Anuncios

Francia, la selección que está obligada a repetir el campeonato

Francia tiene las armas suficientes para volver a convertirse en campeón del mundo (Foto de: CHRISTOPHE SIMON/AFP via Getty Images)
Francia tiene las armas suficientes para volver a convertirse en campeón del mundo (Foto de: CHRISTOPHE SIMON/AFP via Getty Images)

Francia es el campeón vigente en Qatar 2022, y la plantilla que ha conformado Didier Deschamps pone a los galos como uno de los combinados favoritos para levantar nuevamente el trofeo de campeón. La plantilla francesa es la segunda más cara que participará en el Mundial, solo por detrás del combinado nacional inglés. En comparación de nombres, solamente podría competir con Brasil por ver quien tiene el mejor equipo conformado. Pero los nombres no juegan.

Durante los últimos cuatro años, los galos se han mantenido en uno de los mejores niveles, aunado a que se volvió a integrar Karim Benzema, el mejor jugador actualmente y que disfruta de características que lo colocan como uno de los mejores delanteros. El medio campo se encuentra enriquecido de jugadores con buenas cualidades técnicas y físicas que los tienen compitiendo en la élite del futbol. Por si fuera poco, el equipo Blue se encuentra bien escoltado por la amplia gama de jugadores que tienen en el fondo. Son fuertes, de buen juego aéreo, rápidos, cuidadosos con la marca. Y los arqueros complementan la seguridad del marco.

Con las bajas presentadas hasta el momento, Francia podría moldear su esquema a un 4-3-3 que los podría llevar a ser un equipo fuerte en el sector medio y que tenga que combinarse en distintas ocasiones, dejando de lado el latigazo y que Mbappé, Benzema o Griezmann resuelvan con genialidades al frente. Tendrán que regular el funcionamiento colectivo del mediocampo y definir quienes saltarán al campo como titulares. En muchas ocasiones, para Deschamps depende la definición de su cuadro conforme al rival.

La zona media será la que pueda marcar las pautas del cuadro francés. La parte ofensiva es la zona que menos problemas tiene y es más atractiva por las individualidades que por el sistema implementado. Parte de ello también se demostró en la pasada Eurocopa del 2021, donde Karim y Mbappé tuvieron que sacar jugadas de la chistera para definir los partidos, aunque eso mismo no les alcanzó para seguir avanzando y fueron una decepción. Mbappé tiene capacidad para encontrar espacios y atacar con su velocidad. Griezmann puede organizar y dar el último pase que Benzema seguramente no podrá errar. En los recambios de esa zona se encuentran futbolistas como Girud, Dembélé, Nkunku y Coman.

Mientras que el equipo comience a funcionar, los resultados se irán presentando. Australia, Dinamarca y Túnez pueden no representar mayor riesgo para el conjunto campeón. Dicho sea de paso, para Qatar 2022 repetirán 11 campeones del mundo de la edición de Rusia 2018. La experiencia que eso aporta no cualquier equipo de esta competencia lo puede presumir.

En contra de las maldiciones

El único equipo que ha logrado la hazaña de convertirse en bicampeón del mundo ha sido Brasil. Después de conquistar los torneos de Suiza 1958 y Chile 1962. Desde entonces nadie ha podido igualar esa marca, convirtiéndose en una tarea casi imposible.

Por más favorito que luzca el cuadro galo para este compromiso, el quedar campeón de una Copa Mundial es difícil, obviamente. Italia también logró el hito en 1934 y 1938, aunque esos dos títulos estuvieron manchados por la dictadura fascista de Benito Mussolini.

A partir de lo conseguido por Pelé y compañía en 1962, el resto de los campeones no pueden siquiera llegar a la final del próximo certamen. A excepción de Argentina que se consagró campeona en 1986 y perdió la final en 1990.

Maradona después de perder la final del Mundial de 1990 en Italia (Foto de: Franco Origlia/Getty Images)
Maradona después de perder la final del Mundial de 1990 en Italia (Foto de: Franco Origlia/Getty Images)

Por si fuera poco, a partir del Mundial de Sudáfrica 2006, los campeones se quedan en la fase de grupos por alguna extraña razón. Italia que había campeonado en Alemania 2006 se quedó como el último lugar de su grupo con dos puntos, en Sudáfrica 2010. Para ese mismo campeonato, España se hizo de la copa y en Brasil 2014, la Furia Roja únicamente sumó tres unidades que los dejó en la primera fase.

En tierra amazona, Alemania se levantó como campeón y para Rusia 2018, los teutones también sumaron solo tres unidades y quedaron al fondo de la tabla en su grupo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO