Anuncios

Siete hombres con trajes militares asesinados en matanza bajo el toque de queda en Ecuador

Quito, 28 feb (EFE).- Siete hombres vestidos con una indumentaria de camuflaje militar fueron hallados asesinados este miércoles en la cajuela de una camioneta en una localidad de la Amazonía de Ecuador, en un hecho presuntamente ocurrido durante el toque de queda que rige en pleno estado de excepción.

El hecho ocurrió en torno a las 2:10 hora local (7:10 GMT) en un sector rural a las afueras de la localidad Joya de los Sachas, en la amazónica provincia de Orellana, donde existe un toque de queda nocturno que va desde las 2:00 hora local (7:00 GMT) hasta las 5:00 hora local (10:00 GMT), clasificado con un nivel de peligrosidad medio.

A esa ahora se escuchó en el lugar una balacera, según relató el jefe de la Policía en Orellena, Henry Coral, quien señaló en una rueda de prensa que detrás del crimen puede estar alguna banda criminal, si bien prefirió no dar el nombre de ninguna, pues las investigaciones en la zona de los hechos aún continúan.

Las siete víctimas vestían ropa de camuflaje militar similar a la utilizada por las Fuerzas Armadas de Ecuador, remarcó Coral.

En la escena del crimen, la Policía halló cuatro fusiles y una pistola, además de más de 4.000 balas de 9 milímetros y unos 30 cartuchos del calibre 2.23.

Semanas atrás, las Fuerzas Armadas de Ecuador reportaron haber tenido un enfrentamiento armado con un presunto grupo de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cerca de un enclave de minería ilegal en la provincia de Orellana, pero Coral evitó relacionar este hecho con esta matanza.

Al declarar a inicios de enero el "conflicto armado interno" contra el crimen organizado, el Gobierno del presidente Daniel Noboa identificó a al menos 22 grupos del crimen organizado transnacional como organizaciones terroristas y actores no estatales beligerantes.

Al señalar a esos grupos como beligerantes, el mandatario abrió una puerta legal para que las Fuerzas Armadas junto con la Policía actúen con todos sus recursos para neutralizarlos.

Esta declaratoria se dio tras una espiral de violencia y atentados atribuida a las bandas criminales que tuvo secuestro y asesinato de policías, vehículos incendiados y alertas de explosivos, además de la toma de un canal de televisión durante una emisión en vivo por parte de un grupo armado y motines simultáneos en diversas cárceles con unos 200 rehenes que lograron ser liberados tras casi una semana retenidos.

Todos estos episodios ocurrieron cuando el Gobierno se disponía a aplicar su política "mano dura" en las prisiones, muchas de ellas dominadas internamente por las bandas criminales, cuyas rivalidades dejaron más de 450 presos asesinados desde 2020 en una serie de masacres carcelarias.

Esa violencia carcelaria también saltó en los últimos años a las calles hasta convertir a Ecuador en uno de los países más violentos, con 45 homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes en 2023.

(c) Agencia EFE