Anuncios

Guillermo Ochoa vs Jesús Corona, la rivalidad que dividió a México rumbo a Brasil 2014

Guillermo Ochoa compitió durante muchos años con Jesús Corona. (Getty Images)
Guillermo Ochoa compitió durante muchos años con Jesús Corona. (Getty Images)

La duda llegó hasta el último suspiro. Guillermo Ochoa y Jesús Corona habían mantenido una carrera pareja. No era de cuatro años, aunque eso pareciera. Desde 2006, cuando ambos acudieron a Alemania 2006 como escoltas de Oswaldo Sánchez, el futuro estaba en sus manos —también habían estado en los Olímpicos de Atenas 2004, con Corona como titular—. Dos Mundiales más tarde, para Brasil 2014, el momento había llegado. Un solo lugar. Miguel Herrera tenía que decidir a quién encomendar el arco tricolor.

Después de salir del América en 2011, Ochoa se trasladó a Europa con el modesto Ajaccio de Francia. En su última temporada (2013-2014), le fue imposible sostener al equipo, como había hecho en sus dos primeros años, y descendió a la Ligue 2. Sin embargo, su nivel de intervenciones, partido a partido, era descomunal. Le tiraban de todos lados y él respondía. En el Parque de los Príncipes, estadio del PSG, Ochoa dejó un par de actuaciones atemporales.

Su competidor, que había llevado mano durante todo el ciclo mundialista, era una garantía absoluta. Corona no jugaba en Europa, pero fue el portero de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, quizá el triunfo más importante en la historia del futbol mexicano. Con José Manuel Chepo de la Torre, no soltó la titularidad. Sus reyertas violentas dentro y fuera del campo eran historia. Sobrio y confiable, José de Jesús no tenía nada que envidiar a su colega Memo.

Por eso, en los días previos la competencia entre ambos dinamitó y dio paso a una pelea desaforada tan sólo por el número que iba a usar cada uno. Ambos querían el uno, como para acercarse más a la posibilidad de ser titular. Así lo confesó el Piojo Herrera.

“Me costó mucho trabajo la decisión de los porteros, sobre todo con Corona y Memo que había una rencilla entre ellos. En la semana previa a hablar con ellos, primero para el número, los dos querían el uno. Los senté a platicar: ahí sacaron sus dos, tres momentos difíciles que tenían entre ellos. Total, no llegamos al acuerdo del número. Hablaron fuerte, empezaron a gritonearse y hasta que pegué un manotazo y dije: ‘aquí el único que grita soy yo’. Qué bueno que están sacando sus cosas: puede que fuera un mal entendido. Se pararon, se dieron un abrazo y se salieron del cuarto”, contó el entrenador al canal de Panini México. Al final, recordó Herrera, acordaron que Corona usara el uno y Ochoa, el trece.

En el camino a Brasil, Ochoa se había negado a jugar con la Selección Mexicana en una convocatoria para las Eliminatorias (partidos contra Honduras y EEUU) durante 2013. Según contó Chepo de la Torre, el guardameta dijo que no quería asistir porque no tendría asegurada la titularidad. "Externó que quería jugar, y que si era convocado y no jugaba, prefería no venir para no crear un mal ambiente", dijo el timonel a Mediotiempo. Tal vez el contagio del momento fúnebre del Tri, quizá la presión innecesaria suministrada por su compañero, pero Corona cometió dos errores seguidos ante Honduras y Estados Unidos.

Jesús Corona durante las Eliminatorias para Brasil 2014. (AP Photo/Jay LaPrete)
Jesús Corona durante las Eliminatorias para Brasil 2014. (AP Photo/Jay LaPrete)

El hasta entonces roble mexicano, incapaz de fallar, dejó abierta la puerta para Ochoa. Chepo se fue. Vucetich dirigió dos juegos y ya (usó a Ochoa en ambos). Llegó Herrera y amagó con abrirle un hueco a su conocido Moisés Muñoz. Pero al final lo dejó fuera y la pelea, como siempre, fue entre Memo y Chuy.

“No estaba en los planes de la lista del Piojo. Yo no era del gusto del Piojo. Él tenía en el América a Moisés Muñoz y le gustaba Chuy (Corona), pero una vez que califica al Mundial y hace una gira por Europa, Héctor González y el Piojo fueron a verme. Fuimos a cenar y me dijo ‘vas a tener una oportunidad y vamos a ver qué tal’”, contó Ochoa a Jorge van Rankin.

A pesar de sus fallos que comprometieron —más de lo que ya estaba— el boleto a Brasil, en la memoria colectiva Jesús Corona seguía siendo el portero que batió a Brasil y que, durante todos los Juegos Olímpicos, hizo atajadas superlativas Los aficionados estaban divididos casi a partes iguales. Nunca se había visto una discusión tan pareja sobre el portero que debía ser titular en la Copa del Mundo.

En el último partido de preparación, contra Portugal, cada arquero jugó un tiempo. Ochoa recibió el 1-0 en la segunda mitad. Pero la decisión final fue ajena a esa impresión. "Los llamé a los tres porteros (Ochoa, Corona, Talavera) y les dije que la decisión era completamente mía y mi responsabilidad. Cuando dije: 'va a iniciar Memo', vi las caras de los dos (Talavera y Corona), les dije: '¿está bien?'. (Me respondieron) 'sí, está bien'", contó Herrera a Televisa en julio de 2014, finalizado el Mundial.

Ochoa y Corona en un entrenamiento de Brasil 2014. (AP Photo/Eduardo Verdugo)
Ochoa y Corona en un entrenamiento de Brasil 2014. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

José Torruco, entrenador de porteros, informó a Herrera del sentir de Corona. "(Me dijo) 'Chuy está molesto, está caliente y quiere hablar contigo'". Después de una comida, entrenador y arquero conversaron. Corona preguntó al Piojo si hubo "una llamada" de alguien para que pusiera a Ochoa. "Si hubiera habido una llamada, aunque hubiera sido del presidente subo a mi cuarto y hago mi maleta y que venga alguien más a dirigir", replicó Herrera. Después de que esta conversación se hiciera pública, Corona manifestó su molestia con el director técnico y puso en duda su confianza en él (siguió siendo llamado durante el siguiente año de Herrera como seleccionador).

La evidencia respaldó la decisión de Miguel Herrera en Brasil 2014. Aunque el Tri llegó adonde siempre, las atajadas del portero nacional sorprendieron a todo el mundo. Y no soltó nunca más la titularidad, hasta el día de hoy. Corona volvió a ser segundo de Ochoa en Rusia 2018. Su adiós a la Selección fue silencioso. Asistió a tres Mundiales y no jugó en ninguno. En Brasil, según Herrera, la diferencia entre él y Ochoa fue "mínima". Así de cerca, así de lejos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Horror en CDMX: le disparan a familia desde auto y sin motivo aparente