Anuncios

Expresidenta boliviana reafirma su inocencia al cumplir tres años detenida por la crisis de 2019

La Paz, 13 mar (EFE).- La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez (2019-2020) reafirmó su inocencia al cumplirse este miércoles tres años de su detención por los hechos que desencadenaron la crisis política y social de 2019, y exigió al Organismo Judicial boliviano su liberación.

"Hace tres años, hace 1095 días, fui secuestrada, arrancada de mi familia y mi lugar en la ciudad de Trinidad, Beni (departamento), hacia la ciudad de La Paz, ilegal centro de detenciones asignado por Evo Morales, para encarcelar a sus adversarios políticos", expresó Áñez en una carta manuscrita que publicó en sus redes sociales.

En el texto, Áñez arremetió contra el expresidente Evo Morales (2006-2019), a quien hizo responsable de los sucesos que, a su juicio, resultaron en la anulación de los comicios de octubre de 2019, de los que fue acusado por la oposición de "fraude electoral" y luego en ese mismo año renunció a la Presidencia del país denunciando ser víctima de un "golpe de Estado".

Jeanine Áñez asumió el 12 de noviembre de 2019 el mando interino del país como segunda vicepresidenta del Senado, dos días después de la renuncia de Evo Morales y de todos los funcionarios en línea de sucesión presidencial.

Áñez mencionó que en 2019, Morales "manipuló el conteo de votos" a favor del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) para evitar una segunda vuelta con el entonces candidato presidencial y expresidente Carlos Mesa (2003-2005), y también lo acusó de "abandono de funciones" cuando renunció a la Presidencia.

La ex jefa de Estado transitoria aseguró que el poder Judicial "es un apéndice" del Ejecutivo y que "ha sucumbido a las órdenes" del ministro de Justicia, Iván Lima, y que muestra de esto es la prórroga de los magistrados en las principales cortes del país.

La expresidenta transitoria también le pidió a quienes la acusan por los sucesos de 2019 que "den un paso al frente en un acto de libertad de conciencia".

"Tengan la valentía de reconducir esta infamia y devuélvanme los derechos y la libertad que me arrebataron sin otra razón que el contubernio de unos delincuentes", remarcó.

Detención y procesos

Áñez fue arrestada el 13 de marzo de 2021 en la ciudad de Trinidad, en el departamento de Beni, y luego fue trasladada a La Paz, en donde un juez ordenó su detención preventiva acusada por terrorismo, sedición y conspiración en el caso llamado 'golpe de Estado I'.

Además de ese caso, Áñez afronta otros procesos legales por varias acciones que tomó durante su Gobierno, entre ellos la muerte de civiles en las llamadas masacres de Sacaba, en la región de Cochabamba, y en Senkata, un barrio en la ciudad de El Alto, en las que murieron una veintena de civiles en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Aunque varios de esos procesos inicialmente fueron remitidos por la Fiscalía al Parlamento, para que en esa instancia iniciara un juicio de responsabilidades por su condición de exmandataria, el Ministerio Público después trasladó esos casos ante la Justicia ordinaria, situación que ha sido denunciada de "ilegal" por Áñez, la oposición y líderes y organismos internacionales.

A mediados de 2022, Áñez fue condenada a 10 años de prisión en el caso 'golpe de Estado II', por resoluciones contra la Constitución e incumplimiento de deberes por situarse ilegalmente en la línea de sucesión presidencial.

La expresidenta interina siempre ha reclamado un juicio especial de responsabilidades y ha cuestionado que siete procesos en su contra se desarrollen por la vía ordinaria.

Incluso, en varias audiencias ha prescindido de sus abogados tras considerar que las acciones de los jueces y tribunales en la justicia ordinaria son "nulos de pleno derecho".

Durante este tiempo en la cárcel, Áñez, abogada y comunicadora de profesión, se graduó como técnica en textil y confecciones, además escribió 'Jeanine, de puño y letra', un libro que cuenta los hechos de 2019 y su llegada al Gobierno.

(c) Agencia EFE