Anuncios

Irán celebra el 45 aniversario de la Revolución Islámica con llamadas al fin de Israel

Teherán, 11 feb (EFE).- El Gobierno de Irán celebró este domingo el 45 aniversario del triunfo de la Revolución Islámica de 1979 con llamadas al fin de Israel, en un momento de máxima tensión en Oriente Medio por la guerra en Gaza.

Miles de iraníes se echaron a las calles del país gritando los habituales “muerte a Estados Unidos” y “muerte a Israel” para conmemorar la Revolución Islámica, que en 1979 derrocó al sah Mohamad Reza Pahlaví para instaurar un sistema teocrático.

En la popular Plaza Azadi, en el centro de Teherán, reinaba un aire festivo, con mujeres vestidas con el tradicional chador negro acompañadas de niños entre vendedores de globos y otros artículos que trataban de aprovechar la gran multitud.

LLamadas al fin de Israel

Allí, el presidente de Irán, Ebrahim Raisí, pidió la expulsión de Israel de la ONU por los “crímenes” cometidos en la Franja de Gaza desde el inició de la guerra en octubre pasado, que se ha saldado con la muerte de más de 28.000 palestinos hasta ahora.

“Nuestra propuesta es expulsar al régimen sionista (Israel) de las Naciones Unidas porque ha violado muchas resoluciones y leyes y pactos internacionales” afirmó Raisí ante el público.

El mandatario iraní aseguró que Palestina es ahora la “principal cuestión de la humanidad” y reiteró la llamada a cortar los lazos políticos y comerciales con Israel para “destruirlo”.

“El régimen sionista (Israel) está condenado al fracaso. El tiempo ha llegado para la muerte del régimen (israelí)”, sostuvo Raisí.

La República Islámica e Israel son enemigos acérrimos, suponen una amenaza existencial mutua, compiten por la hegemonía regional y mantienen una guerra encubierta con ciberataques, asesinatos y sabotajes.

Teherán además lidera el llamado Eje de la Resistencia, una alianza informal formada por organizaciones militantes como el movimiento palestino Hamás, el libanés Hizbulá y los rebeldes hutíes de Yemen, entre otros, con el principal objetivo de hacer frente a Israel.

Raisí aseguró además que la República Islámica conlleva “un mensaje de paz, independencia y resistencia contra los enemigos”, un término con el que suele hacer referencia a Israel y Estados Unidos.

Un punto de vista que compartían asistentes a la celebración.

“La participación del pueblo en esta celebración es un respaldo al Gobierno, sobre todo por la situación delicada que reina en el mundo, especialmente en la región”, dijo a EFE un clérigo de unos 50 años que prefirió no dar su nombre.

“Las potencias foráneas tienen los ojos puestos en estas marchas y si ven que el respaldo popular a la revolución ha disminuido, intentan hacer cosas”, aseguró.

Una trabajadora de 42 años de una empresa gubernamental, que también prefirió no dar su nombre, subrayó que asistía al aniversario para frustrar a los enemigos y no dejar solo al líder supremo (Ali Jameneí).

Pero no todos comparten ese punto de vista.

La noche anterior, coincidiendo con fuegos artificiales para celebrar la revolución, algunos vecinos de Teherán gritaron anoche por las ventanas “muerte la dictador”, en referencia al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, en una muestra del descontento que existe entre parte de la población contra la República Islámica.

Poderío militar

Las autoridades militares aprovecharon la ocasión para exhibir parte de su arsenal militar en las celebraciones.

Así, en la plaza Azadi mostraron el misil Hach Qasem Soleimaní, bautizado en honor al general que lideraba la Fuerza Quds (Jerusalem) de la Guardia Revolucionaria que fue asesinado pro Estados Unidos en Bagdad en 2020.

También se exhibieron el cohete transportador de satélites Simorq, el misil Sejil y los drones Shahed 136, Shahed 171, Simorgh y Mohajer 6, que hicieron las delicias de muchos de los asistentes que se hicieron “selfies” ante el armamento iraní.

Jaime León

(c) Agencia EFE