Anuncios

El Gobierno de Lula atribuye a la subnotificación el aumento de muertes de yanomamis

Brasilia, 22 feb (EFE).- El Gobierno del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, atribuyó este jueves a un problema de subnotificación durante la gestión de Jair Bolsonaro (2019-2022) el aumento de las muertes de indígenas yanomami, que pasaron de 343 en 2022 a 363 en 2023, casi un 6 % más.

Los datos son del Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud e indican que la situación de los yanomami continúa siendo preocupante, a pesar del operativo puesto en marcha por el Ejecutivo de Lula desde que asumió el poder el 1 de enero de 2023, para paliar la crisis humanitaria que afronta este pueblo originario.

La ministra de los Pueblos Indígenas, Sônia Guajajara, afirmó en rueda de prensa que "no hubo negligencia en ningún momento" por parte del Gobierno a la hora de atender las necesidades de los yanomamis, fuertemente afectados por la presencia en los últimos años de cerca de 30.000 mineros ilegales en su territorio.

"No hubo un abandono diferentemente de la gestión anterior (presidida por el ultraderechista Bolsonaro). Nosotros queremos notificar" lo que pasa en la tierra indígena Yanomami, la mayor del país y ubicada entre los estados de Amazonas y Roraima, fronterizo con Venezuela.

El Gobierno brasileño explicó que ese incremento de las muertes de miembros de esta etnia entre el último año del mandato de Bolsonaro, con 343, y el primero de Lula, con 363, se debe a que hubo una subnotificación durante la administración anterior, que recortó el presupuesto para atender a los indígenas y proteger el medioambiente.

La secretaria de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud, Ethel Maciel, dijo en su intervención que la falta de personal sanitario en ese territorio favoreció esa subnotificación.

De esta forma, descartó un agravamiento de la crisis de los yanomamis en el último año, pues ahora el Ejecutivo tiene un mejor "diagnóstico" de lo que pasa con números reales, "diferente de años anteriores".

Guajajara reconoció, sin embargo, que un año "no ha sido suficiente" para resolver todos los problemas que enfrentan los yanomamis, especialmente aquellos relacionados con la minería ilegal y toda la violencia que genera a su alrededor.

Por ello, dijo que a partir de ahora impulsarán acciones permanentes en la zona, que incluyen la construcción del primer hospital indígena en Boa Vista, capital de Roraima, la reforma de una veintena de unidades de salud, y la elaboración de un nuevo censo.

La reserva indígena Yanomami es un vasto territorio de casi 10 millones de hectáreas donde viven unas 31.000 personas, según datos oficiales.

El avance de la minería ilegal en la región, que contamina ríos y destruye la selva amazónica, provocó en los últimos años decenas de muertes de indígenas yanomamis como consecuencia de desnutrición, neumonías o diarreas, situación que el Gobierno de Lula ha buscado atajar con un amplio operativo especial.

(c) Agencia EFE