Anuncios

Liga de Expansión, el cementerio del talento joven mexicano, porque así lo quisieron

Partido de Liga de Expansión entre Tapatío y Atlético Morelia. (Oscar Meza/Jam Media/Getty Images)
Partido de Liga de Expansión entre Tapatío y Atlético Morelia. (Oscar Meza/Jam Media/Getty Images)

La Liga de Expansión nació en 2020 como una supuesta vitrina de jóvenes talentos. Con la decisión de eliminar ascensos y descensos en el futbol nacional, los federativos inauguraron esta liga para llenar el hueco que se abría con el adiós al Ascenso MX, cuyos clubes alertaron en los meses precedentes sobre diversas crisis económicas que ponían en riesgo sus existencias. El nuevo formato pretendió subsanar esas fisuras monetarias: se consideró que ningún equipo tenía la infraestructura para jugar en Liga MX, y se dio pie a la eliminación de ascensos y descensos.

Para la conformación de Expansión MX, se contemplaron a algunas franquicias existentes, equipos filiales de instituciones de Primera División y un par de clubes de Liga Premier (Tercera División, en términos reales). A dos años de su creación y puesta en marcha, la utilidad de este torneo es vista con escepticismo en diversos frentes. Renato Paiva, director técnico portugués del León, lanzó una crítica a Expansión MX por la forma en que bloquea a los jóvenes y les resta posibilidades de llegar al máximo circuito.

Paul Bellón jugó en la Liga de Expansión, pero llamó la atención de León en un partido amistoso entre su exequipo, UdeG, y los Esmeraldas. (CLAUDIO CRUZ/AFP via Getty Images)
Paul Bellón jugó en la Liga de Expansión, pero llamó la atención de León en un partido amistoso entre su exequipo, UdeG, y los Esmeraldas. (CLAUDIO CRUZ/AFP via Getty Images)

“Que no hay descenso, no sé si en algún lugar del planeta fuera de la MLS hay un campeonato sin descenso. Eso es muy injusto para quien está en la Liga de Expansión: trabajas y no vas a llegar al lugar que sueñas. Entrenador, jugador, hincha, eso no me hace lógica", señaló el timonel en entrevista con TUDN. Además, Paiva cuestionó la supuesta intención de este campeonato sea un semillero de talentos jóvenes.

“Lo que veo raro es la menor preocupación por el desarrollo del jugador mexicano y eso sí es un problema claro: no estás mirando para divisiones abajo, entonces nunca estás proporcionando (la oportunidad) a estos jugadores de Expansión y que lleguen a Primera y se muestren. Si no es por un partido amistoso, Paul Bellón no estaría donde está hoy. ¿Cuántos Bellón hay en Expansión? Es el tema, y es mexicano". Bellón, defensa del León y titular durante casi todo el torneo, sólo llamó la atención del club esmeralda por un partido que jugaron contra Leones Negros, exequipo del jugador y que milita en Expansión MX. Es decir, los clubes ni siquiera se fijan en la liga que supuestamente debería de ser vitrina para nuevos talentos: pesa más como referencia un partido no oficial.

Durante dos años, los nombres propios surgidos de la Liga de Expansión se cuentan con los dedos de una mano. El caso más reseñable podría ser Arturo Palermo Ortiz, zaguero de Pumas, que sin embargo dista mucho de ser una promesa (tiene 30 años). Chivas ha echado mano de algunos juveniles surgidos de ahí, como Luis Olivas, Alejandro Chiquete o Pavel Pérez. Ninguno plenamente consolidado en Primera —Chiquite es titular, pero su recorrido en el Primer Equipo todavía es breve—. Además, se entiende que Chivas debe recurrir a ese mercada obligatoriamente al jugar sólo con elementos mexicanos.

Roberto Alvarado encontró mejor vitrina en el extinto Ascenso MX que los jóvenes de la actualidad en Expansión MX. (Refugio Ruiz/Getty Images)
Roberto Alvarado encontró mejor vitrina en el extinto Ascenso MX que los jóvenes de la actualidad en Expansión MX. (Refugio Ruiz/Getty Images)

Si unas de las críticas al extinto Ascenso MX era que ahí no florecían "promesas", es necesario recordar que jugadores como Roberto Alvarado (Celaya), Erik Sánchez (Mineros) y Johan Vásquez (Cimarrones) pasaron por esa competencia y luego jugaron en Primera División con desempeños satisfactorios. Esto deja ver que cuando el objetivo no era tener un semillero surgían más talentos. Para muestra otro botón: en cinco torneos, ha habido diez campeones de goles (siete mexicanos y tres extranjeros), y sólo uno de ellos, Guillermo Martínez, ha encontrado lugar en la Liga MX —juega en el Puebla—.

Quizá el propósito cumplido más encomiable de esta Liga ha sido revitalizar algunas plazas que durante muchos años fueron de Primera División. Particularmente, se han destacado Atlante y Atlético Morelia. Sus aficionados han disfrutado de los buenos momentos que sus equipos les han regalado (un título cada uno), aunque al final del día no exista ninguna utilidad, pues todavía no pueden ascender —el plan de la Liga MX es que hasta 2026 regrese el sistema de ascensos y descensos. Por lo tanto, no les quedará de otra que esperar o, en todo caso, comprar una franquicia de Primera División, otra práctica cuestionable que goza de salud eterna en el balompié mexicano.

¿De qué sirve tener talento joven amontonado? En todo caso, las ligas como límite de edad, como la sub-17 y, sobre todo, la sub-20 cumplen mejor con esa encomienda de ser semilleros de nuevos talentos. Entre el desinterés de la afición, la falta de oportunidades reales, y la naturaleza anticompetitiva de este formato, la Liga de Expansión se ha confirmado como un rotundo cementerio de talento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Monstruosa tormenta de arena provoca pánico y sorpresa en Mexicali