Anuncios

"Que hayan hecho un buen trabajo y no pase otra desgracia"

CIUDAD DE MÉXICO, enero 31 (EL UNIVERSAL).- Algunos con miedo y otros con emoción, porque al fin se reducirán sus tiempos de traslado, fue como los usuarios abordaron la Línea 12 del Metro, tras casi tres años del colapso de una trabe en el que fallecieron 26 personas.

"Ya es justo, ya nos han hecho sufrir mucho, por mucho tráfico y tanta gente que ha sufrido", expresó la señora Sara.

"Ojalá y ya sea seguro y no pongan en riesgo a tanta gente", agregó.

"Se siente hermoso porque era la necesidad de todos nosotros (...) me hacía yo casi tres horas de aquí a Mixcoac y hoy hice 20 minutos", dijo Araceli.

"Normalmente en la mañana hacía dos o hasta tres horas para llegar al trabajo y de regreso, ahorita estoy haciendo una hora, entonces realmente sí nos ha beneficiado la renovación en el servicio", afirmó Mario Téllez.

"Ahora que pasé por Tezonco sí noté que es menos el movimiento. Confiemos que hayan hecho un buen trabajo y no vuelva a pasar una desgracia", dijo Trinidad Ruiz.

Ayer por la mañana, los usuarios tardaron entre 40 y 45 minutos en recorrer toda la línea y hubo poca afluencia.

Laura Avilés contó que se subió en la terminal Tláhuac con dirección a Metro Zapata, que tiene conexión con la Línea 3, recorrido que hizo en alrededor de 35 minutos. "Voy a la Línea 3, rumbo a La Raza".

Hacia las 5 de la tarde varias de las estaciones de la Línea 12 se notaban con una concurrencia moderada y una alta presencia policial. El servicio comenzó a llenarse, especialmente en dirección a Tláhuac.

Mientras que comerciantes que se ubican en la estación Olivos comentaron que durante estos casi tres años de obras no recibieron ningún tipo de ayuda por parte del Gobierno de la Ciudad de México.

"Gracias a Dios salimos adelante, porque no vinieron a dar la cara", expresó una de las afectadas, quien tiene un puesto de comida.