Anuncios

Liga Nacional de Básquetbol: San Lorenzo y Atenas, dos históricos que lucharán por no descender en una serie de alta tensión

Alejandro Konsztadt y Lucas Pérez, figuras de Atenas y San Lorenzo, que a partir de este domingo y al mejor de cinco encuentros protagonizarán el playout por la permanencia en la Liga Nacional de Básquetbol.
Alejandro Konsztadt y Lucas Pérez, figuras de Atenas y San Lorenzo, que a partir de este domingo y al mejor de cinco encuentros protagonizarán el playout por la permanencia en la Liga Nacional de Básquetbol.

Muchos son los gigantes o grandes campeones que alguna vez atravesaron situaciones complicadas, incluso fuera del deporte. Salido de los grandes planos desde hace tiempo, quizás Atenas, de Córdoba, vaya viendo más difusa su huella en el básquetbol argentino, pero sus pisadas siguen siendo profundas: el Griego es el máximo ganador de la historia de la Liga Nacional y el único club que juega el torneo desde que se creó la competencia. Un coloso. Algo parecido le pasa a San Lorenzo de Almagro, otro grande, que irrumpió en las últimas temporadas con cinco títulos de campeón en fila. Pues los dos equipos se verán cara a cara desde este domingo en un mano a mano de altísima tensión, cuyo perdedor descenderá de categoría. Extraño lugar para dos de los tres clubes más veces campeones del certamen creado por León Najnudel.

Mucha historia atestiguará esta serie al mejor de cinco juegos que será televisada por D Sports y TyC Sports. Puede tratarse de un antes y un después en este deporte: el más exitoso en las casi 40 décadas años de Liga Nacional o uno de los pesos pesados del deporte argentino dejará de estar en la elite. Con la carga de presión que ello implica, basquetbolistas muy experimentados de ambos equipos y un histórico dirigente contaron a LA NACION cómo afrontan este duelo, al que, sin embargo, le quitaron dramatismo. La importancia del trabajo en conjunto entre jugadores y directivos. Autocríticas. Responsabilidades de haber llegado a este momento. Y cómo será el futuro del club al que le toque afrontar la Liga Argentina el próximo año. De eso hablaron sin evasiones.

Lucas Pérez marca a Federico Mariani en el polideportivo cordobés Carlos Cerutti, que recibirá el partido 3 y el eventual 4 del cruce entre dos de los tres máximos ganadores de la historia de la Liga.
Lucas Pérez marca a Federico Mariani en el polideportivo cordobés Carlos Cerutti, que recibirá el partido 3 y el eventual 4 del cruce entre dos de los tres máximos ganadores de la historia de la Liga.

La caída del imperio griego

Germán Filloy, Carlos Cerutti, Marcelo Milanesio, Héctor Campana, Fabricio Oberto, Diego Osella, Bruno Lábaque escribieron muchas de las páginas de la exitosa aventura de Atenas. El equipo cordobés, único de asistencia perfecta en los 38 años de Liga, logró nueve coronas (1987, 1988, 1990, 1991-’92, 1997-’98, 1998-’99, 2001-’02, 2002-’03 y 2008-’09). Y encarnó como pocos la representación del básquetbol argentino, conmoviendo por televisión a amantes de este deporte que lo siguieron en el ámbito internacional, en el que pisó fuerte y obtuvo seis conquistas. Hasta estuvo cerca de enfrentarse con el Chicago Bulls de Michael Jordan en París, en 1997.

Pero en los años recientes la realidad de este gigante es otra. En las últimas cuatro temporadas evitó el descenso en dos ocasiones, y lo intentará en esta serie ante San Lorenzo. “Es inexplicable para nosotros. El equipo que tenemos no es como para estar en esta situación. La institución no hizo un gasto como para haber llegado hasta acá. Los jugadores han reconocido sus fallas, no había habido un buen clima entre ellos. Tampoco con los técnicos, que fueron cuatro, y ha habido un cúmulo de cosas que han pasado y no sabemos que fueron, pero nos hicieron llegar a este resultado”, explicó Felipe Lábaque, el presidente de Atenas.

Oberto, con Felipe Lábaque: el 7 vuelve a Atenas
Un referente de Atenas por lo que hizo en las canchas, Fabricio Oberto, y uno de los escritorios, el presidente Felipe Lábaque. - Créditos: @Gentileza La voz del Interior

Sin embargo, el dirigente se hizo cargo del momento. “Soy el máximo responsable de esto. Atenas sigue siendo muy gigante [sic], pero no tiene una infraestructura acorde con lo que es la institución. Cuando estuvo la pandemia nos dimos cuenta de que teníamos que tener nuestra propia cancha, porque nos quedamos sin lugar donde jugar. El Polideportivo Cerutti fue usado para la vacunación y hasta para internación de pacientes con Covid. Anduvimos peregrinando, hasta íbamos a hacer de locales en La Rioja. Entonces, en la comisión directiva decidimos gastar gran parte del presupuesto en un estadio propio y no en un equipo de básquet. Además, había otra gran demanda de la cantidad de disciplinas que tiene la institución. Se planteó que no todo el dinero fuera usado para el básquet y que fuera para las demás disciplinas. Fueron varias las cosas que sucedieron”, justificó.

