Anuncios

Este fue el evento astronómico más antiguo de la historia, según NASA

CIUDAD DE MÉXICO, abril 2 (EL UNIVERSAL).- El próximo 8 de abril, se llevará a cabo el Eclipse Solar 2024, que en esta ocasión México será protagonista por una razón en particular.

De acuerdo con Gregory Schmidt, científico de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), Mazatlán, Sinaloa será el mejor lugar del mundo en poder presenciar el Eclipse Solar del 2024 y afirmó que este suceso "no se repetirá en esta zona hasta dentro de 300 años".

Por su parte, el director general de la AEM, Salvador Landeros Ayala, explicó que "México estará en los ojos del mundo", porque el puerto de Mazatlán, Sinaloa, fue elegido por la NASA como el mejor punto geográfico para instalarse y documentar el eclipse total de sol.

----Este fue el Eclipse Solar más antiguo de la historia, según la NASA

De acuerdo con la agencia espacial, "los Eclipses han estado ocurriendo en la Tierra desde mucho antes de que los humanos caminaran por el planeta. A lo largo del tiempo, los humanos hemos tenido diferentes reacciones e interpretaciones ante estos impresionantes fenómenos celestes".

El Eclipse más antiguo registrado en la historia de la humanidad podría haber ocurrido el 30 de noviembre de 3340 a.c. Una serie de petroglifos circulares y en forma de espiral fueron hallados en el Monumento Megalítico de Loughcrew en el condado de Meath, Irlanda.

Los petroglifos son grabados en roca hechos mediante tallas en la piedra. Inmediatamente frente a un grabado que muestra círculos concéntricos superpuestos, los arqueólogos encontraron los restos carbonizados de casi 50 personas. Los especialistas continúan investigando y discutiendo el significado de estos petroglifos.

Alrededor del año 1200 a.c., los escribas de Anyang, China, registraron Eclipses en omóplatos de bueyes y caparazones de tortugas, que llamaban huesos de oráculos.

En estos registros de Eclipses, los escribas dijeron: "El Sol ha sido devorado". Más de 3 mil años después de la creación de estos registros, en las décadas de 1980 y 1990 e.c., un equipo de astrónomos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA estudió estos registros de Eclipses para investigar los cambios en la rotación de la Tierra.

El determinar exactamente cuándo se vio el eclipse y en dónde caía la sombra de la Luna sobre la Tierra les permitió calcular la velocidad de rotación de la Tierra. Los Eclipses que utilizaron para esta investigación habían ocurrido en 1226 a.c., 1198 a.c., 1172 a.c., 1163 a.c. y 1161 a.c.