Anuncios

Irak cayó ante Jordania en un partidazo y quedó eliminado en los cuartos de final de la Copa Asia

El iraquí Aymen Hussein se fue expulsado tras anotar el segundo gol de Irak ante Jordania
El iraquí Aymen Hussein se fue expulsado tras anotar el segundo gol de Irak ante Jordania

Irak pensó que tenía a mano la clasificación para los cuartos de final de la Copa Asia, pero este lunes quedó eliminado del certamen continental de la peor manera: Jordania le terminó ganando 3 a 2, con goles en los minutos 95 y 97. Una remontada increíble de los jordanos, que en la siguiente etapa se medirán ante la gran sorpresa del torneo, Tayikistán.

Irak, vigente campeón de la Copa de Naciones del Golfo, llegaba a este encuentro con una impecable foja de tres triunfos en la primera rueda. Pero más allá del cimbronazo que recibió en el largo tiempo de descuento, todo el mundo habla de la insólita expulsión que sufrió su principal jugador, Aymen Hussein. Cuando anotó el gol que sirvió para revertir el resultado y colocar a Irak al frente por 2 a 1, el delantero festejó sentado en el césped y simulando comer pasto. El árbitro no dudó y le mostró la segunda amarilla, después de una primera amonestación que había visto sobre el final de la primera etapa. De esa manera, con un hombre más, Jordania inició la remontada y logró imponerse 3 a 2 y de manera agónica.

En el Khalifa International Stadium de Doha, iraquíes y jordanos se enfrentaron bajo una atmósfera espectacular, con tribunas ocupadas casi en su totalidad. Irak, dirigido por el español Jesús Casas, se llevaba los créditos de candidato para avanzar a las semifinales, pero fue sorprendido por Jordania, que se puso en ventaja sobre el final del primer tiempo a través de Yazan Al Naimat, autor de una notable definición, tras picar la pelota sobre el arquero rival.

Sin embargo, el conjunto iraquí generó situaciones de riesgo y se mantuvo al acecho. Tanto es así que estableció la igualdad en el minuto 68 por intermedio de Suad Natiq, después de un cabezazo en un tiro de esquina. Y ocho minutos después, Aymen Hussein marcó un golazo con un remate cruzado que equivalió al 2-1. Sin embargo, el delantero del Al-Quwa Al-Jawiya, que había anotado cinco goles en la fase de grupos, fue expulsado con doble amarilla tras la pintoresca celebración. Un imprevisto que no estaba en los planes del cuerpo técnico y que al fin y al cabo le arruinó el gran objetivo del año para su selección.

Hussein no se quitó la camiseta (el acto más común que conlleva una tarjeta amarilla por “celebración excesiva”) ni abandonó el campo de juego, que es de hecho lo que hicieron los jugadores de Jordania. También estaba frente a la línea de banda, pero en una posición del campo donde no habría tenido ningún oponente en su línea de visión, por lo que también es difícil ver cómo podría haber sido una “conducta antideportiva”, que también habría justificado una amonestación.

Por lo tanto, se entendió por qué Hussein y el resto del campamento iraquí parecieron incrédulos cuando el árbitro Alireza Faghani procedió a mostrarle una tarjeta amarilla que, dado que ya había sido amonestado, significó su expulsión. También hay que señalar que ninguno de los miembros del equipo jordano se sintió particularmente ofendido por la réplica de Hussein de su celebración.

Aymen Hussein recibe la segunda tarjeta amarilla, que significó su expulsión ante Jordania
Aymen Hussein recibe la segunda tarjeta amarilla, que significó su expulsión ante Jordania - Créditos: @Thanassis Stavrakis

Faghani es un árbitro muy respetado y ampliamente considerado como uno de los mejores árbitros de Asia, con más de dos décadas de experiencia, incluidas las ediciones de 2018 y 2022 de la Copa Mundial de la FIFA. La amarilla es una decisión discutible, dado que parece surgir de una cuestión de interpretación, razón por la cual surgió la controversia. Debido a que se trató de una segunda tarjeta amarilla y no una tarjeta roja directa, eso significó que el VAR no pudo intervenir y recomendarle una revisión si hubieran considerado su decisión como un posible error claro y obvio.

El partido, como en una película de suspenso, tuvo un último giro. Los iraquíes no pudieron aguantar la ventaja y sufrió los dos goles postreros que catapultaron a Jordania a las semifinales. Primero, después de un rebote que otorgó el arquero y aprovechó Al Arab, artífice del 2 a 2. Y finalmente en el séptimo minuto de descuento, por intermedio de un potente remate desde afuera del área de Al Rashdan, que se transformó en el héroe definitivo. Así, Jordania ya disfruta de un lugar en los cuartos de la Copa Asia, en donde aguarda Tayikistán.

Lo mejor del partido