Anuncios

Un juzgado español acepta llevar el caso del escándalo arbitral del Barcelona

FOTO DE ARCHIVO. Sandro Rosell (izquierda) y Josep Maria Bartomeu llegan a declarar al Tribunal Superior de Justicia de España en Madrid, España

Por Fernando Kallas

MADRID, 15 mar (Reuters) - Un juzgado de Barcelona ha aceptado hacerse cargo del caso sobre los presuntos pagos realizados por el Fútbol Club Barcelona a una empresa propiedad de un alto cargo arbitral con el fin de influir en los resultados de los partidos.

Un tribunal regional español dijo el miércoles que investigará al Barcelona y a dos de los expresidentes del club de LaLiga, Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, por presuntos delitos de corrupción en el deporte, administración desleal y falsedad documental.

Después de que la Fiscalía presentara la demanda el viernes por presuntos pagos de más de 7,3 millones de euros entre 2001 y 2018 a empresas de José María Enríquez Negreira, el fiscal general del Estado español, Álvaro García Ortiz, ordenó el martes que el caso se trasladara a la Fiscalía Anticorrupción, debido al alto perfil de las acusaciones que podrían constituir importantes delitos de corrupción.

El Gobierno español y el club de fútbol Real Madrid dijeron que se unirán a la querella en cuanto el juez la asuma.

Negreira fue vicepresidente del comité de árbitros de la Real Federación Española de Fútbol de 1993 a 2018, bajo el mandato del entonces presidente Victoriano Sánchez Arminio.

La Fiscalía alega que, en virtud de un acuerdo secreto y a cambio de dinero, Negreira favoreció al Barcelona "en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase el club y así en los resultados de las competiciones".

Reuters no ha podido ponerse en contacto con Negreira para obtener comentarios.

Un alto cargo del Barcelona dijo a Reuters el viernes que el club esperaba la denuncia de la Fiscalía, asegurando que tan sólo se trata de una hipótesis de investigación preliminar.

El responsable dijo que el club cooperará plenamente con la investigación, reiterando que nunca ha pagado a ningún árbitro, ni intentado influir en las decisiones de ningún colegiado.

En un comunicado el mes pasado, el club de fútbol negó haber cometido irregularidades, afirmando que había pagado a un consultor externo que le proporcionó "informes relacionados con el arbitraje". Se trataba de una práctica habitual entre los clubes de fútbol profesional, según el equipo.

"Tengo muchas ganas de enfrentarme a todos los sinvergüenzas que están manchando nuestro escudo", dijo el lunes el presidente del Barcelona, Joan Laporta, en un acto celebrado por el club con los capitanes de los diferentes equipos barcelonistas.

La denuncia de la Fiscalía se centra en 2,9 millones de euros pagados entre 2014 y 2018, alegando que el Barcelona, con la ayuda de los expresidentes Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, llegó a un "acuerdo verbal estrictamente confidencial" con Negreira.

(Información de Fernando Kallás; editado en español por Darío Fernández)