Anuncios

Disminuye la posibilidad de una tregua entre Hamás e Israel antes del Ramadán

Jerusalén, 6 mar (EFE).- Este miércoles se redujo una vez más la posibilidad de alcanzar en los próximos días una tregua en la Franja de Gaza, durante la que rehenes todavía en manos de Hamás y otras milicias palestinas serían liberados, debido a viejos escollos en las negociaciones.

Israel "continúa evadiendo las obligaciones de este acuerdo, especialmente las referidas a un alto el fuego permanente, el regreso de los desplazados (del norte de la Franja) y la retirada" de las tropas militares del enclave palestino, reiteró hoy Hamás en un comunicado en el que parecía declinar el borrador sobre la mesa.

Se esperaba que semanas de negociaciones, además de la presión creciente de EEUU y del resto de la comunidad internacional, desembocaran en un alto al fuego antes del inicio del mes sagrado del Ramadán, que según el calendario lunar comenzará el próximo 10 u 11 de marzo.

Pero no parece haber ningún avance sólido tras cuatro días de negociaciones en El Cairo, junto a las delegaciones de los países mediadores de Catar, Egipto y EEUU y pese a la "flexibilidad" que Hamás aseguró hoy haber demostrado.

En estos encuentros no participó Israel, después de que Hamás dijera que no podía proveerle, según argumentó por problemas logísticos causados por la guerra, con una lista de nombres de los rehenes que siguen aún con vida.

Según filtraciones, algunos de los 134 cautivos están en manos de otros grupos o milicias incomunicadas en el enclave, y de ellos más de una treintena ya estarían muertos, en lo que Hamás culpa a bombardeos israelíes.

Un parón de tan solo unos días

Según fuentes egipcias, los países mediadores estarían ahora intentando alcanzar una tregua breve, de tan solo unos días, a fin de ganar tiempo y negociar después una pausa de seis semanas, solución a la que Hamás no aludió en su comunicado.

"El movimiento seguirá negociando a través de hermanos mediadores para llegar a un acuerdo que satisfaga las demandas y los intereses de nuestro pueblo", increpó el grupo islamista.

Según adelantó hoy el diario norteamericano The Wall Street Journal, citando fuentes anónimas egipcias, tanto los Estados Unidos como los mediadores árabes están impulsando la idea de hacer un parón de unas pocos días.

El propio presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió anoche que la situación "podría volverse muy peligrosa" durante el Ramadán si no se alcanza un acuerdo, según declaraciones a la prensa antes de volar hacia Washington tras pasar unos días en Camp David.

El 85 % de los gazatíes han sido desplazados

El borrador de acuerdo, ahora estancado, incluía una tregua de seis semanas, en las que Hamás liberararía a 40 rehenes, a cambio de la excarcelación de unos 400 presos palestinos y de un aumento considerable de la entrada de ayuda humanitaria en una Gaza irreconocible y devastada.

En cinco meses de guerra, el 85 % de la población gazatí ha sido forzosamente desplazada en medio de una grave escasez de alimentos, agua potable y medicinas, mientras que el 60 % de la infraestructura del enclave ha sido dañada o totalmente destruida, según cifras de la ONU.

Además, más de 30.600 personas han muerto y unas 72.000 han sido heridas, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad gazatí, controlado como el resto de la Franja por Hamás. Otros 8.000 cuerpos siguen desaparecidos, bajo los escombros.

En medio de una destrucción masiva, Israel está acusado de genocidio ante la Corte Internacional de Justicia, que con medidas cautelares le ordenó en enero detener cualquier acto que pudiera incitar al genocidio y garantizar asistencia humanitaria a los civiles en Gaza.

Pero diversas ONGs denuncian que Israel está usando el hambre como arma de guerra, y al menos 20 personas ya han muerto por desnutrición en las últimas dos semanas, la mayoría menores de edad, de acuerdo con cifras de hoy del Ministerio de Sanidad.

La Unión Europea anunció estar trabajando en el establecimiento de un corredor humanitario desde los Emiratos Árabes a Chipre, donde el cargo sería inspeccionado por funcionarios israelíes, antes de descargar en la costa de Gaza.

De establecerse en los próximos días, sería la primera vez que Israel permite la llegada de ayuda por vía marítima al enclave en guerra.

(c) Agencia EFE