Anuncios

Harry Kane aportó dos goles para la tranquilidad (y la clasificación) de Bayern Munich en la Champions League

El inglés Harry Kane anota el primer gol de Bayern ante Lazio, por la vuelta de los octavos de final de la Champions League
El inglés Harry Kane anota el primer gol de Bayern ante Lazio, por la vuelta de los octavos de final de la Champions League - Créditos: @Sven Hoppe

A los 29 años, el inglés Harry Kane cambió Londres, donde jugaba -y éra ídolo- en Tottenham por Munich, en Alemania. Lo hizo con el objetivo de ganar títulos. Vivió en un hotel con su familia y estudió alemán en forma intensiva para mimetizarse con su nueva ciudad. La adaptación no le costó, pese al irregular rendimiento del equipo -está a diez puntos del líder de la Bundesliga, Bayer Leverkusen- y la sombra del polaco Robert Lewandowski, a quien debía reemplazar. El 9 de la selección inglesa siempre confió en sus condiciones. Y en su olfato en el área rival, allí donde se ganan los partidos.

El martes, por el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League, el delantero estaba obligado a marcar: su equipo había perdido en la ida por 1-0 en Roma ante Lazio y debía dar vuelta la serie. Sus goles serían fundamentales. Y Kane cumplió: anotó el primero y el último en el 3-0 que puso a los bávaros en los cuartos de final. De paso, se ganó una ovación cada vez que recuperó la pelota en campo propio.

Bayern no tenía margen de error. La temprana eliminación en la Copa de la Liga ante un rival de tercera división -FC Saarbrücken-, los diez puntos que lo separan del líder de la Bundesliga y la certeza de que el actual entrenador, Thomas Tuchel, no seguirá la próxima temporada, configuraban un cóctel explosivo. Perder con el equipo italiano y quedar afuera de los cuartos de final de la Champions League hubiera sido el golpe de gracia para una temporada hasta acá olvidable. Y, quizás, el vencimiento anticipado del ciclo Tuchel. Pero eso no ocurrió, porque Bayern volvió a ser Bayern, ese equipo que aplasta a sus rivales con la dinámica de sus mediocampistas, que tiene en Joshua Kimmich a un polifuncional capaz de jugar de todo (y hacerlo todo bien), y porque Kane convierte (casi) todo lo que toca.

El tercer gol de Bayern: la estirada de Provedel es infructuosa y Harry Kane anotará el segundo tanto de su cosecha ante Lazio, por la Champions League
El tercer gol de Bayern: la estirada de Provedel es infructuosa y Harry Kane anotará el segundo tanto de su cosecha ante Lazio, por la Champions League - Créditos: @Matthias Schrader

Antes del final del primer tiempo, el inglés anotó el gol de la tranquilidad. El vértigo del Allianz Arena se calmó con ese 1-0, que igualaba la serie tras la derrota por la mínima de los bávaros en la ida, celebrada en el Olímpico de Roma. Al partido (y a la eliminatoria) le quedaban más de 45 minutos. Claro que un minuto antes del gol de Kane, Lazio dispuso de una oportunidad de oro. Ciro Immobile, su delantero estrella y capitán, se lanzó de palomita para anotar. Igual que en innumerables oportunidades. Sólo que esta vez el balón se fue afuera. Y Bayern no lo perdonó. En la jugada siguiente, y gracias a su goleador inglés, se puso 1-0.

La historia no quedó allí. Porque antes del descanso fue uno de los estandartes del equipo bávaro el encargado de aumentar la diferencia. Thomas Muller, inoxidable, volvió a inscribir su nombre entre los goleadores de un partido de Champions League. Con su gol al minuto 47, Bayern daba vuelta la historia y ya sacaba pasaje rumbo a los cuartos de final. Lazio no daba demasiadas señales de estar en partido, por responsabilidad de su entrenador, Maurizio Sarri. El planteo defensivo se desmoronó con el gol de Kane. Y no tuvo herramientas para cambiar la historia. Cuando intentó cambiar, ya había regalado una hora de partido. Y estaba 0-2 por debajo en el marcador.

Cinco minutos después de que Sarri moviera el banco y dispusiera tres modificaciones de un saque (los ingresos de Danilo Cataldi, Gustav Isaksen y el argentino Valentín Castellanos), Harry Kane anotó el gol definitivo. El que selló la serie. El que determinó la clasificación de Bayern y enterró cualquier posibilidad de recuperación de los italianos. Fue tras un disparo de Leroy Sané desde afuera del área que el arquero Iván Provedel -en Roma lo idolatran tras su gol a Atlético de Madrid por la fase de grupos- alcanzó a repeler. En el rebote, Harry fue más rápido que el resto y anotó. Harry es Kane y es, también, el máximo goleador de la Champions junto a Kylian Mbappé, ambos con seis conquistas. Con esa conquista, además, el inglés llegó a 50 goles en la máxima competencia continental. Suma además tres asistencias, por lo que completa más de un punto de valoración por partido. Grandes cifras para un delantero que significó una gan inversión: 95 millones de euros.

Lo mejor del 3-0 de Bayern ante Lazio

Fue una noche perfecta para nosotros: era un gran partido. Estábamos 1-0 abajo en la ida. Obviamente, era un momento clave en nuestra temporada y ofrecimos un gran rendimiento”, dijo Kane tras el partido en el que llegó a los 32 goles en la temporada. Es la misma cifra que había alcanzado la pasada campaña en Tottenham, pero la consiguió en 16 partidos menos: apenas 33 encuentros. Kane continuó y habló de sus goles en la noche de Münich: “El primero dependía de ingresar al área: habíamos hablado de eso durante toda la semana. En el segundo me tomé mi tiempo para definir con la pierna izquierda. Fue lindo ver que funcionó”. Bayern encontró algo de paz en los goles de Harry Kane. Y está entre los mejores ocho equipos de Europa.