Anuncios

HRW: Senegal debe investigar la violencia preelectoral de las fuerzas de seguridad

Dakar, 22 ene (EFE).- Senegal debe investigar los actos de violencia y las detenciones arbitrarias perpetradas por las fuerzas de seguridad contra activistas, opositores y periodistas antes de las elecciones presidenciales previstas para el próximo 25 de febrero, exigió hoy Human Rights Watch (HRW).

"Las autoridades deben investigar de manera efectiva todos los actos de violencia cometidos por las fuerzas de seguridad (...) y garantizar los derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, esenciales para unas elecciones verdaderamente libres y justas", afirmó en un comunicado esta ONG pro derechos humanos.

Lamentó que al menos 37 personas han muerto y 1.000 activistas y opositores han sido detenidos en todo el país desde marzo de 2021, año en el que comenzó la represión a raíz de varios casos judiciales en los que estaba implicado el principal líder opositor del país, Ousmane Sonko, y que provocaron fuertes protestas.

"La promesa del presidente (de Senegal), Macky Sall, de celebrar elecciones libres y justas se contradice con la realidad de que las autoridades llevan tres años llenando las cárceles con cientos de opositores políticos", señaló la investigadora sobre el Sahel de la organización, Ilaria Allegrozzi.

"Murieron jóvenes, y sus familias aún no han visto que se haga justicia", afirmó, por su lado, Alioune Tine, destacado activista senegalés y fundador de la organización de investigación AfrikaJom.

Así, según HRW, las autoridades "han utilizado el sistema judicial" contra los disidentes, mientras los abogados de los detenidos denuncian violaciones del "debido proceso" en los casos de sus clientes, incluyendo "cargos falsos, falta de pruebas (...), detención preventiva prolongada y malos tratos y torturas".

En concreto, las fuerzas de seguridad han dirigido sus ataques sobre seguidores y miembros del partido de Sonko, Patriotas de Senegal por el Trabajo, la Ética y la Fraternidad (Pastef), disuelto en julio tras la detención del líder opositor.

Sonko, a quien las autoridades acusan, entre otros cargos, de llamar a la insurrección, atentado contra la seguridad del Estado y asociación delictiva con una empresa terrorista, se ha visto inmerso desde entonces en una batalla judicial para conseguir participar en las elecciones del 25 de febrero.

Sin embargo, el Consejo Constitucional, organismo que tiene la última palabra sobre las candidaturas presidenciales, aprobó finalmente este domingo tan sólo 20 de las 93 propuestas presentadas, excluyendo, entre otros, a Sonko.

El pasado 5 de enero, su candidatura ya fue declarada incompleta por el Consejo Constitucional en una lista provisional y la defensa del opositor aseguró entonces a EFE que presentaría un recurso si no era incluido finalmente en la lista de aspirantes.

La decisión del Consejo Constitucional llegó después de otro reciente golpe para Sonko, cuya condena a seis meses de prisión suspendida por difamación e injurias públicas a un ministro impuesta el pasado mayo fue confirmada el 4 de enero por el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial de Senegal.

Ese fallo ya comprometía la candidatura de Sonko, de 49 años, pues, según el Código Electoral, no podrán inscribirse en el censo electoral durante los próximos cinco años aquellas personas condenadas a una pena de prisión suspendida inferior o igual a seis meses.

Sí que vio su candidatura aprobada, no obstante, Bassirou Diomaye Faye, a quien Pastef designó a finales de 2023 como candidato ante la previsible exclusión de Sonko.

Conocido por su discurso "antisistema", el dirigente opositor critica la mala gobernanza, la corrupción y el neocolonialismo francés y cuenta con muchos seguidores entre la juventud senegalesa.

(c) Agencia EFE