Anuncios

Figueroa conoce el dolor de la derrota y busca propinarle otro tropiezo a Magsayo en Ontario

Brandon Figueroa lands a right to Julio Ceja in a super bantamweight boxing bout Saturday, Nov. 23, 2019, in Las Vegas. (AP Photo/John Locher)
Brandon Figueroa (der.) durante un duelo ante Julio Ceja en 2019. (John Locher / Associated Press)

A Brandon Figueroa le apodan el 'Heartbraker' o 'Rompecorazones', pero también este talentoso peleador texano ha vivido el amargo sabor de la derrota.

Figueroa (23-1-1, 18 KOs) tenía un ritmo ascendente en su carrera, que capitalizó cuando venció al venezolano Yonfrez Parejo en Carson para ganar la corona supergallo interina de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), un título que defendió con éxito en una ocasión. Más tarde fue ascendido a campeón regular y unificó los cinturones de peso supergallo de la AMB y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) con un nocaut en el séptimo asalto sobre la estrella mexicana Luis Nery en 2021.

Pero cuando todo pintaba bien para Figueroa, el pugilista de Waslaco sufrió la primera derrota de su carrera, al perder ambos cinturones ante Stephen Fulton por decisión mayoritaria en una contienda en la que algunos opinan que ganó el mexicoamericano.

“Te desilusionas un poco, pero al final del día es un deporte en el que si te tumban, te tienes que levantar”, declaró Figueroa al reflexionar su derrota ante Fulton. “Tienes que mejorar, ganes o pierdas. Es algo lo que yo siempre he hecho, aunque yo gane y me vea espectacular, siempre voy a ir al gimnasio. Cada peleador mira sus derrotas de forma diferente, pero yo siempre veo las mías como un aprendizaje”.

No obstante, Figueroa aceptó que se desilusionó tras la derrota ante Fulton, porque "no es fácil practicar un deporte que amas y no ganes una pelea importante".

"Es un poco desgastante pero al final del día mantuve la mente clara y positiva”, explicó Figueroa a Los Angeles Times.

Tras la derrota, decidió dejar las 122 libras y ascendió a las 126, donde debutó en julio del año pasado al vencer a Carlos Castro y este sábado, 4 de marzo, enfrentará al filipino Mark Magsayo (24-1, 16 KOs) por la corona interina de peso pluma del CMB en el Toyota Arena de Ontario, California (Showtime, 6 p.m.).

Magsayo también tenía un ritmo ascendente al acumular 24 victorias sin derrota, al doblegar a hombres como Julio Ceja y Gary Russell Jr., este último a quien le quitó la corona de peso pluma del CMB. Pero en su primera defensa, el filipino cayó ante el mexicano Rey Vargas en julio pasado por decisión dividida para probar su primer descalabro como profesional.

Al igual que Figueroa, Magsayo tratará de dejar atrás esa primera caída en su éxitosa carrera pero antes hizo un cambio importante en su esquina: dejó al veterano Freddie Roach, exentrenador del legendario Manny Pacquiao, y se fue con Marvin Somodio, el asistente filipino de mucho tiempo de Roach. Se mudó del Wild Card de Hollywood al Brickhouse Boxing Club en Burbank para su enfrentamiento ante Figueroa, principalmente porque sentía que tendría una mejor comunicación con Somodio, quien trabajó por mucho tiempo con la dupla Roach-Pacquiao. Somodio, quien también ha trabajado con el hijo de Pacquiao, es ampliamente conocido por la comunidad boxística del Sur de California al trabajar con pugilistas de la talla de Miguel Cotto, Brian Villoria, Ruslan Provodnikov, Victor Postol, José Ramírez, Dennis Levedev, entre otros.

"Necesitaba [comunicarme mejor], porque Marvin ha estado ahí desde que [tuve] cuatro, cinco peleas. Y nuestra química en los entrenamientos [es buena], y él estudia a mis rivales. Me gusta la técnica de entrenamiento de Marvin", declaró Magsayo sobre su cambio de esquina. "Puedo entender más cuando el entrenador Marvin me explica las instrucciones que necesito. Siento que tengo más química con él ya que tenemos la misma cultura, venimos de la misma región también donde crecimos con el mismo dialecto", dijo Magsayo, de Tagbilaran City, Bohol, Filipinas.

"Marvin ha estado ahí desde la primera pelea que Mark vino a Estados Unidos", declaró Sean Gibbons, presidente de Manny Pacquiao Promotions, al explicar el cambio de esquina de su pupilo Magsayo. "Marvin asistió a Freddie constantemente. Y, ya sabes, a veces sientes que necesitas algo más fresco, más nuevo, simplemente algo diferente. Y no es que estés consiguiendo algo completamente diferente, porque Marvin estaba allí".

Por lo pronto, Figueroa no se preocupa mucho en el cambio de entrenador de Magsayo.

“Yo también he cambiado de entrenadores, pero eso no cambia nada, siempre ha sido el mismo ritmo, la misma mentalidad, de prepararse para ganar. No creo que afecte mucho pero no sé lo que pase. Yo solamente voy a estar listo para lo que venga”, declaró Figueroa.

El pugilista texano de 26 años ya tiene fama de dar buenas contiendas, y ante Fulton ofreció una candidata a Pelea del Año. Sin embargo, primero tendrá que superar la prueba más grande que tendrá el próximo sábado, el poderío de Magsayo, de 27 años, en peso pluma.

En la misma velada, Jarrett Hurd regresará a la acción contra Armando Reséndiz en el coestelar de peso medio a 10 asaltos, mientras que los invictos jóvenes pesos medios Amilcar Vidal y Elijah García se enfrentarán en un duelo a 10 asaltos que iniciará la transmisión.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.