Anuncios

El increíble gesto de deportividad de Kovacevic en el partido ante Khachanov por el Australian Open

El ball boy comete el error de rescatar la pelota sin que pique en el partido entre Khachanov y Kovacevic
El ball boy comete el error de rescatar la pelota sin que pique en el partido entre Khachanov y Kovacevic

El Australian Open depara varias particularidades en cada jornada. Esta vez hubo un giro inesperado en el singles que sostuvieron Karen Khachanov y Aleksander Kovacevic, duelo correspondiente a la segunda rueda y en el cuarto día del primer Grand Slam del año. Primero vino el asombro de los espectadores y la bronca de uno de los tenistas; al final, el episodio quedó como un gran gesto de deportividad que generó admiración.

Khachanov se había asegurado el primer set 6-4 y estaba frente al peligro de sufrir un quiebre con el 2-1 a favor en el segundo set. El momento crítico se produjo cuando el ruso ejecutó un gran saque al revés de Kovacevic, que devolvió de manera débil. Sorprendentemente, justo antes de que la pelota picara del otro lado de la red y con Khachanov acercándose para volear, un ball boy “demasiado atento” se quedó con la bola sin que rebotara en el cemento.

La umpire Raluca Andrei, rápidamente, ordenó que se repitiera el punto, tal como indica el reglamento, lo que provocó la ira de Khachanov, que visiblemente perplejo cuestionó el fallo y le exclamó a la jueza rumana: “¿Dónde están las reglas?”. Después de la airada protesta del jugador y la explicación de la umpire, el estadounidense tuvo un gesto para enmarcar: decidió darle por ganado el punto a su rival y se llevó todos los aplausos en Melbourne Park, sabiendo que la pelota igualmente picaría afuera. Además, el gesto adquiere más valor ya que el jugador de 25 años tenía punto de break. Enseguida, Andrei aclaró cómo seguiría el juego tras la concesión del neoyorquino.

Finalmente, Khachanov terminó llevándose aquel polémico game y el partido, con parciales de 6-4, 6-3, 4-6 y 6-3 en 2 horas y 30 minutos. El 15° preclasificado se enfrentará en la tercera rueda al checo Tomas Machac (N°75), que venció al estadounidense Frances Tiafoe (N°17).

Mientras tanto, la representación argentina tiene a dos argentinos en la tercera rueda. Sebastián Báez ganó en la segunda etapa de Australia y llegó a donde nunca había llegado en el primer certamen de Grand Slam del año, la tercera rueda. Le ganó al colombiano Daniel Galán en cuatro sets, por 7-5, 2-6, 6-2 y 6-4, y avanzó a la siguiente instancia, que lo enfrentará con un peso pesado, el italiano Jannik Sinner. El cuarto del ranking mundial arrolló un rato más temprano al neerlandés Jesper de Jong por 6-2, 6-2 y 6-2.

En el último turno de la última jornada, la alegría albiceleste llegó de la mano de Tomás Etcheverry, que tuvo un gran desempeño y con un triple 6-4 dejó en el camino al francés Gaël Monfils (76° del ranking) y ahora tendrá un durísimo escollo en el camino: Novak Djokovic, que venció al australiano Alexei Popyrin en cuatro sets por 6-3, 4-6, 7-6 (7-4) y 6-3 en el Rod Laver Arena.

Las dos noticias negativas vinieron con las eliminaciones de Francisco Cerúndolo y Nadia Podoroska.  Francisco erdió frente al húngaro Fabian Marozsan en un partido que parecía accesible pero que puso punto final a su ilusión de llegar lejos en el Australian Open. La derrota se concretó en poco más de dos horas y fue en sets corridos. El primer parcial se definió en el tie break y pareció quebrar la moral del argentino, que terminó cayendo por 7-6 (7-5), 6-4 y 6-2. En tanto, Podoroska fue claramente superada por la estadounidense Amanda Anisimova por 6-2 y 6-3 en una hora y 4 minutos y quedó eliminada del Australian Open. La rosarina venía de lograr un triunfo categórico en su debut sobre Tamara Zidansek, pero poco logró hacer frente a Anisimova, que tuvo el control del partido con potencia y velocidad.