Anuncios

Un fallecido tras el desborde de un río que causó daños en varias zonas en Bolivia

La Paz, 9 mar (EFE).- El desborde de un río en la ciudad boliviana de La Paz dejó una persona fallecida y cientos de metros de escombros y piedras que, con la fuerza de las aguas, destruyeron los muros de algunas casas, parques y varias calles dañadas por el lodo.

El suceso se produjo en el residencial barrio de Achumani, en el sur de la urbe, y también afectó algunos barrios altos en las zonas de Huayllani y Ch'ijipata, a causa de una torrencial lluvia que cayó entre la noche del viernes y la madrugada de este sábado.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, dijo a EFE que en la víspera hubo un "cambio hidrológico muy fuerte" con la concentración de lluvias en la cabecera de los ríos y que provocó "olas de 6 y 7 metros" que arrastraron todo a su paso.

"Hemos encontrado un cadáver que pudo ser arrastrado por lo menos unos mil metros. La persona no ha sido identificada", relató.

La Paz es vulnerable a las lluvias, puesto que está edificada en una gran hoyada o cañadón en el que convergen decenas de ríos que descienden de las montañas circundantes, en donde también se han construido viviendas.

Horas de miedo

El río Achumani está alimentado por el agua que desciende de las quebradas, principalmente del barrio joven de Ch'ijipata, en el que hay asentamientos nuevos y proyectos inmobiliarios de terrenos que se ofrecen luego de explanado de los suelos.

La casa de Édgar Villca está en el vértice de una meseta en donde se juntan dos quebradas y la mitad de su vivienda fue arrastrada por la corriente que también se llevó los árboles y muros de contención.

"No podía arriesgar la vida de mis hijas, nos hemos puesto en una esquina (de la casa) para ver que pase la lluvia (...) si sigue lloviendo se cae toda mi casa, ayer me dolía perderlo todo en un minuto", mencionó a EFE.

En la parte baja las cosas fueron peores, por Achumani el río derribó las paredes de canalización y una avenida paralela se convirtió en la ampliación del cauce de borde a borde.

"Ha habido como tres o cuatro turbiones muy fuertes y a partir de ahí ha sido solamente agua y agua toda la noche, las casas han empezado a inundarse, y algunas personas han salido a socorrer", contó a EFE Carlos Ferrel.

La corriente derribó árboles y arrastró piedras grandes que derribaron o se acumularon en las paredes de varias casas y que facilitaron la entrada del lodo que terminó por cubrir la planta baja de las viviendas.

En otros casos, la corriente y el material de arrastre socavaron los cimientos de los muros y se llevaron parte de la vía.

Un parque entero y una cancha quedaron cubiertas por las piedras, con los juegos y las banquetas casi cubiertas, con una malla metálica que providencialmente sirvió de contención para que las piedras no choquen contra las casas.

Por la mañana, decenas de funcionarios de la Alcaldía se movilizaron para recoger los escombros y con la ayuda de tractores y volquetas conseguir que la vía de casi dos kilómetros quede habilitada.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) declaró la alerta roja en las cuencas y ríos de La Paz además de departamento amazónico de Pando, en la frontera con Brasil y Perú.

Las lluvias se han ensañado en los últimos días sobre todo con La Paz donde hubo hundimientos de calles, deslizamientos, arrastre de material y crecidas de ríos que han afectado a caminos vecinales y viviendas construidas cerca de los afluentes.

En Pando, varias familias tuvieron que evacuar sus casas debido a las inundaciones que alcanzaron los 17 metros.

El Viceministerio de Defensa Civil reportó en uno de sus últimos informes 43 decesos, 26.729 familias afectadas y 9.426 damnificadas, por las constantes lluvias que han causado estragos en distintas partes del país.

La época de lluvias en el país suele iniciarse en noviembre y se extiende hasta marzo.

(c) Agencia EFE