Anuncios

Hormonas de crecimiento provocan Alzheimer en pacientes

CIUDAD DE MÉXICO, enero 29 (EL UNIVERSAL).- Un nuevo estudio revela que cinco de mil 848 pacientes que recibieron hormonas de crecimiento, cuando apenas eran unos niños, padecen la enfermedad del Alzheimer, debido al procedimiento al que fueron sometidos, pues a pesar de que actualmente está completamente prohibido, antes de 1985, se usaban hormonas extraídas de personas fallecidas que habían padecido este tipo de demencia.

Se tratan de personas que fueron inyectadas con hormonas de crecimiento que, por haber sido reutilizadas de cadáveres de personas mayores, estaban contaminadas con una proteína tóxica, conocida como beta amiloide, una de las relacionadas con la aparición del Alzheimer, luego de que se acumule en el cerebro en grandes cantidades.

En las hormonas de crecimiento también se hallaba almacenado el agente infeccioso "prión", responsable del origen de varias enfermedades neurodegenerativas, ya que estos se acumulan en el cerebro y matan neuronas.

Esta clase de tratamiento fue aplicado en menores "anormalmente bajos", entre 1958 a 1985, año en que se prohibió debido a que la evidencia demostró que algunos de ellos estaban desarrollando demencia de aparición temprana, conocida como enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob provoca cambios en la personalidad, pérdida de memoria y depresión en sólo unos meses, luego de que una persona la contraiga por el contacto con un tejido infectado.

A partir de que descubrieran los efectos de usar neuronas de cadáveres, este tratamiento fue sustituido por el uso de hormonas sintéticas, que ayudaron a estimular el crecimiento de las y los pacientes.

Sin embargo, la preocupación de los estudiosos de la University College de Londres, que llevaron a cabo el estudio, no se detiene ahí, sino que creen que, a pesar de que este método ya no sea utilizado, hay otros modos en que los priones y la proteína beta amiloide podrían ser trasmitidas a pacientes que reciben trasplantes de tejidos, así como durante un procedimiento quirúrgico.

De acuerdo con los estudiosos, los priones podrían estar sobreviviendo a los métodos de esterilización y descontaminación hospitalaria.

Esta clase de "contagio", como ha sido denominado por las y los expertos, no deben confundirse con la posibilidad de que el Alzheimer pueda trasmitirse de persona a persona, pues eso no puede ocurrir; al hablar de "contagiarse", se refieren a que se usen neuronas contaminadas a través de su implantación en un paciente que no padece este tipo de demencia.

El Alzheimer se origina en una variante que desarrollan personas mayores de 65 años, así como por un tipo genético que es hereditario.

"Estas raras vías de transmisión se producen cuando a las personas se les inyecta accidentalmente extractos de tejido humano infectado, y la mayor parte de esto se relaciona con procedimientos médicos que ya no se utilizan", dijo John Collinge, catedrático de la universidad inglesa.

"Ahora estamos pensando en buscar formas de destruir los priones de los equipos quirúrgicos, ya que pueden resistir los métodos de descontaminación normales", puntualizó.