Anuncios

El “Freddie Mercury” argentino dejó todo para ir a Qatar y cumplió el sueño del que muchos se le rieron

El "Freddie Mercury" argentino vendió una camioneta y trabajó en España para juntar dinero para llegar a Qatar
El "Freddie Mercury" argentino vendió una camioneta y trabajó en España para juntar dinero para llegar a Qatar - Créditos: @Emir Diamante

Cuando Enio Emmanuel Llovera participó del bloque La puerta de los parecidos en Bienvenido a bordo (eltrece), Laurita Fernández, quien extraordinariamente reemplazó en la conducción a Guido Kaczka, ni siquiera necesitó de la ayuda de sus asistentes para detectar que se trataba de “un clon” de Freddie Mercury, el vocalista de Queen fallecido en 1991 quien marcó un antes y un después en la música y, especialmente, en el rock. Si bien el bigote, la musculosa blanca que vestía y el brazalete en el brazo eran buenos claros y buenos indicios, la identificación entre este y aquel fue instantánea. Pero el rostro era la mayor sorpresa y el mejor aliado en la búsqueda de similitudes.

Llovera y desde ahora, simplemente “el Freddie argentino”, tiene 38 años y es oriundo de Santa Lucía, una localidad del partido bonaerense de San Pedro que ronda los 3000 habitantes. Y pasa sus últimas horas en Doha, Qatar, festejando la consagración de la selección argentina en el Mundial luego de superar a Francia por penales 4 a 2, tras empatar 3 a 3 en 120′ de juego. Él fue uno de los miles de compatriotas que estuvieron en las tribunas del estadio Lusail, donde pudo ingresar sin tener ticket, según contó a LA NACION: “No pagué nada. Me pasaron una cuenta de alguien que ya había entrado y cuando me rebotó me puse a intercambiar opiniones en inglés y en castellano, me mandaron a imprimir el ticket y pude entrar. Cuando entré, (Lionel) Messi estaba acomodando la pelota para patear el primer penal”.

Enio Emmanuel Llovera pudo ingresar a la final entre la Argentina y Francia, sin ticket
Enio Emmanuel Llovera pudo ingresar a la final entre la Argentina y Francia, sin ticket

Apodado “El Loco’, hizo de las suyas para viajar a Medio Oriente: rifó una camioneta antigua, dejó todo en su pueblo natal e hizo ‘changas’ en España para juntar dinero e ir por lo que soñó una madrugada de noviembre de 2021. “Me desperté exaltado con la imagen de Messi y Freddie (Mercury) levantando la Copa del Mundo. Esa imagen estaba en los diarios y revistas y le di mucha importancia porque mayormente nunca me acuerdo lo que sueño”, rememoró desde el país asiático.

Desde entonces, dejó todo para que él, ‘Freddie Mercury’, levante la ansiada Copa del Mundo con el ‘10′: “Dejé a mi hijo, mi pareja, mis padres, mis hermanos, amigos, vecinos, dos perras y mi trabajo para cumplir mi sueño. El objetivo y mi sueño eran tan importantes que tuve que dejar muchas cosas de lado que ahora pasan desapercibidas. Mi hijo y mi pareja me dijeron que luche por mis sueños y ahí empecé a trabajar por éste”.

Enio Emmanuel hizo de todo para llegar a Qatar, siempre apoyado en su similitud física con el cantante de Queen, que fue trascendental: “El personaje de Freddie influyó en un 100% para cumplir el sueño”. Primero, luego de popularizar su anhelo en redes sociales, rifó el “Freddy Móvil”, un Jeep Willys baqueano, a través de un bono contribución que costaba 1000 pesos y vendió unos 500. Los que le sobraron, los remató y la camioneta quedó en manos de un jujeño. Con ese dinero más otros ahorros, compró el pasaje para viajar a Madrid, España, y acercarse a Medio Oriente. También, un ticket para el partido entre Gales e Irán porque era el juego “más barato” y para contar al menos con una entrada, que era un requisito indispensable para entrar a Doha.

Llovera rifó el Freddy Móvil para juntar fondos y viajar a Doha a presenciar el Mundial Qatar 2022
Llovera rifó el Freddy Móvil para juntar fondos y viajar a Doha a presenciar el Mundial Qatar 2022 - Créditos: @Emir Diamante

Sin demasiados fondos para su travesía porque que fue con la plata “recontra justa”, en Europa, donde llegó el 3 de noviembre, también tuvo que trabajar: “En Madrid hice trabajos de albañilería y pintura para juntar. Un primo de mi pareja me dio lugar para dormir y hacer changas. Salí por las calles de Barajas que, si bien es muy limpio, tiran muchas latas de aluminio y junté un montón. La gente me miraba y no entendía nada”.

