Anuncios

La historia de Jorginho, el 5 que adora a Lionel Messi y que pasa de Chelsea a Arsenal por la llegada de Enzo Fernández a la Premier League

Se despide Jorginho de Chelsea y se incorpora a Arsenal, algo así como pasar de Boca a River...
Se despide Jorginho de Chelsea y se incorpora a Arsenal, algo así como pasar de Boca a River... - Créditos: @GLYN KIRK

Pudo haberle quitado el Balón de Oro a Lionel Messi, cayó en un pozo deportivo y ahora sale por la puerta de atrás de un gigante a otro. Algo así como pasar de Boca a River, de Chelsea a Arsenal, pero en lugar de provocar un temblor, genera entusiasmo. Risas, aplausos y agradecimiento por los servicios prestados. En la historia detrás del arribo de Jorginho por unos 14 millones de euros, hay un argentino. Y no es Leo: se trata de Enzo Fernández. Por la revelación del Mundial de Qatar, el italiano, nacido en Brasil, un 5 de colección, el Profesor, abrió forzadamente la puerta del adiós. Eso sí: va a jugar en el líder de la Premier League, de lo mejor del mercado en la actualidad.

¿Gana o pierde? Pasa de un equipo confundido, aturdido a una formación jovial, de lo mejor de Europa. Arsenal le lleva cinco puntos a Manchester City y... 21 a Chelsea, uno de sus enemigos íntimos, más allá de Tottenham, su clásica rivalidad. Jorginho es un fuera de serie. Falló en sus últimas actuaciones, tan perdido como su equipo.

En octubre de 2021, conquistó la Champions League con Chelsea y la Eurocopa con la Azzurra. No corría en el círculo central: levitaba. Por su nivel y variedad de conquistas, para los especialistas era el principal candidato a pelearle el Balón de Oro a Lionel Messi; en ese momento, flamante refuerzo del PSG.

Luego de ganar la Recopa de Europa contra Villarreal, Jorginho decía: “Vivimos para los sueños. Pero seré lo suficientemente honesto: depende del criterio que se tenga a la hora de asignarlo. Si hablamos de talento, soy consciente que yo no soy el mejor del mundo. En cambio, si se elige en base a los títulos, bueno, nadie ganó mas que yo esta temporada. ¿Cómo me voy a comparar con Messi, Cristiano Ronaldo o Neymar? Tienen características completamente diferentes a las mías, pero repito, depende de los criterios”.

Los penales, una especialidad de Jorginho
Los penales, una especialidad de Jorginho - Créditos: @JUSTIN TALLIS

Christian Vieri, un grande de la historia de Italia, por esa época, desataba una confesión. “Estaba tomando unos días de vacaciones, tirado en la playa, tomando sol y de golpe, vienen y me golpean la espalda: ‘Grande, Antonio. Grande’”, comenzó el Bambino. Me doy vuelta y era Jorginho. Tenía tapabocas y no lo conocí. Y luego nos dimos un abrazo pero luego le digo: ¿‘Cómo es ese escándalo que están diciendo de que te quieren dar el Balón de Oro a vos antes que a Messi’?”.

Y la respuesta del volante fue desopilante: “Él me respondió, ‘Es verdad, es un escándalo. Estoy de acuerdo con vos, Messi lo tiene que ganar siempre hasta que se retire’. ¡Bravo Jorginho, así se habla!”.

Lo logró Leo. Jorginho quedó en el tercer lugar.

Su historia no siempre fue triunfal. Un día, se levantó de su cama, se puso a llorar, llamó a su mamá, que vivía tan lejos y le dijo, envuelto en lágrimas: “Me vuelvo, el sueño del fútbol se acabó para mí”. Jorginho tenía 15 años, dormía -y se entrenaba y soñaba en un monasterio, que pertenecía a una academia juvenil de Hellas Verona. Había un espacio privado para los monjes, otro para los estudiantes, otro para las promesas de la pelota. Eran seis en una pequeña habitación; los cracks del futuro percibían una recompensa de 20 euros a la semana, todas las comidas y, si salían debían volver antes de las 23. Se divertía en el campo por las mañanas, sollozaba en las noches. Asfixiado, extrañaba a su madre.

