Anuncios

Huracán - San Lorenzo, el clásico de barrio que fue una fiesta afuera, pero adentro tuvo !47 laterales! y una polémica

Todo Huracán busca a Bareiro, capitán de San Lorenzo: el delantero protagonizó una acción violenta contra Echeverría
Todo Huracán busca a Bareiro, capitán de San Lorenzo: el delantero protagonizó una acción violenta contra Echeverría - Créditos: @LA NACION/Gonzalo Colini

Solo el miedo a perder puede conspirar contra la emoción y el color que suelen brindar los clásicos en el fútbol. Algo de eso pasó en el derby barrial más pasional del fútbol argentino. Lejos de lo que marca su rica historia de enfrentamientos y haciendo gala de un amarretismo inusual, Huracán y San Lorenzo empataron 0 a 0 en el Palacio Tomás Ducó  y expusieron sus magros presentes en la Copa de la Liga. De hecho, a lo largo de los noventa minutos primó la pierna fuerte y la fricción y patearon solo dos veces al arco. En el nivel aspiracional, el resultado no le sirve a ninguno de los dos.

“Hubo mucho lucha por la posesión de la pelota, por eso fue un partido sin llegadas. Nosotros nos posicionamos mejor en el segundo tiempo, pero nos faltó volumen de juego en ataque”, analizó Ruben Dario Insua, minutos después de consumado el empate

Fue tanto el amarretismo que brindaron Huracán y San Lorenzo, que entre las situaciones más sobresalientes del segundo tiempo se encuentra una terrible patada de Adam Bareiro a Rodrigo Echeverría, que dejó sangrando la cabeza del volante chileno de Huracán. La acción derivó en el enojo de varios jugadores del Globo que no dudaron en apuntar la mala intención del delantero paraguayo. “Es un jugador al que le dan bastante licencias para hablar y pegar. Lamentablemente, esa clase de jugadores no suma. Pero es su forma de jugar, ojalá tenga éxito”, disparó Ignacio Pussetto.

La sange mana de Echeverría, jugador de Huracán
La sange mana de Echeverría, jugador de Huracán - Créditos: @LA NACION/Gonzalo Colini

Al margen de la polémica con el capitán azulgrana, el delantero quemero también opinó sobre el desarrollo del encuentro y dejó en claro que no se fue para nada conforme con el empate y el rendimiento colectivo del equipo. “No fue fácil jugar el clásico en las condiciones que hoy (por el sábado) estaba el campo de juego. Así y todo intentamos ser protagonistas  y merecimos más que ellos”, resaltó.

Los flacos números que dejó el clásico permiten dimensionar lo mal que se jugó y las escasas incidencias que hubo: 27 foules, 47 laterales, 19 saques de arco y un bajísimo nivel de acierto en los pases (entre ambos equipos promediaron 62,5%). Aunque para el Gallego Insua, el estado del campo tuvo mucho que ver en el desarrollo del juego: “Dijeron los jugadores que la cancha estaba muy difícil, que no se podía ni caminar, pero es algo que lo sufrieron los dos equipos”, explicó el técnico de San Lorenzo, quien frente a Huracán está invicto: ganó tres partidos y empató uno.

Entre tanta apatía futbolísticas, lo mejor fue la fiesta que armaron los 35.000 hinchas del Globito presentes en las tribunas, que hicieron lo imposible por abstraerse de que lo se producía en el campo de juego con cantos de alientos. Sin embargo, con el correr de los minutos el encuentro fue empeorando y lo que era optimismo e ilusiones se fue transformando en repudio y enojos. “Movete Globo, movete... hoy no podemos perder” fue lo primero que bajó de la popular pasado los 15 minutos del segundo tiempo. Desde entonces, el ambiente se fue caldeando hasta explotar en una silbatina e insultos masivos.

La verdadera fiesta se vivió en las tribunas
La verdadera fiesta se vivió en las tribunas - Créditos: @LA NACION/Gonzalo Colini

El pitido final del árbitro Nazareno Arasa dejó al descubierto las sensaciones que dejó la igualdad en ambos conjuntos. Sin dudas, San Lorenzo se retiró con mejor sabor de boca. El punto sirve para reafirmar la levantada ante Tigre e ir despejando algunos rumores sobre la continuidad del Gallego Insua, después del errático arranque en el que sumó tres derrotas y dos empates. En Huracán, la realidad es más preocupante: mientras aguarda por el reemplazante de Facundo Sava, que renunció hace días, acumula sólo 5 puntos en la zona B, producto de un triunfo, dos empates y cuatro derrotas.

El resumen del partido