Anuncios

Intensa ola de calor deja entre polvo y piedras un río del suroeste de Colombia

Cali (Colombia), 31 ene (EFE).- Los habitantes del municipio de Guacarí, en el departamento colombiano de Valle del Cauca (suroeste), están preocupados porque la intensa ola de calor que azota el país por el fenómeno de El Niño secó uno de sus ríos más importantes y dejó un panorama de polvo y piedras.

Se trata del río Guabas, un afluente que antes se caracterizaba por su imponente caudal y que en el último mes cualquier persona puede atravesar caminando porque llega sin una gota de agua a la cabecera municipal.

"Lo que pasa con nuestro río es culpa de nosotros mismos: por talar los bosques en la parte montañosa. Cuando es invierno este río causa destrozos por las inundaciones y ahora es triste verlo seco, como si estuviera muerto”, afirmó a EFE César Palomino, habitante de Guacarí.

La falta de lluvia desde diciembre ha provocado que haya mermado el flujo de agua, afectando a decenas de especies que aprovechaban el caudal que hoy quedó reducido a un camino de piedras.

"Hace muchos años, nuestra familia venía al río a refrescarse del calor cuando caía el verano, pero hoy ni eso podemos hacer, aquí no hay agua, solo polvo", dijo Cecilia Ramírez a EFE.

De acuerdo con la Corporación Autónoma del Valle del Cauca, (CVC), autoridad ambiental en el departamento, lo sucedido con el río Guabas obedecería a la toma del agua para acueductos unos metros más arriba.

"En las temporadas secas el río presenta esta condición en este tramo porque queda bastante cercano a la carretera principal donde ya se han tomado todas las bocatomas y las derivaciones del río. El poco caudal que queda se infiltra subsuperficialmente y aguas abajo, cerca de la desembocadura del río Cauca, vuelve a surgir como un manantial", indicó Sandra Teresa Escobar, coordinadora del Grupo de Recursos Hídricos de la CVC.

Esperanza de recuperar el caudal

La misma entidad indicó que, según las proyecciones, se espera que el fenómeno de El Niño afecte el departamento hasta abril, fecha en la cual "comenzaría a debilitarse y transicionar hacia condiciones neutrales".

No obstante, en municipios como Candelaria ya se reportan picos históricos en la temperatura, pues han pasado de 33 grados centígrados a reportar hasta 37 grados centígrados.

Ante este panorama, Acuavalle, empresa encargada de 33 acueductos en el Valle del Cauca, ha implementado planes para evitar racionamientos de agua, pero pide a la ciudadanía cuidar el líquido.

"En esta temporada de sequía se dan unas reducciones en la captación de agua y es por eso que, con nuestros planes de inversiones, hemos logramos mejorar nuestras plantas para poder optimizar este recurso hídrico. El llamado es a no desperdiciar el agua", concluyó Jorge Enrique Sánchez, gerente de Acuavalle.

Finalmente, los habitantes de Guacarí esperan que el calor dé una tregua y vuelvan las lluvias para que el río Guabas vuelva a correr con fuerza.

(c) Agencia EFE