“Para mí, el fútbol se acabó. Llamé a mi mamá, llorando, y le dije que quería volver y dejar el fútbol. Le dije: ‘mamá, vos y papá siempre me dijeron que la vida del fútbol era difícil y que habría gente horrible en la que no podés confiar y que soy un buen tipo y no quiero vivir en este mundo’. Es que quería estar cerca de mis amigos porque había estado fuera durante años y sentía que no podía confiar en nadie. Pero ella solo dijo: ‘No vas a volver. Si regresas, tendrás que buscar otro lugar donde quedarte’.

Sin embargo, esa dureza transformó su corazón. Fue el motor que precisaba: se quitó las lágrimas y salió a cumplir su sueño. ¿Qué le dijo María Tereza? “Pasaste por tanto, viviste en esa situación, comiendo la misma comida día tras día sin agua caliente (años antes, en una academia brasileña) y ahora, por poco dinero, ¿querés rendirte? Ninguna posibilidad. ¿Estás entrenando con el primer equipo y querés rendirte? No te voy a dejar”.

Cada vez que el Profesor (“me llaman así, pero no sé por qué, me da mucha gracia”) pisa el balón y gira la dirección de la pelota con el pizarrón en la cabeza, su madre llora. “Es así: cada vez que me ve jugar. Llora por las pequeñas cosas que pasamos juntos, incluso a la distancia, con muy poco dinero. Llora porque recuerda las veces que mi hermana y yo pedíamos algo diferente para comer y no podía comprarlo porque no había dinero”, recuerda el 5 de salón que juega con la camiseta número 8. De barba prolijamente cuidada, marca, quita, juega. En Napoli, en aquel revolucionario equipo de Maurizio Sarri, mostró su clase durante cinco temporadas. En Chelsea conoció el sabor de la gloria. El volante nacido en Santa Catarina hace 31 años es un motor.

¿Cambió Brasil, la cuna del fútbol, por Italia, el viejo amante del cerrojo? Jorge Luiz Frello Filho nació en Imbituba, rodeado de playas, arenas blancas, palmeras y nada en los bolsillos. Como es de ascendencia italiana por su tatarabuelo Giacomo Frello, nacido en Véneto, obtuvo la ciudadanía gracias a su abuelo. Cuenta la leyenda que su papá era arquero, pero la vocación futbolera surgió con las gambetas de María Tereza, sobre la arena, cemento o césped. Era buena en serio. “Ella era talentosa”, contó más de una vez. Le ponía especial atención al control.

Sus repetidos fracasos en pequeñas entidades del Sur de Brasil lo motivaron a cruzar el océano. Sufrió, lloró, disfrutó, se levantó. Era un niño cuando hacía cuentas con las monedas de lo que ganaba, casi exclusivamente invertidas en llamadas al exterior. Internet no era una opción en el monasterio. Esa tarde, la tarde de la charla con la madre, jugó mejor que nunca. Le tiempo puso las cosas en su lugar, bien de abajo: Sambonifacese, en la cuarta división, Hellas Verona, primero en segunda, la explosión en Napoli, el pase de los 56 millones de euros en julio de 2018. Ya se había inclinado por Italia: el debut, con Antonio Conte, fue el 24 de marzo de 2016, en un 1-1 con España.

Le costó, al principio, la Premier League. Le decían que no estaba preparado para el desafío. “Me motiva a trabajar más duro y hacerlo mejor y seguir demostrando que están equivocados. A veces me siento despreciado, pero no me decepciono”, señalaba. El tiempo le dio la razón. Y siempre aparece la sonrisa de su mamá. “Mi papá siempre se enoja cuando digo esto en las entrevistas. Normalmente, heredás este tipo de cosas de tu padre, pero mi padre era malo en el fútbol, era arquero, nada bueno en el campo. Mi madre era la talentosa, pero mi padre me ayudó de otras formas”, cuenta el jugador que pasa de Stamford Bridge a Emirates por la aparición del joven crack argentino. Sus 31 años deberían ser un plus para Arsenal, que lidera la Premier League, una competición que no gana desde hace 19 años.

El entrenador ‘Gunner’, el español Mikel Arteta, lo recibe con un aplauso. “Destaco su inteligencia, la capacidad de liderazgo y una gran experiencia tanto en Premier League como internacional”, asume. A veces, lo que parece un golpe mayúsculo termina siendo la mejor recompensa.