Anuncios

Frustran desalojo de escuela de niños con autismo

NAUCALPAN, Méx., enero 31 (EL UNIVERSAL).- El desalojo de más de 60 niños y personas con discapacidad y autistas, con la participación de casi un centenar de policías mexiquenses con equipo antimotín, quedó suspendido porque no había condiciones para el manejo de personas especiales.

Así lo informaron padres de familia, abogados y médicos terapistas de Casa Hogar San Luis Gonzaga y de la escuela Autismax, quienes pidieron la intervención de la gobernadora Delfina Gómez para que ponga fin a la incertidumbre de ser desalojados por novena ocasión por parte de una inmobiliaria. Este 30 de enero, policías antimotines, un grupo de hombres con el rostro cubierto armados con marros y tubos, llegaron junto con abogados, actuario, ambulancias y médicos a la avenida de Las Fuentes al predio que ocupan ambas instituciones a querer ejecutar un desalojo ordenado por un juez.

Esto pese a que en la Gaceta de Gobierno del Estado de México del 22 mayo de 1987 se ordenó que este terreno de 2 mil 600 metros cuadrados fuera donado a Casa Hogar San Luis Gonzaga, predio donde además opera la escuela Autismax, donde atienden a más de 60 niños y pacientes con parálisis cerebral, afirmaron Livia Peñaloza Turmero, directora de Autismax; Marco Alejandro Barba Orozco, abogado de la casa hogar, y Berenice Rosano, representante de padres familia.

"Este 30 de enero por novena ocasión intentaron desalojarnos con una orden de juez, con un operativo de más de 100 policías antimotines, ambulancias, personal de DIF para intentar desalojar a niños autistas y personas con discapacidad", sin embargo, no hubo condiciones médicas ni de traslado de pacientes con capacidades diferentes ni garantía de que serían enviados a un lugar similar o adecuado, dijeron abogados y padres de familia.

Pretendían llevar a los 20 pacientes de la casa hogar a un asilo operado por tres religiosas en Magdalena Chichicaspa, en Huixquilucan, en una vivienda de dos pisos en obra negra, sin rampas, ni especialistas, donde sólo tienen un botiquín del "doctor Simi" y tendríamos que pagar 12 mil 500 pesos al mes para el mantenimiento, dijo Rosano.