Anuncios

Independiente, al borde de la asfixia: Gonzalo Verón le ganó un juicio y el Rojo debe pagarle 11 millones de dólares

Gonzalo Verón jugando para Independiente; luego de salir del club, inició una demanda por sueldos no pagados
Gonzalo Verón jugando para Independiente; luego de salir del club, inició una demanda por sueldos no pagados

La cifra: 2.332.081.796 pesos. O lo que es lo mismo, 10,97 millones de dólares, si se calcula al valor del dólar oficial según el cierre en la jornada del miércoles (212,50 pesos). Esta es la cifra que el Tribunal de Trabajo número 2 de Avellaneda a cargo del juez Javier Traverso determinó que Independiente debe abonarle al ex jugador Gonzalo Verón en concepto de impago de sueldos y despido improcedente con doble indemnización al haberse efectuado en tiempos de la pandemia, más los correspondientes intereses.

La impactante noticia causó una auténtica conmoción en el club, que se apresuró a informar que apelará la sentencia, y que al mismo tiempo presentará sendas denuncias contra los responsables de la Comisión Directiva que encabezaba Hugo Moyano y los abogados de la institución, ya que los hechos ocurrieron durante su gestión al frente de la entidad.

Es imprescindible volver al año 2018 para refrescar lo ocurrido. En enero de ese año, poco tiempo después de obtener la Copa Sudamericana, el entonces técnico Ariel Holan solicitó la contratación de Verón, que llegaba en condición de libre y cuyo último club había sido el DC United de la MLS estadounidense.

Gonzalo Verón, y una imagen de su etapa como jugador del Rojo
Gonzalo Verón, y una imagen de su etapa como jugador del Rojo

A partir de ese momento, nada funcionó como debía. Durante un año y medio de permanencia en el Rojo, el delantero que actualmente se encuentra en la Universidad San Martín de Porres de la liga peruana disputó apenas 18 partidos, sólo 3 de ellos completos, y marcó un único gol contra Talleres en Córdoba.

Pero si en la cancha el jugador no respondió a las expectativas, en los despachos el club no cumplió con nada de lo firmado. “Solo cobré los primeros tres o cuatro meses, después dejaron de pagarme. Cuando me fui a préstamo a Aldosivi (julio de 2019) debían hacerse cargo del 50 por ciento de mi sueldo, y tampoco lo hicieron”, relató Verón en enero de este año. Una vez declarada la pandemia por coronavirus y suspendidas las actividades, el futbolista debió retornar al Rojo, pero ante la deuda acumulada envió una carta documento que nunca fue respondida. Se declaró despedido y planteó la demanda que en un principio era por 6,2 millones de dólares.

Hugo y Pablo Moyano dirigentes de camioneros anticiparon un paro la el próximo lunes si no hay acuerdo salarial con las cámaras empresariales.
Pablo Moyano y su padre, Hugo, anteriores conductores de Independiente, al mando durante la etapa en la que se produjo la salida de Verón - Créditos: @Santiago Filipuzzi

¿Cuál fue la postura de la directiva presidida por Moyano a lo largo de todo el proceso? Al margen de no abonar lo pactado en el contrato ni siquiera de manera atrasada, alegó que no contestó la citada carta documento porque debido a la pandemia no había nadie en el club para recibirla. Posteriormente, ambas partes se acusaron de no acudir a las citas de mediación y en noviembre de 2021 Independiente denunció a Verón por estafa.

Mientras tanto, el juicio siguió su curso (y los intereses continuaron acumulándose), y en julio de 2022 el Tribunal de Trabajo de Avellaneda decidió embargar las cuentas del Rojo por un valor de 4,8 millones de dólares. En esos días, Pablo Moyano, vicepresidente primero del club, aseguraba que “Independiente no va a perder nada en este juicio”. Unos meses más tarde, en diciembre, el juez aumentó el castigo prohibiendo la contratación de nuevos jugadores, aunque esta medida quedó rápidamente sin efecto, al no ser competencia de un juzgado civil.

Más problemas para el ahora presidente de Independiente, Fabián Doman
Más problemas para el ahora presidente de Independiente, Fabián Doman - Créditos: @Telam

Así se llegó a la sentencia dada a conocer por el juez Traverso. Casi 11 millones de dólares por una deuda que originalmente era de US$500.000 y que se suman a los casi 7 millones de la moneda norteamericana que el club debe saldar para levantar inhibiciones planteadas por la FIFA por otros impagos.

La apelación de la sentencia, las denuncias contra las anteriores autoridades y quizás algunas otras que puedan sumarse agregarán nuevos episodios judiciales a la serie de terror que desde hace tiempo vive un Rey de Copas que ha quedado al borde de la asfixia. Esta historia continuará…