Anuncios

Independiente: paciencia, tranquilidad y juventud, las fichas a las que apuesta para ser la sorpresa de la Liga Profesional

Leandro Stillitano, el DT que debuta, da indicaciones en un entrenamiento de Independiente, que viaja a Córdoba para enfrentar a Talleres en el inicio de la Liga Profesional
Leandro Stillitano, el DT que debuta, da indicaciones en un entrenamiento de Independiente, que viaja a Córdoba para enfrentar a Talleres en el inicio de la Liga Profesional - Créditos: @Twitter

Sebastián Sosa; Alex Vigo, Sergio Barreto, Juan Manuel Insaurralde y Edgar Elizalde; Lucas Romero y Lucas González; Damián Batallini, Alan Soñora, Leandro Fernández y Facundo Ferreyra. El 3 de septiembre del año pasado y por la 17ª fecha del campeonato de la Liga Profesional, el por entonces entrenador Julio César Falcioni presentaba esta formación de Independiente para enfrentar a Gimnasia en el Bosque (fue derrota por 3-1). Hoy, menos de cinco meses más tarde, sólo Barreto y el uruguayo Elizalde permanecen en el plantel. Tampoco están varios de los que eran titulares habituales en aquel conjunto, como Lucas Rodríguez o Leandro Benegas.

El dato ilustra la brutal transformación que vivió el Rojo en estos tres meses sin fútbol: 16 jugadores del primer equipo abandonaron las filas del Rey de Copas. A cambio llegaron otros 11: cinco con la carta de libertad en la mano, dos a préstamo (uno de ellos sin cargo) y cuatro mediante la adquisición de diferentes porcentajes de sus pases. La acelerada recuperación de Ayrton Costa (estaba en Platense) y Braian Martínez (Aldosivi), y el ascenso a Primera de varios juveniles completan la nómina de un vestuario renovado en sus caras y “refrescado” en su edad promedio.

El cambio de imagen no fue nada fácil. Los 97 días transcurridos desde aquel celebrado 2-2 en la Bombonera que estuvo muy cerca de costarle el título a Boca hasta el debut de este sábado ante Talleres fueron para el Rojo una interminable carrera de obstáculos que incluyó la necesidad de saldar deudas con jugadores y empleados, gambetear inhibiciones y embargos judiciales, resolver la finalización de préstamos y contratos y buscar un nuevo entrenador que se acomode a las peligrosas aguas movedizas en las que se mueve la institución. La elección acabó recayendo en Leandro Stillitano, ex ayudante de Ariel Holan y Gustavo Quinteros que estrenará en el Rojo su currículum como técnico principal en la máxima categoría.

Leandro Stillitano, el entrenador de Independiente que comienza su ciclo en ese rol luego de ser ayudante de campo de Ariel Holan y Gustavo Quinteros.
Leandro Stillitano, el entrenador de Independiente que comienza su ciclo en ese rol luego de ser ayudante de campo de Ariel Holan y Gustavo Quinteros. - Créditos: @MAURO ALFIERI

El modelo 2023 que Independiente presentará de manera oficial en el estadio Kempes está acorde a la realidad de la institución. Ninguno de los recién llegados tiene un nombre deslumbrante y las palabras más repetidas entre directivos, técnicos e hinchas son paciencia y transición.

Con semejantes limitaciones, el club volcó decididamente sus fichas en la juventud. Tres de las cuatro compras son jugadores sub23: Matías Giménez, Kevin López y Baltasar Barcia; también Agustín Mulet (cedido por Vélez) integra el grupo de los más noveles; Luciano Gómez y Martín Sarrafiore tienen edades intermedias, mientras que Martín Cauteruccio, Damián Pérez, Javier Báez y Mauricio Cuero se suman al capitán Iván Marcone y Juan Cazares para aportar la cuota de experiencia. Aun así, la consolidación de Elizalde, Costa, Martínez, Tomás Pozzo, Nicolás Vallejo y Rodrigo Márquez, más las apariciones de Santiago Hidalgo, Thiago Mastrolorenzo o Fernando Da Rosa terminan de inclinar la balanza del plantel hacia el lado de la sangre juvenil.

Pero la ilusión del hincha es capaz de superar cualquier obstáculo, lo mostrado por el equipo durante la pretemporada ha agregado unas moderadas dosis de fe ante el futuro cercano. Independiente ganó el torneo disputado ante Boca y Everton de Chile en San Juan, y solamente perdió uno de los amistosos jugados ante rivales de diferentes categorías, con un añadido a tener en cuenta: el 0-1 con Quilmes significó el único gol recibido durante todo el período de preparación. “Lo que se hizo fue un trabajo a conciencia con Pablo Cavallero y la dirección deportiva para ir cubriendo los huecos vacíos en función de la idea de juego del nuevo entrenador”, afirma el presidente Fabián Doman.

Al asumir en octubre pasado, los nuevos dirigentes presentaron cifras que presagiaban una catástrofe económica. Sin embargo, las ventas de Lucas Romero al León de México y de Martín Benítez al América de Belo Horizonte, el dinero ingresado por los nuevos espónsores para la indumentaria del equipo (los números definitivos aún no se conocen pero en total los ingresos por patrocinios rondarían los tres millones de dólares) y algunos aportes privados de dirigentes y allegados lograron capear la tormenta. Y aunque el resultado futbolístico sólo se podrá evaluar con la marcha del torneo, y el económico todavía tenga muchos agujeros por tapar, los 8.300 nuevos socios y los casi 8.000 abonados registrados desde principios de año avalan la sensación general de que se esperaba una realidad incluso peor.

El pasado miércoles, la FIFA le comunicó al Rojo la inhibición para inscribir nuevos jugadores. Lo hizo a partir de lo solicitado por el América de México debido a una deuda de 5,8 millones de dólares por el pase de Cecilio Domínguez. “Tuvimos suerte de que se equivocaron en la estrategia. Quisieron castigarnos pidiendo quita de puntos o exclusión de los torneos, la FIFA les dijo que no y así nos dieron tiempo de inscribir a todos los nuevos. Saldar esa deuda será a partir de ahora nuestra prioridad”, señala Doman.

Para llegar a este punto, y antes que la del América, el Rojo tuvo que solucionar seis inhibiciones previas por una cantidad de 2,5 millones de la moneda estadounidense y solucionar el veto judicial que un juez de Avellaneda había impuesto por la deuda con el exjugador Gonzalo Verón.

Ahora, la medida tomada por FIFA sólo tendría efecto en este mercado si finalmente Barreto o Costa, por quienes existen ofertas más o menos firmes, fuesen transferidos, ya que sería imposible buscarles sustitutos. “El que quiera un jugador de Independiente tiene que pagar lo que vale. Por ahora no pasó y cuento con ellos”, afirmó Stillitano en la rueda de prensa previa al viaje a Córdoba.

Así, con un ojo en la caja registradora y otro en la cancha arranca el año el Rey de Copas. Sin grandes pretensiones aunque también sin descartar ser la sorpresa que nadie espera. Apelando a la paciencia pero consciente de tener que responder a una historia gigantesca. El tiempo y el fútbol, como siempre, se encargarán de dictar sentencia.