Anuncios

Exvicepresidente de Bolivia dice que solo la unión entre Evo Morales y Arce salvará al MAS

La Paz, 19 ene (EFE).- El exvicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera (2006-2019) señaló que solo "una dosis de pragmatismo" entre Evo Morales y el mandatario Luis Arce podría evitar una "tragedia" o "catástrofe" en el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) que le haga perder el poder en las elecciones presidenciales de 2025.

García Linera sostuvo en una entrevista con EFE que "si no hay esta dosis de pragmatismo" la "división" y la "guerra interna" en el MAS conducirá a la presentación de dos candidaturas separadas (la de Morales y Arce) que traerá "la derrota del proyecto indígena y de plurinacionalidad" en Bolivia.

"Electoralmente sería una derrota inevitable. No hay manera de que el MAS gane dividido en dos, no hay manera", enfatizó quien fue vicepresidente durante el Gobierno de Morales.

La fractura en el MAS comenzó a fines de 2021 cuando Morales pidió que Arce haga cambios en su gabinete, algo que el mandatario ignoró, a lo que siguieron acusaciones de corrupción y traición entre los partidarios del exgobernante, "evistas", y quienes respaldan al jefe de Estado, "arcistas".

Esa tensión también empujó a los partidarios de ambos líderes a proclamarles como candidatos, aunque esto todavía debe definirse en las primarias previstas para fines de este año.

"El riesgo de perder el poder"

García Linera dijo que solo "un hecho superior" como el "riesgo a de perder el poder puede gatillar una dosis de lucidez histórica" en Morales y Arce, y que el MAS afronte unificado los próximos comicios.

El exvicepresidente adelantó que la "batalla" interna continuará en los siguientes meses puesto que, inclusive, "está en marcha la idea de proscribir al MAS (o) de hacer otro MAS", lo que a su juicio significaría entregar el Gobierno.

"Espero que ante la inminencia de que van a perder el poder haya una epifanía, a modo de un rayo en cielo despejado, que lleve a estos dos compañeros (Morales y Arce) a entender que no deben perder el poder", insistió.

García Linera expresó su esperanza en que esa unidad se dé "hasta el último día" de la inscripción de candidaturas que se prevé sean a mediados de 2025 y que hasta entonces queda "soportar un año de puñaladas internas y socavamientos", añadió.

"Si es que no reconstruyen una fusión, una unificación, una reorganización, y (no) se presentan unidos en 2025 esto, es una tragedia" para el MAS, agregó el exvicepresidente.

Un presidente indígena

García Linera afirmó que "no" es neutral en la pugna interna en el MAS, sino que cree en una "plurinacionalidad más profunda" con un "candidato indígena" para las próximas presidenciales.

"Evo (Morales) u otro, puede ser, pero indígena", remarcó.

El exvicepresidente reconoció que Morales no tiene la misma fuerza que cuando fue presidente, pero que aún "puede ser la unidad de lo popular", aunque es un proceso que "hay que construirlo".

Ante la ausencia de otros líderes indígenas, "la figura que queda hoy por hoy es Evo", es el líder indígena "más fuerte", pero que "no tiene la fuerza" de los años anteriores, insistió.

Aunque también está posibilidad de que en este tiempo aparezca otro liderazgo indígena carismático, matizó.

Sobre el presidente Arce, García Linera dijo que "él es una casualidad temporal de la historia" o "un pequeño recodo en el camino" y que "tiene que saber cuál es su lugar".

El año pasado, la fricción en el MAS se intensificó luego de la realización de un ampliado que reeligió a Morales como presidente del partido y "candidato único" para los comicios de 2025, aunque el organismo electoral declaró nula la reunión y pidió que se haga una nueva asamblea.

La reciente crisis en la Justicia por la postergación de los comicios judiciales y la ampliación del mandato de los magistrados de los principales tribunales del país, ha abierto un nuevo enfrentamiento en el oficialismo, pues el bloque de Morales acusa al Gobierno de Arce de influir en algunos fallos y sentencias.

Gabriel Romano

(c) Agencia EFE