Anuncios

Extorsión, amenazas, miedo y traidores: cómo Rusia recluta espías ucranianos

Soldados ucranianos en una posición en Bakhmut. (Diego Herrera Carcedo/Anadolu via Getty Images)
Soldados ucranianos en una posición en Bakhmut. (Diego Herrera Carcedo/Anadolu via Getty Images) - Créditos: @Anadolu Agency

KIEV.– El soldado ucraniano había estado luchando contra los rusos en el campo de batalla cuando estos vinieron a buscar a sus padres en el este de Ucrania ocupado. Según el servicio de seguridad de Ucrania, los sacaron de su casa y los torturaron. Luego, un agente ruso contactó al soldado con un ultimátum: “Cambia de bando y espía para Rusia, o tu familia sufrirá daños”.

El soldado finalmente accedió a ayudar a Rusia, según el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU). Siguiendo instrucciones de su responsable ruso, dijo el SBU en un comunicado de prensa, el “traidor” planeaba añadir una sustancia venenosa al suministro de agua del complejo de lavandería utilizado por los oficiales superiores.

La agencia dijo que había frustrado el complot para envenenar al comando militar ucraniano en la región sureste de Zaporiyia después de que los rusos amenazaran a su familia. Fue acusado de traición y se enfrenta a cadena perpetua.

El incidente arroja luz sobre una táctica que los servicios de seguridad rusos están utilizando para reclutar ucranianos.

Soldados ucranianos, en un entrenamiento militar. (AP/Efrem Lukatsky)
Soldados ucranianos, en un entrenamiento militar. (AP/Efrem Lukatsky) - Créditos: @Efrem Lukatsky

El plan inicial de Moscú era que sus agentes se infiltraran en los niveles más altos de la sociedad ucraniana antes de su invasión y luego tomar el poder desde dentro. Pero la mayoría de esas personas fueron eliminadas por las fuerzas del orden ucranianas o huyeron por su cuenta en los primeros meses después de la invasión rusa.

Ahora, más de dos años después de la guerra, hay menos ucranianos con simpatías prorrusas, especialmente en posiciones de influencia, que estén dispuestos a ayudar a Moscú.

Videos, documentos e intercambios de mensajes de texto proporcionados a The Washington Post por funcionarios del SBU y ucranianos contactados por personas que afirmaban representar a los servicios especiales de Rusia revelaron que en muchos casos los rusos utilizaron la extorsión para obligar a los ucranianos a trabajar para ellos, amenazando a familiares que aún viven bajo ocupación rusa o que han sido hechos prisioneros.

Si bien algunos ucranianos tienen acceso a altos funcionarios e información valiosa, como el soldado en Zaporiyia, muchos son gente común y corriente sin entrenamiento ni experiencia en espionaje. Las instrucciones de los encargados rusos incluyen informar sobre el movimiento de equipo militar o confirmar si un misil alcanzó su objetivo.

En una guerra en la que las líneas de batalla se han movido poco durante el año pasado, cualquier información puede servir.

El soldado ucraniano se comunicó con alguien del Servicio Federal de Seguridad Ruso (FSB), a través de Telegram. En mensajes de texto que el SBU hizo públicos, el FSB pidió al soldado que proporcionara información sobre su unidad militar: cuáles eran sus tareas, quién formaba parte de la estructura de mando y fotografías de sus posiciones.

Métodos

La extorsión no es un método nuevo utilizado por los servicios de seguridad rusos, pero se ha generalizado a medida que Rusia ocupó aproximadamente el 20% de Ucrania y tomó miles de prisioneros. Los funcionarios del SBU dijeron que los rusos envían fotografías y videos a familiares de prisioneros de guerra, a veces mostrando al prisionero con una pistola en la cabeza.

Una víctima de tales amenazas fue Yana, cuya madre era guardia fronteriza ucraniana en la región nororiental de Kharkiv cuando se produjo la invasión rusa. La madre fue hecha prisionera, y meses después, Yana recibió mensajes extraños desde el teléfono de su madre. Al principio, la persona al otro lado de la línea fue educada, dijo Yana, y prometió que su madre no sufriría ningún daño. Pero a cambio querían información y le preguntaron si vio algún equipo militar en su barrio de Kharkiv. Luego comenzaron las amenazas después de que Yana se negara a responder.

Soldados ucranianos, en una posición cerca de Bakhmut
. (Diego Herrera Carcedo/Anadolu via Getty Images)
Soldados ucranianos, en una posición cerca de Bakhmut . (Diego Herrera Carcedo/Anadolu via Getty Images) - Créditos: @Anadolu Agency

La madre finalmente fue liberada y ya no vive bajo la ocupación rusa después de que Ucrania recuperó la mayor parte de la región de Kharkiv en septiembre de 2022.

En otros casos, sin embargo, los rusos se llevaron prisioneros ucranianos mientras se retiraban. Uno era un hombre mayor. Meses después de ser llevado cautivo, su hijo recibió un mensaje de Telegram de un número desconocido con una foto del anciano. El remitente borró el mensaje segundos después.

“Parecía tan delgado, como si hubiera estado en un campo de concentración”, dijo. “El siguiente mensaje fue: ‘Si quieres que tu padre viva, trabajarás para nosotros’”.

El hijo pidió más tiempo para pensar. Pero el SBU se enteró de lo que estaban intentando los rusos y contactó al hombre antes de que pudiera pasar cualquier información, dijo un funcionario de contrainteligencia.

Ahora, la agencia monitorea las comunicaciones entre el hijo y los rusos, y dirige sus respuestas de manera que parezca que está cooperando.

Si el SBU no hubiera intervenido, dijo el hijo, habría hecho lo que los rusos le pidieron. Ahora vive con miedo, preocupado de que lo estén vigilando y de que los rusos descubran que habló con las autoridades ucranianas.

Isabelle Khurshudyan y Kostiantyn Khudov