Anuncios

Jurado se retira a deliberar sobre acusaciones de narcotráfico al expresidente de Honduras

Nueva York, 7 mar (EFE).- El jurado del juicio contra el expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (2014-2022), tiene desde hoy en sus manos el futuro del exmandatario, que a sus 55 años podría pasar el resto de su vida en prisión por los tres cargos relacionados con el narcotráfico de los que le acusa el Gobierno de Estados Unidos.

Tras escuchar las instrucciones finales del juez Kevin Castel, los doce miembros del jurado se retiraron a deliberar y deberán evaluar una a una cada acusación por narcotráfico y uso de armas, ciñéndose a las evidencias presentadas durante el juicio, según advirtió Castel.

El jurado, compuesto por personas anónimas (como suele ser en los casos por narcotráfico) puede tomar horas o días hasta llegar a una decisión, que debe ser unánime, antes de presentar su veredicto al juez Castel. En el tiempo en que duren las deliberaciones, no pueden comentar el caso con sus allegados ni hacer ningún tipo de búsqueda en los medios o internet sobre el mismo caso.

Hernández, abogado de formación y que ha participado activamente en su defensa, ha enfrentado solo, sin su familia, este momento difícil de su vida: le ha faltado en la sala de la corte federal para el distrito sur de Nueva York la compañía de Ana García, su esposa, quien en abril del 2022 dio a conocer que EE.UU no le había renovado su visado.

Su esposa, la gran ausente

Ana García -muy activa en las redes sociales en apoyo a su marido- está desde el 1 de julio de 2021 incluida en la Lista de Actores Corruptos y Antidemocráticos (conocida como lista Engels), donde también aparecen dos expresidentes de El Salvador y exfuncionarios de Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Así pues, el banco asignado para la familia del acusado ha permanecido vacío, lo que ha subrayado la soledad de Juan Orlando, y sólo en los últimos días se ha permitido que lo ocuparan algunos periodistas. Solo en el día de hoy aparecieron dos mujeres que dijeron ser "familiares" de JOH pero no quisieron hablar con los periodistas.

También se presentaron hoy en la sala tres generales que han testificado en el proceso a petición de la defensa.

Desde su extradición el 15 de febrero de 2022, Juan Orlando Hernández ha pasado de los baños de multitudes y los elegantes trajes a la soledad de una celda donde pasa en soledad 23 horas del día, ataviado con el uniforme naranja de la prisión federal de Nueva York.

Los que sí han estado presentes, abarrotando la sala donde se ha llevado a cabo el juicio, es un numeroso grupo de hondureños, entre ellos periodistas que viajaron desde su país para cubrir el proceso, lo que ha llevado a la corte a habilitar una segunda sala desde donde se sigue por circuito cerrado.

Los hondureños también han realizado protestas frente a la corte federal y han reclamado "tres cadenas perpetuas" para su expresidente, que se ha mantenido firme reclamando su inocencia.

Otros coacusados y que iban a ser juzgados junto a Hernández son Carlos "El Tigre" Bonilla, exjefe de la policía nacional, y el policía Mauricio Hernández, primo de JOH, pero en los compases previos al juicio dieron la sorpresa declarándose culpables. Ahora esperan sus respectivas sentencias en mayo y junio.

(c) Agencia EFE