Anuncios

Expresidente Correa pretende "reconstruir" Ecuador si su partido tiene éxito en comicios anticipados

Foto de archivo del expresidente de Ecuador Rafael Correa en un acto en Caracas

Por Oliver Griffin

BOGOTA (Reuters) - El expresidente de Ecuador Rafael Correa dijo el viernes que su movimiento político reconstruirá el país y abordará la inseguridad si tiene éxito en las elecciones anticipadas de este año, y agregó que espera obtener al menos 50 escaños en la Asamblea Nacional.

Las elecciones anticipadas podrían tener lugar el 20 de agosto después de que el presidente Guillermo Lasso, un exbanquero conservador, disolviera el miércoles por decreto la Asamblea Nacional para evitar un intento de los políticos de la oposición de destituirlo.

Los elegidos en las elecciones anticipadas servirán hasta el final del mandato actual en 2025, cuando se lleve a cabo la votación programada para presidente y legisladores.

"Lo importante es que el gobierno que llegue, al menos el nuestro, será de transición para recuperar el país en el 2025 con la elección y ahí de nuevo volver a esa senda de desarrollo que tuvimos del 2007 al 2017", dijo Correa en una entrevista telefónica con Reuters, en la que agregó que es demasiado pronto para nombrar un candidato presidencial.

Un tribunal de Ecuador condenó en 2020 a Correa a ocho años de prisión por un caso de sobornos.

Correa, que presidió Ecuador de 2007 a 2017 y vive en Bélgica desde que dejó el poder, ha negado las acusaciones y califica el caso en su contra como uno de persecución política.

Su partido, Revolución Ciudadana, tenía 47 escaños en la Asamblea Nacional antes de que Lasso la disolviera. Los exasambleístas de su agrupación se presentarán en la nueva votación, dijo Correa.

"Menos de lo que sacamos sería un fracaso", sentenció Correa respecto a su esperanza de sumar 50 escaños en el legislativo, aunque acotó que asegurar una mayoría en la Asamblea Nacional de 137 escaños sería difícil.

Lasso optó por recurrir a la 'muerte cruzada' -una peculiaridad constitucional introducida en el gobierno de Correa- que permite al presidente llamar a elecciones tanto para su cargo como para los legisladores bajo ciertas circunstancias, incluso si las acciones de la Legislatura están bloqueando el funcionamiento del Gobierno.

El asediado Lasso, quien ha dicho a medios internacionales que no se presentará en las próximas elecciones, ahora puede gobernar por decreto, con leyes económicas sujetas a la aprobación de la Corte Constitucional.

Cualquier ley emitida por decreto, incluida una medida anterior dictada por Lasso para relajar los controles de armas, sería objeto de los políticos de Revolución Ciudadana en el gobierno o la legislatura, adelantó Correa.

"Todo eso hay que derogar, son barbaridades", dijo.

(Reporte adicional de Alexandra Valencia en Quito. Editado por Javier Leira)