Anuncios

Federico, el hombre que renegaba del trono y hoy es rey de Dinamarca

CIUDAD DE MÉXICO, enero 14 (EL UNIVERSAL).- Federico X se convirtió este domingo en nuevo rey de Dinamarca tras la histórica abdicación de Margarita II, inaugurando una nueva era en la monarquía danesa.

El nuevo monarca salió a saludar a la multitud junto con su esposa, la reina Mary. Se veían felices. Una gran diferencia para el hombre que, por mucho tiempo, renegó de la monarquía.

Federico, primer hijo de Margarita y el príncipe Henrik, nació el 26 de mayo de 1968. Durante su adolescencia, mostró que su carácter era muy distinto al de su madre, reservado, renuente a ser blanco de la atención pública.

Deportista, militar condecorado, Federico también mostró un estilo más desenfadado que su madre. Un hombre que prefería estar escuchando música rock que ir a eventos de la realeza.

Su rechazo era tal, que en una entrevista en 1996 con el diario danés Berlingske Tidente, Federico dijo que muchas veces se preguntó, siendo adolescente, si había alguna manera de evadir su destino.

"Me parecía demasiado incómodo. Sabía que iba a ser tan público, tan conocido, tan accesible a todo el mundo y tan representado. Eso no me gustaba", dijo.

Para su fortuna, Margarita ha sido una reina longeva. Abdicó hoy, justo al cumplirse 52 años de su reinado. Sin embargo, el hombre que quiso alejarse de la atención pública se vio envuelto en un escándalo que, para muchos, decidió a su madre a dejar el trono, por la estabilidad de la monarquía.

Un cuasi-beso que desató la enemistad de cuñadas

Primero fue Mary, casada con el hoy monarca desde 2004 y con quien comparte dos hijos, quien dio de qué hablar. Aunque se sabe que nunca se llevó bien con su cuñada Marie, esposa del príncipe Joaquín, hermano de Federico, una foto acrecentó la enemistad.

La revista Svensk Damtidning publicó en 2008 una foto de Joaquín y Mary aparentemente a punto de besarse, durante una fiesta de gala del regimiento de la Guardia Real. De acuerdo con la publicación, Joaquín intentó rozar sus labios en la boca de la princesa, pero ella logró evadirlo. Sin embargo, Marie fue testigo de este intento de beso y no le hizo gracia alguna, al sumarse a las versiones de la prensa de que Joaquín siempre estuvo enamorado de Mary y se casó con Marie por su gran parecido, incluyendo el nombre.

Una polémica velada

Por su parte, Federico se convirtió en centro del escándalo cuando, en noviembre pasado, la revista Lecturas publicó fotos del entonces príncipe heredero con la mexicana Genoveva Casanova, exesposa de Cayetano Martínez de Irujo, hijo de la Duquesa de Alba.

La revista aseguró que Federico y Genoveva compartieron una cena, un paseo por el Retiro y la noche en el departamento de ella. Cuando estalló el escándalo, la monarquía danesa optó por el silencio. La socialité mexicana rechazó cualquier tipo de relación que no sea una amistad y se recluyó.

Pero de acuerdo con la misma revista Lecturas, este escándalo, y los cuestionamientos que generó en Dinamarca sobre el futuro de la monarquía llevaron a la reina Margarita a decidir abdicar, en aras de la estabilidad de la Casa Real. Con su hijo como monarca, volvía imposible una separación.

Un beso para acallar rumores

Al parecer, la reina tenía razón. Al salir al balcón, el nuevo rey Federico X y su esposa, la reina Mary, se fundieron en un beso ante los ojos de la multitud que se reunió para saludar a su nuevo monarca, afuera del Castillo de Christianborg. El beso fue recibido con una gran ovación.

"Espero ser un rey unificador", dijo Federico X, al quedar sellado un destino que por años rechazó.