Anuncios

La familia de Julio López pidió cotejar sus muestras genéticas con las de los restos humanos hallados en el cementerio de La Plata

Jorge Julio López está desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006
Jorge Julio López está desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006

LA PLATA.– La familia del testigo desaparecido Jorge Julio López requirió a la Justicia que se ordene medidas urgentes para cotejar sus muestras genéticas con las de los centenares de restos humanos sin identificar hallados en el Cementerio de esta capital.

El abogado Alfredo Gascón confirmó a LA NACION que solicitó ayer a la Justicia Federal la adopción de una medida de no innovar que permita la preservación de esos cuerpos para llevar adelante una pericia de contraste con muestras del ADN de López, cuyo paradero se desconoce desde 2006, tras participar como testigo clave en el juicio contra el ex jefe de Inteligencia de la policía bonaerense condenado por delitos de lesa humanidad, Miguel Etchecolatz.

Rubén López, uno de los hijos del testigo reconoció que “es necesario agotar todas las instancias y cuando vimos la noticia le pedimos al abogado que haga la presentación”. En la causa del misterio alrededor del destino de López aún está pendiente una pericia sobre 66 cuerpos inhumados como NN en el cementerio platense que fue ordenada por la Justicia hace más de un año y aún no pudo concretarse.

En tanto en la Unidad Funcional de Investigaciones (UFI) N° 15 en la que recayó la causa abierta por el municipio tras el hallazgo, analizan la forma de encarar la tarea. “Esto podría llevar mucho tiempo”, reconoció uno de los instructores de la UFI a cargo de la fiscal Cecilia Corfield desde donde se apunta a determinar si se produjeron delitos con la comercialización ilegal de espacios en el cementerio.

Por su parte, el intendente platense Julio Alak instruyó a sus colaboradores para poner en marcha un plan de trabajo para avanzar en la identificación y posterior inhumación de los cuerpos.

Para ello se dio intervención a la Dirección de Personas Desaparecidas del Ministerio de Seguridad de la provincia, conducida por el antropólogo Alejandro Incháurregui, quien, según se informó, avanzará en un registro de los féretros y restos óseos encontrados que no presenten la correspondiente identificación.

“Una vez concluido el mismo, se buscará implementar un programa de inhumación de los restos, atendiendo a la dignidad que les es inherente por su condición de los seres humanos que fueron”, señalaron las autoridades en un comunicado.

Los cajones abandonados en uno de los galpones
Los cajones abandonados en uno de los galpones - Créditos: @Matias Adhemar

A su vez, la Municipalidad de La Plata se puso a disposición de la Justicia actuante para que pueda avanzar en la investigación y esclarecer los hechos y las responsabilidades del caso.

En la necrópolis se encontró dentro de cuatro depósitos más de 500 ataúdes abandonados y las 200 bolsas con restos humanos incluyendo 22 cajones correspondientes a niños con carteles que dicen “angelitos”. Esta acción se llevó adelante en el marco de una auditoría realizada por el Municipio y la Dirección Provincial de Registro de Personas Desaparecidas del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Cabe resaltar, asimismo, que en el cementerio se hallaron féretros cerrados, por lo que aún no se determinó qué hay en su interior, y restos óseos en bolsas que son propias de personas que estuvieron inhumadas en tierra.

Tareas en cada depósito

Los agentes de la comuna iniciaron ya un trabajo en cada depósito, separando los cajones para encontrar información específica que permita realizar los procedimientos tendientes a establecer el lugar de inhumación original, se indicó. Una vez finalizado este proceso, se procederá a la reinhumación de los restos.

Cabe recordar que en el panteón denominado “Protectora” se hallaron 16 cajones de madera con una protección interior metálica, lo cual denota que su procedencia pudo ser de una bóveda o de un nicho. Los mismos carecían de las identificaciones correspondientes. En el lugar había un olor fuerte y nauseabundo, además de féretros en el piso con agua estancada.

Restos óseos en bolsas de consorcio
Restos óseos en bolsas de consorcio - Créditos: @Matias Adhemar

En tanto desde el entorno del anterior intendente Julio Garro se indicó mediante un comunicado que los espacios del cementerio donde se produjo el hallazgo estaban “judicializados” por diversas medidas derivadas pesquisas abiertas tras la trágica inundación de la ciudad en abril de 2013.

El propio Garro salió a hacer declaraciones en la prensa local. El ex jefe comunal se quejó de la morbosidad y el uso político con que fue presentado el tema por la actual administración y aseguró que la situación ahora denunciada era preexistente de su gestión y aseguró que el osario descubierto se encuentra institucionalizado desde 2014 mediante una ordenanza y que, incluso, en 2021 tuvo que ser ampliado.

En efecto, la Ordenanza N°11.113 de 2014 en la que se estableció que “el Cementerio tendrá una fosa común en la que se depositará toda clase de restos humanos reducidos, que no tengan destino especial, con su identificación y lo proveniente de panteones, bóvedas, nichos y sepulturas, también con su debida identificación, conforme a las disposiciones de la presente ordenanza’”.

Los féretros cerrados mezclados con las bolsas de consorcio
Los féretros cerrados mezclados con las bolsas de consorcio - Créditos: @Matias Adhemar

Garro, quien dijo estar a disposición de quien corresponda, recordó que incluso durante su gobierno se creó una nueva sección el 21 de abril de 2021, en la Ordenanza N° 12.073, cuyo texto de su artículo 1 dice: ‘Créase la Sección N° 63 en el cementerio local, según plano de ubicación que como Anexo I figura adjunto a la presente, cuyo destino será brindar sepultura a los fallecidos oriundos de la ciudad de La Plata’”.

“Esto lo sabía todo el mundo. Hace décadas que está así”, aseguró Adrián Ferreyra, ex titular del Cementerio durante la gestión de Garro, quien subrayó que sus superiores estaban en conocimiento de la situación, evitó hacer otras declaraciones y dijo que todas las explicaciones que sean necesarias las iba a dar a la Justicia.

En los ocho años de gestión de Garro hubo tres directores en el cementerio y se conocieron denuncias por irregularidades y delitos. Al inicio fue designado Alfredo Cosimano, que entre otras cosas denunció en 2017 el robo de un busto de Sor María Ludovica, emplazado a metros del acceso principal del camposanto. En 2018 asumió Verónica Barazzutti, quien poco después fue reemplazada por Adrián Ferreyra. En 2021 Ferreyra denunció y logró desbaratar una banda dedicada al robo de bronce integrada por supuestos cuidadores del lugar. En junio último una mujer que fue a visitar la tumba de su padre denunció la ausencia de los restos.