Anuncios

Gvardiol-Julián Álvarez, los emergentes pierden foco

Madrid, 21 feb (EFE).- Durante el Mundial de Qatar, tanto Josko Gvardiol como Julián Álvarez gozaron de un escaparate único para convertirse en dos de las figuras emergentes del planeta fútbol tras rendir a un nivel excelso a lo largo del torneo. Un par de meses después de su explosión y a punto de enfrentarse de nuevo en la Liga de Campeones, los focos sobre sus figuras ya no son tan intensos y las noticias sobre sus actuaciones parecen haberse diluido.

El duelo Leipzig-Manchester City juntará otra vez a Gvardiol y a Julián Álvarez, que ya se vieron las caras en el Argentina-Croacia de las seminales de la Copa del Mundo. Aquel partido se decantó del lado albiceleste, que ganó 3-0 con un par de tantos de Julián Álvarez, uno de ellos generado por Messi tras retratar a Gvardiol en una de las pocas jugadas del Mundial en las que se vio superado.

GVARDIOL, ESCONDIDO EN UN CLUB DE GAMA MEDIA-ALTA

Desde entonces, el central croata ha jugado casi todo en su club. Sólo se ha perdido 45 minutos de los 630 que ha disputado el Leipzig en Liga -seis- y en Copa -uno-. Como antes de marcharse a Catar, Gvardiol es un referente del centro de la zaga, donde suele formar pareja junto a Willi Orban. Sin embargo, fuera de la disciplina de un club grande o de una gran cita como un Mundial, su impacto es muchísimo menor.

Gvardiol ha dejado de acaparar protagonismo por sus actuaciones sobre el césped. Con la gran cantidad que acumuló en el Mundial, se ganó el derecho a atraer el interés de muchos clubes de primer nivel por hacerse con sus servicios. Su valor de mercado pasó de los 60 millones de euros a los actuales 75 tras el Mundial de Qatar. Acaba contrato en junio de 2027 y tiene una cláusula de rescisión de 110 millones de euros.

En eso se centran casi todas las informaciones. En su futuro. Real Madrid, Chelsea, Manchester City o Bayern Múnich podrían hacer una importante inversión por él. Ese es el interés que desata Gvardiol cuyas actuaciones sobre el verde han pasado prácticamente a mejor vida. Su gran salida de balón, su presencia en ambas áreas, su velocidad o su poderío aéreo sobresalieron en el Mundial. Ahora, el foco es otro, poco se habla de sus grandes actuaciones.

HAALAND FRENA A JULIÁN ÁLVAREZ

Y lo mismo le ocurre a Julián Álvarez, que ha vuelto a la dura realidad del Manchester City, donde sigue eclipsado por Erling Haaland. Incluso después del Mundial, donde terminó de darse a conocer tras convertirse en una pieza clave del título que ganó Argentina, tiene mucha menos presencia que antes de viajar a Catar.

Julián Álvarez llegó al club inglés el pasado verano procedente del River Plate como una apuesta de futuro para los 'citizens'. Con 22 años, la 'Araña' se convirtió en uno de los protegidos de Pep Guardiola y en un suplente de Haaland, la gran referencia del City en ataque tras su fichaje por 55 millones de euros el pasado mes de junio.

Aún así, con el noruego por delante, Julián Álvarez, antes del Mundial, firmó unos números más que correctos. En 22 partidos oficiales del City, es decir, en 1.980 minutos, participó en un total de 900 (un 45,45 por ciento) en los que marcó 7 tantos. Sin embargo, desde que volvió de Catar, en 14 encuentros, de un total de 1.260 minutos jugó 475 (un 37,6 por ciento) en los que celebró sólo 2 goles.

Los datos hablan claro: Julián Álvarez ha bajado su porcentaje de minutos y sus estadísticas anotadoras. Y Guardiola parece que ante la duda de colocar al delantero argentino cuando Haaland tiene problemas físicos, prefiere jugar con el noruego mermado antes que con una joven promesa que se convirtió en realidad durante el Mundial.

Eso ocurrió en el partido clave por el título que jugó el City ante el Arsenal y en el que Haaland era duda por un fuerte golpe. Finalmente, Guardiola apostó por el noruego, Julián Álvarez no salió del banquillo y en el siguiente choque, ante el Nottingham Forest, apenas jugó los últimos tres minutos. Y mientras, Haaland, en su peor momento del curso, apenas ha marcado un sólo tanto en los últimos cinco partidos.

Seguramente, esos números negativos no darán la titularidad a Julián Álvarez frente al Leipzig. En un partido clave del curso y en la competición más deseada por los dueños del City, sería una sorpresa ver a Haaland en el banquillo y al campeón del mundo sobre el terreno de juego.

Sí jugará Gvardiol, que aunque después del Mundial sigue al mismo nivel que confirmó su condición de uno de los defensas con mayor proyección del planeta, parece que su nombre, igual que el de Julián Álvarez, se ha evaporado por arte de magia. Ambos, en apenas un mes, han pasado de ser las grandes figuras emergentes del fútbol mundial a perder un foco que esperan recuperar en la Liga de Campeones.

Juan José Lahuerta

(c) Agencia EFE