Su mes en Qatar fue de ensueño, a pesar de que, falto de recursos, no pudo presenciar todos los encuentros de la selección argentina. Estuvo en el debut con derrota ante Arabia Saudita y no regresó a una cancha hasta los octavos de final: “Conocí gente de Argentina y para el partido de Polonia unos amigos me llamaron a su departamento y me dieron 300 dólares para comprar la entrada. Fui a la cancha y no pude conseguir entrada porque pedían 400. Fui al otro día a devolverles la plata y me dijeron que me la guarde para Australia: se la compré a un argentino que tenía una de más”.

Los cuartos de final y la semifinal, las vivió afuera del Lusail: “Contra Países Bajos no pude entrar y me quedé afuera del estadio arrodillado escuchando los penales. No sabía cómo iba porque escuchaba gol y sabía que era de la Argentina, pero no sabía cómo iba. Después entendí que muchos de los gritos fueron atajadas del ‘Dibu’ Martínez en los penales. Vino un indio gritando y me dijo “Argentina win, Argentina win” y ahí me cayó la ficha. Contra Croacia tampoco entré y me quedé afuera del estadio el primer tiempo, después lo vi en una pantalla gigante”.

Su fanatismo por Diego Maradona

El 26 de noviembre de 2020 Enio Emmanuel Llovera fue parte de la multitud que despidió a Diego Armando Maradona en Plaza de Mayo y Casa Rosada, un día después de su fallecimiento del que ya se cumplieron dos aniversarios. En medio de los incidentes recibió varios impactos de balas de goma y sufrió las consecuencias de los gases lacrimógenos. Poco le importó después de haber podido caminar frente al féretro de su ídolo, al que homenajeó con un mural en su casa en Santa Lucía.

En su pueblo, uno de los únicos homenajes al ídolo popular está sobre la fachada de su vivienda ubicada en la intersección de las calles Sargento Cabral y América. La hizo el artista Jorge Pacheco y en un par de días cumplió con el pedido de su cliente sobre una chapa canaleta. La imagen es Maradona festejando el mejor gol de la historia de los Mundiales que fue el segundo que le hizo a Inglaterra en México 1986 -el primero fue ‘La Mano de Dios’- con las Islas Malvinas de fondo y, a un lado, la Copa del Mundo. Por último, le agregó el escudo de Central Córdoba, el club de Santa Lucía que él mismo presidió y que lleva en el corazón casi tanto como a River.

El 'Freddie Mercury' argentino pasó más de un mes fuera del país y cumplió su sueño
El 'Freddie Mercury' argentino pasó más de un mes fuera del país y cumplió su sueño - Créditos: @Emir Diamante

“El Maradona de la música”

Para Llovera, Freddie Mercury es “el Maradona de la música”. Aunque es un personaje que empezó a explotar recientemente (el que él interpreta), surgió de casualidad hace más de una década: “Un fin de semana fui a salir con amigos a Buenos Aires. Estaba en el departamento de un amigo afeitándome. Como la máquina se me iba quedando sin carga, primero me dejé el candado por si no llegaba a sacarme todo, no me gustó y seguí, siempre afeitándome parejo para que no me quede mal en caso de quedarme sin batería. Me quedó el bigote, y como ya tironeaba me quedé así”.

“Salimos a Plaza Serrano. Cuando íbamos caminando –continuó- escuchaba a la gente que murmuraba y decía ‘miren a Freddie´. Mis amigos me dijeron que era por mí, pero no los di importancia. Cuando llegamos al boliche, el seguridad me dice: ´Freddie, entrá'. Ahí fue que sin querer surgió el personaje”. Primero le restó importancia y hasta pensó por qué le pasaba eso. Con el tiempo, lo asimiló y reconoció que el personaje influyó en un 100% para poder alentar a la selección argentina en el Mundial Qatar 2022″.

Llovera regresará a la Argentina este miércoles, cuando se cumplan tres días de la consagración argentina en el Mundial, esa que soñó con Freddie Mercury alzando la copa con Lionel Messi. Aunque no le fue posible concretar esa imagen y mucho menos que se publique en los diarios, su triunfo personal es por goleada: “Cuando arranqué con esto, se veía re lejano. Mucha gente se me rio cuando dije que quería venir a Qatar a cumplir el sueño de ver a la Argentina campeón y de levantar la copa”.

Y agregó: “Estoy muy contento por haber hecho todas las locuras que hice para estar acá. Esto es un antes y un después en mi vida. Hubo mucha gente que colaboró y no solo en lo económico, sino también en lo anímico, motivarme a que esto surja. Hubo gente desconocida fanática de Freddie Mercury que me motivaba y fue un apoyo grande”.

Por último, explicó por qué los hinchas argentinos son diferentes a los del resto de los países: “Las cosas que hacemos los argentinos a los demás les cuesta procesar. Por la historia de país que tenemos, de que vivimos golpeados, nos vamos curtiendo. Tenemos que reinventarnos continuamente y nos lleva a hacer estas locuras que ni las pensás. Si lo pensás, no lo haces. Pero si hay algo que nos destaca es el amor por nuestra camiseta”.