Sus días como presidente y como hincha de Atenas están muy lejos de ser los de tiempos dorados. “Estoy muy mal, anímicamente muy mal, estoy pésimo. No imaginé ni en mis peores pesadillas ver a Atenas jugar por no descender. Si sucede, vamos a participar en la Liga Argentina, vamos a armar un equipo para volver dentro de un año y vamos a poder hacerlo en nuestro estadio modelo, que vamos a inaugurar dentro de dos meses. De todos modos, tenemos plena confianza en los jugadores, que son los que nos llevaron hasta acá, y son ellos los que deben salvarnos”, dijo Lábaque, que subrayó su gran afecto al Griego. “Mi amor por Atenas es incondicional. A la prueba la doy con todo lo que hago por el club. Estoy desde hace muchos años: fui jugador, dirigente, médico durante 20 años; a mi esposa la conocí en el club, mi suegro es uno de los fundadores, mis hijos jugaron en el club. Así que a mi cariño y al amor que le tengo los muestro a cada instante”, rescató el padre de Bruno, base titular en la primera década del siglo.

Marcelo Milanesio le puso un broche brillante a su carrera, y Atenas se lo agradeció
Marcelo Milanesio, el máximo ídolo de Atenas, club en el que ganó siete veces la Liga; el cordobés simboliza la historia del Griego.

Como afirma el presidente, son los jugadores los que definirán si Atenas se queda en el lugar que le corresponde por historia. Omar Cantón tiene 40 años, es el capitán, tiene un extenso recorrido y sabe lo que implica una serie de esta magnitud. “Estamos bien como grupo, venimos preparados desde hace un tiempo para esta situación. Al tener una temporada tan irregular, la única ventaja es que ya éramos conscientes de que íbamos jugar por la permanencia, así que aprovechamos todo este último tiempo y estos días desde el cierre de la etapa regular para pensar en San Lorenzo”, advirtió.

Como líder de la plantilla, explicó qué sucedió como para que Atenas deba luchar por no descender: “Tuvimos muchísimos problemas con los extranjeros y cambios de entrenadores. Nunca nos acomodamos, hasta la llegada del actual DT, Álvaro Castiñeira, cuando logramos organizarnos. Pasaron demasiadas cosas que podíamos controlar. Una, la ida de extranjeros, era evitable, no contratando a tantos desde el inicio. Al principio teníamos cinco, se fueron por la situación complicada del dólar por la que pasa el país, y eso nos dio inestabilidad. Pero digo todo esto con el diario del lunes”, expresó el rosarino, que se contó sobre el gran apoyo dirigencial que el plantel recibió durante toda la temporada.

Omar Cantón, capitán de Atenas a los 40 años.
Omar Cantón, capitán de Atenas a los 40 años.

Que Atenas descendiera sería no sólo un golpe muy duro para sus hinchas, sino también una sorpresa para el básquetbol argentino. Pero Cantón quitó dramatismo al contexto: “Lo principal es ser consciente de la camiseta que llevamos puesta, y después intentaremos hacer las cosas lo mejor posible. Sabemos qué equipo y lo que podemos dar. Nosotros tenemos que entrar a la cancha de básquet, jugar y sacarnos la presión de que jugamos en Atenas. Además, no le tenemos miedo al descenso en este club histórico”, concluyó.

Un Ciclón que ya no arrasa

En la otra vereda de este enfrentamiento está San Lorenzo, dueño de una historia mucho más breve pero también muy exitosa. Se reinsertó en la Liga Nacional en 2015, luego de adquirir la plaza de 9 de julio, de Río Tercero, Córdoba. Y de la mano del entrenador Julio Lamas, que logró el campeonato en sus primeras dos temporadas, comenzó un camino lleno de alegrías en el básquetbol de una de las instituciones más grandes del país, y que incluyó cinco trofeos (2015-’16, 2016-’17, 2017-’18, 2018-’19 y 2020-’21). En el año en que se creó la Liga, San Lorenzo participó pero descendió, y regresó hace apenas siete temporadas. En este tramo contemporáneo se convirtió en el único que logró un pentacampeonato, que lo puso entre los tres más ganadores, a la par de Peñarol, de Mar del Plata.

De fiesta: San Lorenzo y la costumbre de ser campeón
Los días felices de San Lorenzo, el único club de la Liga Nacional que obtuvo cinco títulos de campeón en fila.

