecer la suspensión de los comicios en 2022, los socios pudieron votar el año pasado. Y eligieron a Marcelo Moretti como presidente. “El récord histórico era de 7700 abonados (en 2014, temporada en la que el Ciclón ganó la Copa Libertadores) y este año superamos los 21 mil”, cuenta el máximo dirigente de San Lorenzo. Y agrega: “Entendimos la situación económica de la gente y nos llevamos una enorme y grata sorpresa, seguramente por el viento a favor de haber ganado las elecciones por amplio margen y porque la gente confía mucho en nosotros. Más allá de los casi 80 mil socios que pagan la cuota, los abonados nos dieron un plus, porque recaudamos casi 900 mil dólares con estos abonos semestrales ”.

Cada vez más grupos familiares aprovechan los descuentos que ofrecen los clubes para asociarse o abonarse y tener su lugar asegurado en los diferentes estadios de la primera división
Cada vez más grupos familiares aprovechan los descuentos que ofrecen los clubes para asociarse o abonarse y tener su lugar asegurado en los diferentes estadios de la primera división - Créditos: @Marcelo Endelli

Detrás del récord hubo un plan armado por Mariano Marino, contador de profesión, vocal por el oficialismo de San Lorenzo e integrante de la tesorería del club. “Teníamos mucha demanda de abonos, pero no había una política clara. Así que decidimos aceptar financiación en tres y seis cuotas sin interés. Y armamos packs: tres abonos al precio de dos; cuatro abonos al precio de tres. Además, no hubo ajuste por inflación y mantuvimos los abonos al valor que los había dejado la comisión directiva anterior”; cuenta Marino. Y detalla otra acción innovadora: el pack abono popular. “Pagando 30 mil pesos tenías asegurado tu lugar en los tres partidos de la fase de grupos de la Copa Libertadores y siete del torneo local. El abono te aseguraba que tu carnet iba a estar habilitado para los diez partidos ”. Así, el club se aseguró tener el 50% de la capacidad del Nuevo Gasómetro cubierta con los abonados (21 mil sobre 42 mil) y le dio a su tesorería un importantísimo ingreso. “Financieramente, la medida fue un éxito”, completa Marino.

En Córdoba, Talleres también puede jactarse de jugar en un Mario Alberto Kempes que casi siempre rebosa de hinchas. El club informa que tiene 70 mil socios activos y con la cuota al día (el estadio tiene capacidad para 57 mil hinchas), y que desde el 2019 hay un único pago mensual por el cual todos los socios tienen derechos y obligaciones según el estatuto, acceden a beneficios en la tienda oficial y comercios adheridos, participan de experiencias y tienen ubicación en estadio. “La masiva presencia en el Kempes, es el reflejo de una muy buena combinación entre la fidelidad histórica del hincha albiazul, con una visión de gestión que ha fortalecido el rol institucional y social del club, y que va consolidando un proyecto deportivo con un Talleres protagonista que ilusiona”, aporta Miguel Cavatorta, director de relaciones institucionales de la T.

En Belgrano, su clásico rival, se replica el fenómeno: los 30.500 lugares del Gigante de Alberdi hace rato que resultan pocos para la hinchada del Pirata. Así que desde diciembre el club está en obras para agrandar la capacidad de la tribuna Cuéllar y elevar la capacidad hasta los 36 mil espectadores. Mientras tanto, agota cada vez que juega, una costumbre que se extiende incluso a su temporada en la Primera Nacional (2022).

En Rosario también se juega a cancha llena. Tanto el Marcelo Bielsa (42.000 lugares) como el Gigante de Arroyito (41.465 localidades) lucen repletos cada vez que Newell’s o Rosario Central juegan en su ciudad. Para el clásico de este domingo las entradas populares están agotadas, mientras que el cojunto leproso sacó a la venta este jueves un remanente de plateas exclusivamente para socios. El Coloso, como ya es costumbre, no tendrá ni un lugar.

La previa en el último Racing vs. Independiente

Para la Liga Profesional, 2023 fue el año del “boom del fútbol local”. En la web oficial de la entidad que agrupa a todos los clubes de primera división pueden leerse algunos datos de la temporada pasada: récord histórico de socios (1,7 millones sumando los 28 equipos a diciembre de 2023), récord de rating en las transmisiones televisivas (11 puntos de promedio, con récord de 14 en la fecha de los clásicos, un 45% más de audiencia que el resto de las jornadas), récord de asistencia, con un promedio del 79% de capacidad ocupada) y más de 170 obras en curso en los clubes de la máxima categoría. La pregunta que se hace la Liga es si el actual nivel de ocupación se mantendrá pese a las actuales variables económicas. “Todo dependerá de lo que dure el bajón actual. Si el rebote es a mitad de año no pasará nada. Si se demora, la gente comenzará a achicarse. Y eso, en algún momento, puede afectar a los clubes”, dice un dirigente de la primera división. Por lo pronto, las tribunas no lo sienten. Y en el país de los campeones del mundo se juega a cancha llena. Casi siempre.