Anuncios

Iglesia exige que paz sea un compromiso

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 11 (EL UNIVERSAL).- La Iglesia católica exhortó a los candidatos presidenciales Claudia Sheinbaum Pardo, Xóchitl Gálvez Ruiz y Jorge Álvarez Máynez a asumir un compromiso serio con el fin de mantener la paz en México, más allá de las diferencias políticas.

"A unas horas de que los tres candidatos acudan a firmar este lunes el Compromiso Nacional por La Paz, la invitación que hacemos es a tomarse en serio y a trabajar juntos por la paz más allá de cualquier diferencia política", señaló la institución religiosa.

Cabe destacar que la Iglesia católica hizo hincapié en que la paz no puede ser un eslogan de campaña, sino un objetivo prioritario que guíe estrategias, acciones y decisiones: "Un objetivo que, además, nos llama a todos los que conformamos la sociedad y que no queda únicamente como un deber político".

El clero subrayó que firmar los acuerdos de paz y trabajar por su cumplimiento no sólo es una necesidad urgente, sino también un deber moral y un imperativo social de los tres candidatos.

En su editorial de su página web Desde la fe, aseguró que la violencia que atraviesa el país tiene consecuencias para las comunidades, rompe el tejido social, siembra miedo, desconfianza, priva a las personas de su dignidad y su derecho fundamental a vivir en paz. "Invitamos a los candidatos a que reconozcan la gravedad de esta situación y asuman de una manera responsable la búsqueda de soluciones efectivas y duraderas, dando prioridad al diálogo y a la escucha, principalmente de los más vulnerables", expresó.

Enfatizó que los aspirantes a la Presidencia tienen la oportunidad de marcar la diferencia, "dejar un legado positivo para las futuras generaciones al sumarse y firmar el Compromiso Nacional por la Paz no como un acto simbólico, sino como un compromiso serio y tangible con el bienestar de nuestro país".

La semana pasada, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) señaló que uno de los peores escenarios y el que debe evitarse es que el crimen organizado y grupos delincuenciales intervengan en el proceso electoral, de cara a los próximos comicios del 2 de junio.

"La democracia electoral mezclada con la delincuencia es un binomio totalmente inaceptable, es un signo de la más deplorable corrupción que se debe evitar a toda costa, por ningún motivo se puede justificar y mucho menos entrar en complicidad", advirtió.