Entre las figuras más preponderantes que pasaron por San Lorenzo están Nicolás “Penka” Aguirre, el único jugador presente en las cinco conquistas de la Liga. Gabriel Deck es el máximo goleador de la historia del club. Y también brillaron Walter Hermann, Marcos Mata y Matías Sandes. Pero el tiempo hermoso pasó hace mucho para los cuervos. El poderío económico actual es lo opuesto al que el Ciclón ostentaba hasta poco después de la suspensión por la pandemia. Y aunque en el club no quieren ni pensar en que puede suceder lo peor, confirmaron ante LA NACION que en caso de descenso afrontará la segunda categoría, con el objetivo de volver lo antes posible.

Federico Marín tiene 40 años (cumplirá 41 el próximo martes, día del segundo capítulo de la serie contra Atenas) y es uno de los capitanes del equipo comandado por el director técnico Leonardo Costa. El alero vistió 12 camisetas en la Liga y sabe muchísimo sobre cómo afrontar batallas pesadas. “Es una nueva oportunidad de disfrutar, pero de otra manera. Es un desafío más al final de mi carrera”, contó. La preparación es clave para él: “Estamos muy enfocados en el estudio táctico de esta serie, en lo que queremos mejorar en el juego nuestro y también en lo que hará el rival. La espera se hizo muy larga; hay que saber manejar las emociones y la ansiedad”.

El olavarriense Federico Marín, otra figura de 40 años que ejerce la capitanía; en su caso, compartida en San Lorenzo.
El olavarriense Federico Marín, otra figura de 40 años que ejerce la capitanía; en su caso, compartida en San Lorenzo.

Esa preparación abarca un entrenamiento emocional. “Tuvimos un psicólogo deportivo que hizo hincapié en el trabajo mental, algo que considero fundamental hoy en día. Él estuvo aplicando herramientas y charlas para manejar la ansiedad, y transformar la presión en una fuerza que ayude, que sea motivadora y no pesada, porque puede jugar en contra”, detalló el cocapitán azulgrana.

En su análisis están también los motivos de por qué San Lorenzo debe lidiar con esta instancia. “Nadie decide pasar por una situación como ésta. Nosotros queríamos superar o igualar la última campaña, pero pasaron situaciones desfavorables, como lesiones que no fueron por no trabajar de buena manera, sino que pueden pasarle a cualquiera. Por ejemplo, que un jugador se le cayó encima a otro. La verdad es que sufrimos mucho eso, pero no pusimos excusas y seguimos trabajando en silencio”, argumentó Marín.

Marín piensa que las lesiones fueron un motivo central que llevó al Ciclón a esta delicada situación.
Marín piensa que las lesiones fueron un motivo central que llevó al Ciclón a esta delicada situación.

Además, el oriundo de Olavarría reconoció a la directiva del club y opinó por qué San Lorenzo debería ser quien mantendrá la categoría en la Liga. “No tengo palabras más que de agradecimiento por el apoyo de los dirigentes; siempre estuvieron con nosotros. Llevo 22 años jugando la Liga y éste es el lugar donde mejor me trataron. En todo aspecto, personal y deportivo. No nos faltó nada. Nos brindaron todo y el club tiene una estructura maravillosa. Por eso San Lorenzo tiene que quedarse en la categoría, porque es de la clase de clubes que le hacen bien a nuestro básquet”.

Y en esa línea, excluye de su vocabulario a la palabra “descenso”. Es terminante Marín en eso: “Te soy sincero: no doy espacio ni tiempo a pensar en eso. Me veo yéndome tranquilo por haber dejado todo, y la mejor manera de afrontar esto es pensar que vamos a hacer lo mejor para cumplir el objetivo”.

San Lorenzo o Atenas. No hay lugar para los dos. La Liga Nacional perderá a uno de los tres máximos exponentes de su rica historia y sentirá la ausencia. Le queda una esperanza: los dos están dispuestos a volver sin demoras al básquetbol más grande de la Argentina.

El programa de la serie por la permanencia

  • Primer juego: domingo 30/4 a las 20.30, San Lorenzo vs. Atenas, en el Polideportivo Roberto Pando. D Sports.

  • Segundo juego: martes 2/5 a las 21, San Lorenzo vs. Atenas, en el Polideportivo Roberto Pando. TyC Sports.

  • Tercer juego: martes 9/5 a las 21, Atenas vs. San Lorenzo, en el Polideportivo Carlos Cerutti, de Córdoba. TyC Sports.

  • Cuarto juego: jueves 11/5 a las 21, Atenas vs. San Lorenzo, en el Polideportivo Carlos Cerutti, de Córdoba. TyC Sports. (*)

  • Quinto juego: martes 16/5 a las 21, San Lorenzo vs. Atenas, en el Polideportivo Roberto Pando. TyC Sports. (*)

(*) en caso de ser necesario