Anuncios

Gente con presión arterial cambiante, con riesgo de ataque cardíaco

CIUDAD DE MÉXICO, enero 31 (EL UNIVERSAL).- Si bien, queda claro que la presión arterial alta es un posible desencadenante para que una persona sufra un ataque al corazón, un nuevo estudio sugiere que existe un factor de riesgo todavía mayor, que es que la presión variable, pues los investigadores se percataron que personas que controlaban su presión dentro de los rangos saludables, fueron todavía más propensas a sufrir accidentes cardiovasculares, en comparación con pacientes con presiones mucho más altas pero constantes.

Ahora el control de la presión alta no es la única encomienda que un doctor de cabecera tiene que tener con su paciente, sino que es determinante que haga un seguimiento de la variabilidad de sus presiones cada que visita el consultorio, debido a que, si la persona presenta muchos cambios en la presión, sea alta o regular, el simple hecho de que sea cambiante, podría ser uno de los indicio de que, en un futuro, atravesará un evento cardiovascular.

Estos son los resultados que arrojó un estudio, elaborado por un grupo de estudiosos de la Imperial College de Londres, que a lo largo de dos décadas hicieron un seguimiento de la salud de 8 mil personas hipertensas controladas con medicamentos, que oscilaban entre los 64 años de edad.

"Hace tiempo que sabemos que la presión arterial alta aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, pero nuestros últimos hallazgos resaltan también la importancia de seguir la variabilidad de la presión arterial a lo largo del tiempo", indicó el profesor Peter Sever, del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del centro universitario.

La evidencia, registrada en los últimos 20 años, impulsó a las y los investigadores a resaltar que la variabilidad en la presión arterial es el predictor más importante de posibles ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

De hecho, han dado a conocer que las presiones fluctuantes causaban un 16 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque, por encima del riesgo al que están expuestas las personas con presiones altas, pero que se mantienen constantes.

Las y los investigadores resaltaron que esta conclusión es válida para las variaciones de la presión sistólica, que tiene que reflejar el estado de la presión sanguínea en la arteria cuando se contrae el corazón.

Además de la presión sistólica, cabe mencionar, existe la presión diastólica, que es el estado de la presión entre los latidos, cuando el corazón está llenándose de sangre.

El estudio, publicado en "European Heart Journal", precisa que sus conclusiones también son válidas en los casos en que los pacientes con lecturas de presión arterial con rangos saludables.

Para las y los expertos, esto indicaría que la ingesta de medicamentos para controlar la presión no es suficiente ni la única forma para prevenir los ataques al corazón.

Entre otras de las observaciones, reportaron que el fármaco amlodipino, que se usa para tratar la presión y la enfermedad de las arterias coronarias, también surte efectos positivos para reducir la variabilidad en la presión.

"El estudio sugiere que controlar la variabilidad de la presión arterial podría ser un complemento vital a los controles médicos de rutina, ayudando a detectar a los pacientes que siguen en riesgo a pesar de que parezcan tener la presión arterial bien controlada", destacan los autores.