Anuncios

Gato enloquecido acecha a la gente en comunidad rural de la Florida, dicen policías. Dos hospitalizados

Un gato enloquecido está acechando a la gente en una comunidad del norte de la Florida, y los ataques han sido lo suficientemente graves como para enviar a dos personas al hospital, según la Policía del Condado Suwannee.

Puede estar rabioso, dicen los investigadores. También puede tratarse de un gato muy malo.

En cualquier caso, se emitió una advertencia en Luraville, unas 80 millas al sureste de Tallahassee, que las personas a pie pudieran ser el próximo objetivo.

“En dos incidentes distintos, personas que hacían ejercicio y caminaban por 174 Street de la zona fueron atacados por un gato callejero. Ambas personas sufrieron heridas lo suficientemente como para que tuvieran que ir a hospitales locales”, dijo la Policía en una publicación de Facebook el 24 de mayo.

“Control de Animales ha colocado trampas en la zona y han intentado localizar al gato salvaje, pero no lo ha conseguido por el momento”.

La zona donde ocurrieron los ataques es una comunidad de cruce no incorporada, con una mezcla de bosques y tierras de cultivo.

Según los investigadores, ambos ataques fueron la semana pasada. No se han dado detalles sobre las víctimas y sus lesiones.

La Policía tampoco dio una descripción del gato, lo que deja a la gente perpleja sobre qué felinos de la comunidad son amigos o enemigos.

“Sé que si me acaban de atacar, una imagen (del gato) sería lo último en lo que pensaría”, escribió Chrissy Ray en la página de Facebook de la Policía.

“Gato corriendo hacia ti intentando morderte es la mejor descripción”, publicó Paul Gamble.

“¡Material de pesadilla!”, publicó Dianne Herring en Facebook.

La reacción de las redes sociales a la advertencia se ha centrado en gran medida en lo fuera de lugar que son estos ataques entre los gatos callejeros, un término para los gatos que son “no socializados” debido a toda una vida viviendo al aire libre.

Los gatos callejeros son tensos, nocturnos, suelen vivir en colonias y prefieren evitar a las personas, informa Alleycat.org. “La mayoría de los gatos callejeros temen a la gente y no es probable que se conviertan en gatos falderos o que disfruten viviendo dentro de casa”, dice el portal.