Anuncios

Gustavo Gómez, de auxiliar administrativo a defensa goleador del Palmeiras

Sao Paulo, 2 nov (EFE).- Cuando era adolescente, el defensa paraguayo Gustavo Gómez trabajaba como auxiliar administrativo y pensaba en ser abogado, pero el destino quiso que se convirtiera en capitán, goleador e ídolo del Palmeiras, con el que este miércoles se ha proclamado campeón de la Liga brasileña.

Gómez, de 29 años, es el alma y la garra del potente conjunto paulista y esta temporada se ha desatado como goleador siendo un zaguero clásico: corpulento, con buena salida del balón y un juego aéreo temible.

Considerado uno de los mejores centrales del continente, ha marcado once tantos en 2022. Todo un récord que le ha situado como el zaguero palmeirense con más goles anotados en una campaña.

OLFATO GOLEADOR

Nueve de los once los ha firmado en el Campeonato Brasileño, donde actualmente es el segundo anotador de su equipo por detrás apenas del delantero Rony (10). Y aún le quedan cuatro partidos por delante para ampliar su cuenta.

Esos números le colocan directamente como uno de los zagueros más goleadores del mundo este año.

Otra hazaña: desde que fue contratado en 2018, procedente del Milán itliano, ha perforado las redes en 28 ocasiones. Es el tercer defensa central más efectivo de la historia del club.

Fijo en el once del técnico portugués Abel Ferreira, no ha parado de ganar títulos con Palmeiras: dos Ligas (2018 y 2022), dos ediciones de la Copa Libertadores (2020 y 2021), una Copa do Brasil (2020), una Recopa Sudamericana (2022) y dos ediciones del Campeonato Paulista (2020 y 2022).

PASADO EN LA FISCALÍA

Antes de dedicarse profesionalmente al fútbol, Gómez trabajó como auxiliar administrativo en la Fiscalía de San Juan Bautista (Misiones), su ciudad natal.

Hacía un poco de todo. El ambiente jurídico le agradaba y por aquel entonces el fútbol era apenas un pasatiempo, aunque poco después pasaría a ser su verdadera pasión.

Inició su trayectoria con 13 años en el Club 31 de Julio de San Ignacio, cerca de San Juan Bautista.

Jugaba de volante. Un año después debutó con la selección paraguaya sub'17 y desde ahí fue escalando hasta que el técnico argentino Gerardo 'Tata' Martino lo llevó a él y a otro puñado de juveniles a entrenar con la absoluta durante el Mundial de Sudáfrica de 2010.

El FACTOR 'TATA' MARTINO

Allí cambiaría su carrera para siempre, cuando Martino se le acercó y le sugirió jugar como defensa central.

El hoy seleccionador de México vio entonces dos de sus grandes características: facilidad en el salto y un buen desplazamiento en largo de la pelota.

En esas sesiones de entrenamiento en tierras africanas llamó la atención de Libertad, uno de los grandes clubes paraguayos, al que terminaría vinculándose.

Debutó en 2011 con el cuadro de Asunción y pronto le llegaron los éxitos con la consecución del campeonato nacional en 2012 y 2014.

Posteriormente, puso rumbo a Argentina para jugar en Lanús. Fue su primera experiencia en el extranjero y no decepcionó. En las dos temporadas que estuvo ganó el Torneo de Primera División de 2016.

Ese año dio el salto a Europa fichado por Milán. Todo un hito para el fútbol paraguayo.

Sin embargo, no terminó de cuajar en la formación 'rossonera' y fue perdiendo protagonismo hasta que decidió dar un giro de 180 grados y volver a Suramérica. Destino: Palmeiras.

En Sao Paulo encontraría de nuevo la sonrisa este aguerrido futbolista de 1,85 metros de altura, figura clave en su selección, donde también lleva el brazalete de capitán.

Fuera del campo, le gusta escuchar música. Uno de sus grupos favoritos es Calle 13, que entre sus canciones más célebres está "El Aguante", el mismo que ha tenido Gómez para triunfar.

Carlos Meneses

(c) Agencia EFE