Anuncios

Heat y Celtics fraguan batalla en las finales de conferencia

JAYSON TATUM (AP)
JAYSON TATUM (AP)

Desde el año de la pandemia, es poco lo que ha evitado que los Celtics de Boston y el Heat de Miami se crucen en la final de conferencia.

Cuando el miércoles den el salto inicial del primer juego en su más reciente enfrentamiento de postemporada, enmarcaría la tercera ocasión de las últimas cuatro temporadas en que animan la definición del Este. También será la segunda consecutiva luego que Boston se impusiera en siete partidos el año pasado.

Que el Heat y los Celtics estén jugando a estas alturas de la temporada ya no puede ser visto como una sorpresa.

A pesar de esa familiaridad, la estrella de los Celtics Jaylen Brown dice que el equipo de Miami es distinto al que superaron el año pasado.

“No es el mismo equipo del año pasado. Jimmy (Butler) sigue siendo Jimmy, y Spo, sigue siendo Spo”, dijo Brown, refiriéndose Erik Spoelstra, entrenador del Heat por muchos años. “Pero debemos asegurarnos estar pendientes de todos los demás”.

Los demás incluyen a veteranos en finales de la NBA, como Kevin Love, además de Max Strus, quien ha aportado muchísimo desde la baja de Tyler Herro, quien se fracturó una mano al iniciar la primera ronda ante Milwaukee.

Al tomar respiro tras una agotadora serie de siete juegos ante los 76ers, los Celtics reconocen que la tarea de frenar a un equipo que ha estado imparable como el Heat, todo empieza con contener a Butler.

“Nunca baja los brazos, no le teme a nadie”, dijo Brown acerca de Butler quien en su carrera promedia 31,1 puntos en postemporada y un porcentaje de tiros de campo de 52,7%. “Debemos estar listos para ese reto. Contamos con buenos jugadores y con gran espíritu en nuestro equipo, así que será divertido”.

Los Celtics también cuentan con tiradores de primera categoría. Jayson Tatum — que promedia 30,1 puntos por juego — viene de alcanzar un récord de 51 puntos en el último juego ante los Sixers, y ha anotado 30 puntos o más en cinco partidos en esta postemporada. Brown promedia 26,6 puntos.

El grito de guerra pareciera ser simple: Boston derrotó a Miami en esta ronda el año pasado, y ahora le toca al Heat voltear la mesa.

Sin embargo, Spoelstra no le da importancia a eso.

“No veo necesidad de eso. Creo que ya eso es pasado. Nos concentramos en el desafío que tenemos justo al frente nuestro este año”.