Anuncios

La Liga MX ya no pasa en televisión abierta y es muy cara, como si valiera la pena

Liga MX, el torneo costoso para sus aficionados. (Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)
Liga MX, el torneo costoso para sus aficionados. (Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)

Ver la Liga MX por televisión cada vez es más complicado, por no decir que imposible. Durante el último fin de semana, apenas hubo un partido que se transmitió en TV —el que jugaron Pumas y Juárez y fue emitido en Las Estrellas—. Todo lo demás fue enviado a las diferentes plataformas que ofertan al futbol mexicano entre sus contenidos. Y así será durante todo el torneo, así que mejor acostumbrarse.

Quedaron atrás los tiempos en que todos los partidos podrían seguirse en televisión abierta y, a lo mucho, uno o dos partidos iban al cable. Eso es historia; estamos en la nueva era, en la que sale más caro ver el futbol mexicano que ver la Premier League de Inglaterra o la Champions League, que agrupa a lo mejor de lo mejor. Nuestro balompié, lo sabemos, no está en esa órbita pero su costo haría pensar que vale la pena pagar con tal de ver un espectáculo de primera.

Las opciones sobran: desde la televisión por cable, con TUDN y Afizzionados (este último, servicio por el que hay que pagar un cargo extra al operador de cable), ESPN, hasta las plataformas de streaming: Star Plus (ESPN), Vix (TUDN) y Fox Sports Premium. Para todo hay que pagar y el costo de esas plataformas, en conjunto, puede llegar hasta a los 500 pesos, si lo que se pretende es dar un seguimiento total al futbol mexicano y no dejar ningún cabo suelto.

La comparación resulta hasta penosa: ver las dos mejores competiciones futbolísticas del orbe es mucho más barato que ver el futbol nacional: la Premier puede verse por 79 pesos en Paramount+ y la Champions por 69 pesos en HBO Max —si se contrata el paquete anual—. Pero la Liga MX sigue sumida en su mundo de perfección, en donde no hubo fracaso alguno en Qatar 2022 y es necesario pagar para acceder al "espectáculo" que ofrecen sus equipos, como si valiera la pena. Era de esperar que se llegara a esto en algún momento, pues hacia allá apunta toda la industria del entretenimiento, pero nadie imaginó que la derrota serían tan evidente en términos comparativos.

Porque no podemos mentir ni mentirnos: si no fuera por el Mundial y la frustración de queda fuera en fase de grupos, todavía veríamos con ojos de cariño a la Liga MX, pero queda ese sabor amargo por lo sucedido en tierras mundialistas, y uno de los principales responsables de aquello es precisamente el torneo local, tan complaciente con quienes aspiran a ganarlo como con quienes deberían descender para saldar su mediocre desempeño deportivo.

Y ese torneo lo quieren poner en una vitrina de lujo, como si fuera un manjar que no cualquiera puede disfrutar, cuando lo único que pueden lograr son dos cosas: que la gente se canse de seguir el futbol mexicano en vivo y se limite a comentar resultados y anécdotas, y que busquen mejores opciones. Porque pagar 500 pesos al mes en un país con tantas otras prioridades, como México, no es un lujo que muchos puedan ni quieran darse. Quizá si lo ofrecido dentro del campo fuera diferente (ni soñar con los niveles citados arriba, pero simplemente mejor, entretenido) valdría la pena hacer el sacrificio. Pero no.

La afición bien podría tomar una decisión elemental: ver el futbol mexicano solamente en la Liguilla, que es cuando realmente se pone bueno y cuando amerita ponerle atención a casi todos sus partidos. ¿Aguantar 17 semanas con una liga que vive en la eterna medianía y encima tiene un costo que ni siquiera tienen las mejores competencias del mundo?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Más fallas en el metro de la CDMX ahora en la Salto del agua en la línea 8.